EL PAíS › NO RESOLVIERON EL PEDIDO DE BRUZZONE Y GARRIGOS

Con más chances de que sigan

 Por Raúl Kollmann

Los camaristas Abel Bonorino Peró y José Manuel Piombo no resolvieron ayer si aceptan o no el planteo realizado por los dos jueces, María Laura Garrigós de Rébori y Gustavo Bruzzone, que votaron la excarcelación de Omar Chabán y luego pidieron apartarse de la causa porque la conmoción que provocó el fallo les quitó “ecuanimidad y calma de espíritu indispensable para seguir actuando”. Bonorino Peró y Piombo fueron sorteados para decidir en el incidente de excusación y resolvieron tomarse un par de días para tomar una decisión. Incluso barajan la idea de esperar hasta el lunes cuando regrese a Buenos Aires desde Estados Unidos el tercer integrante de la Sala V, Rodolfo Pociello Argerich.
En principio, lo más probable es que los camaristas rechacen el pedido de excusación por cuanto un juez “no debería dejar una causa debido a presiones, ya sea de la población, del ámbito político o los medios de comunicación”, según argumentan en el ámbito de la Cámara del Crimen. En su momento, dos camaristas que debieron haber votado en el caso Cromañón y que integraban la Sala V se excusaron. Mario Filosof reveló que tiene una hija trabajando en el Gobierno de la Ciudad y un cuñado que es abogado de funcionarios porteños, por lo que le parecía incompatible actuar en la causa. Otro camarista, Guillermo Navarro, tiene un hijo que es amigo de Chabán e incluso lo fue a visitar a la cárcel, por lo que también sostuvo que no correspondía que actuara en la causa.
Eso abrió el camino para que Bruzzone y Garrigós de Rébori votaran en el caso Cromañón y, como lo señalan en el fallo, repitieron la misma postura que tuvieron en 14 causas anteriores: que los imputados tienen derecho a esperar el juicio en libertad y que la prisión preventiva debe ser muy excepcional. Justamente porque en la Cámara del Crimen están convencidos de que no se trató de un fallo corrupto, sino que Bruzzone y Garrigós son jueces intachables, no estarían de acuerdo en que se estableciera el precedente de que los magistrados, por críticas de funcionarios políticos o una corriente de opinión adversa, tengan que alejarse de un expediente.
Si la resolución de Bonorino Peró y Piombo confirma a Bruzzone y Garrigós como los camaristas de la causa, la doctrina indica que es una decisión inapelable, o sea que ambos vuelven a la causa y tendrán que resolver el pedido de excarcelación del jefe de seguridad de Cromañón, Raúl Villarreal, y luego los procesamientos dictados por el juez Julio Lucini. Si Bonorino Peró y Piombo aceptan la excusación, habrá un nuevo sorteo y otros dos ocuparán el lugar de Bruzzone y Garrigos, por cuanto los magistrados que deciden una excusación no son los que luego se quedan con la causa.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.