EL PAíS › PRIMER DEBATE ENTRE BIELSA Y LOPEZ MURPHY POR TV

Como si fuesen candidatos

Estaban convocados para discutir sobre Malvinas y los cruces se extendieron a otros temas de política exterior. Pero la discusión tuvo un tono preelectoral. Los argumentos.

 Por Santiago Rodríguez

Ricardo López Murphy ya está lanzado como candidato a senador en la provincia de Buenos Aires; el canciller Rafael Bielsa probablemente termine siendo el postulante a diputado del oficialismo en la Capital Federal. Anoche los dos se cruzaron por televisión y protagonizaron el primer debate de un año que promete tener más desde acá hasta las elecciones de octubre próximo. El tema convocante era Malvinas, a propósito de la inclusión de las islas como territorio de ultramar en la Constitución de la Unión Europea, pero la discusión fue derivando a todo lo relacionado con la política exterior del Gobierno y López Murphy, en particular, llevó el enfrentamiento al terreno electoral.
El papel que Bielsa y López Murphy tenían pensado jugar en el debate organizado por A dos voces quedó claro apenas se abrió el juego y les dieron tres minutos iniciales a cada uno para que dijeran sus primeras palabras. Arrancó el líder de Recrear y de entrada fijó una “agenda” en la cual, además de Malvinas, figuraban la relación de Argentina con Brasil y Chile, el acuerdo con China de fines del año pasado, el vínculo con el Vaticano y la posición con respecto a Cuba. “Propuse hablar de las Islas Malvinas y no tengo por qué discutir la agenda que usted propone. No es fair que usted fije una agenda”, reaccionó Bielsa, pero después no le quedó otra que recorrer esos temas porque no sólo su contrincante, sino también los conductores lo llevaron a ese terreno.
Bielsa llegó a su contrapunto televisivo con López Murphy con una carta en su manga: un doble respaldo de los participantes de la cumbre de países latinoamericanos y árabes, que se desarrolló en Brasil, y de los miembros del Grupo Río. En ambos foros se realizaran declaraciones en contra de la inclusión de Malvinas como territorio de ultramar en el texto constitucional europeo y a favor de una pronta solución a la disputa de soberanía con Gran Bretaña.
Aunque Bielsa lo comentó en cuanto pudo, López Murphy no se apartó de su libreto: machacó una y otra vez en que la Cancillería protestó por el asunto ante la Unión Europea después de enterarse de que Malvinas figuraba como territorio de ultramar por boca de los senadores. También explotó lo que los legisladores de la oposición dicen acerca de que el canciller de España, Miguel Moratinos, les explicó que ese país no había hecho nada al respecto porque Bielsa nunca le había hablado del tema. Su síntesis fue: “Se actuó con lentitud, no se hicieron las gestiones adecuadas ante la Unión Europea ni suficientes ante la ONU”.
“Hemos protestado muchísimas veces”, argumentó Bielsa y recordó que el primer planteo al respecto data de 1972. Agregó que “en todo caso hemos pecado de reiteración de protestas” y que el mismo Néstor Kirchner había hablado de Malvinas con el primer ministro británico Tony Blair en el primer encuentro entre ambos. La insistencia del líder de Recrear en el asunto de las fechas y sus interrupciones llevaron al canciller a ponerle un freno: “No vine al programa de López Murphy hablando consigo mismo”.
Bielsa también salió al cruce cuando López Murphy acusó el Gobierno de gestionar “mirando la reacción electoral en la opinión pública interna”. “Hablo todos los días con el Presidente y nunca me dijo hacé esto o aquello pensando en los titulares de mañana”, aclaró.
Los otros temas también encontraron a López Murphy atacando a la administración kirchnerista y recurriendo a golpes de efecto, como su referencia a Cristina Kirchner como “la eminencia gris de este Gobierno”. En su papel de candidato de la derecha, no dejó pasar la oportunidad de calificar como “una grosera falta de estilo” la falta de apego de Kirchner al protocolo. También le recriminó al canciller que en la relación con Chile y Brasil “hemos oscilado desde el seguidismo al conflicto”.
La defensa de Bielsa en ese punto fue que “estamos discutiendo intereses y tratamos de defender el interés nacional” y que, por lo tanto, “vamos aseguir teniendo” discusiones. A modo de remate destacó que “Brasil dice que no recuerda un gobierno que tuviera un interés nacional como éste”.
“Conseguimos que China acepte exportaciones netas por 4 mil millones de dólares”, retrucó Bielsa cuando López Murphy tildó los acuerdos con ese país de “cuento chino”.
El tema Cuba los encontró también enfrentados y, como en todo el debate, hablando cada uno a su público: López Murphy criticando al Gobierno de ser condescendiente con un país “donde se fusila” y “que retiene a la abuela de dos argentinos”, en alusión al caso de Hilda Molina; Bielsa diciendo que el propósito es fijar una “posición consistente” frente a Cuba y que la Argentina seguirá adelante con el “reclamo humanitario” por Molina.

Compartir: 

Twitter
 

Amigables, Bielsa y López Murphy se saludan sonrientes antes de comenzar el debate.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.