EL PAíS

Se empieza a fisurar el muro de silencio vecinal

En la Justicia de Las Heras aseguran que nuevos testimonios están permitiendo avanzar en el esclarecimiento del asesinato de Sayago. Todos están expectantes por las inminentes órdenes de detención.

Por Martín Piqué
Desde Las Heras, Santa Cruz


Hace poco se habló de “pacto de silencio”. Ahora dicen que hubo un “avance significativo” en los últimos dos días. Las fuentes judiciales que conocen la investigación del crimen del policía Jorge Sayago cambiaron drásticamente su evaluación. El cambio se debería a los últimos testigos que declararon ante la jueza de instrucción de Pico Truncado, Graciela Ruata de Leone. Y el avance, según una fuente calificada del Poder Judicial de la provincia, podría ser completo si esos relatos se confirman con nuevos testimonios. Entonces podría haber novedades. No parece casual que falten apenas tres días –hábil sólo uno– para la marcha de silencio convocada por la esposa de Sayago, Lorena Castro. “No voy a parar hasta saber quiénes mataron a mi esposo”, prometió.

En el juzgado recibieron nuevos testimonios sobre la refriega ante la comisaría. Y esperan que en lo inmediato se presenten a declarar más testigos. Si eso se produce, algunas declaraciones que ya están incorporadas en el expediente podrían volverse decisivas. La urgencia que se nota entre quienes conocen la causa coincide con ciertas señales y hechos políticos recientes. Son varios: la convocatoria de la esposa de Sayago para marchar en silencio hasta la comisaría 2a de Las Heras donde murió su marido; la llegada a Buenos Aires del vocero del cuerpo de delegados, el soldador Mario Navarro; la decisión de la mayoría de los petroleros de no realizar un paro de 24 horas el miércoles –como habían dejado entrever el día anterior–, y la incorporación a la causa del Estado provincial en calidad de querellante.

En tres días se cumplirán dos semanas de la refriega que terminó en tragedia. Todavía no hubo detenidos. Tampoco se realizaron allanamientos, al menos públicos. Sí declaraciones testimoniales y también hubo interrogatorios. Un ejemplo fue el que soportó el delegado de la empresa El Cóndor, Héctor Cabana, de parte de la Brigada de Investigaciones. Las fuentes que conocen el expediente –está decretado el secreto de sumario– sugieren que el silencio inicial está empezando a mostrar fisuras. Se sabe que hay al menos un sospechoso identificado. Se trata del manifestante que intentó arrojar una molotov debajo del chasis de la ambulancia que llevaba a Sayago malherido. Su identidad habría sido revelada por la jefa de enfermería del hospital, Elba Muñoz.

Página/12 también pudo saber que los miembros de la Brigada de Investigaciones de Caleta Olivia están haciendo escuchas. Intervinieron varias líneas telefónicas, algunas de delegados. Los miembros del cuerpo de delegados no las tienen todas consigo. Según una fuente calificada de la Justicia, algunos de ellos habrían sido mencionados por los últimos testigos. Uno de los testimonios más recientes fue el de un policía de apellido Centurión, uno de los pocos policías heridos en la refriega que vivía en Las Heras (Sayago, como la mayoría de los agentes que participaron de la “contención” en primera línea, eran de Caleta Olivia o Río Gallegos). El pedido de que Centurión fuera citado a declarar fue uno de los últimos aportes del fiscal Sergio Gargaglione.

Tras enterarse de que la Cámara en lo Penal podía llegar a decretar nulo todo lo que llevara su firma, Gargaglione decidió excusarse de la causa. Durante las vacaciones de la jueza, había actuado como juez subrogante. Eso violaba el principio de que no se puede ser “juez y parte (en Santa Cruz, la instrucción está en manos del juez, y el fiscal es parte, porque representa a la acusación pública). Gargaglione será reemplazado por Ramiro López Chiartino.

Compartir: 

Twitter
 

Los gendarmes siguen en Las Heras garantizando la seguridad.
Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.