EL PAíS › TEMEN QUE LA PRESENCIA DE BARRIONUEVO PERJUDIQUE A KIRCHNER

Le dicen “el moscardón de la Plaza”

Un sector del Gobierno busca estrategias para evitar que el dirigente gastronómico sea una figura visible en el acto del 25 de Mayo.

 Por Diego Schurman

No todo es entusiasmo en la Rosada ante la inminencia de los festejos del 25 de Mayo. La posibilidad de que Luis Barrionuevo diga presente en la Plaza activó un alerta rojo en el Gobierno y ya son numerosos los integrantes del staff oficial que por estas horas estudian la manera de evitar la presencia del sindicalista. Descuentan, claro está, que esa aparición tendrá repercusiones negativas para Néstor Kirchner.

La inquietud oficial se hizo carne ayer por las declaraciones de Barrionuevo reconociendo que en los últimos tiempos ha logrado una “buena relación política” con el Presidente y que colaborará con el proyecto kirchnerista para que “el peronismo gobierne el país”.

Casi simultáneamente se difundieron opiniones del ministro del Interior, Aníbal Fernández, poniendo distancia de un acuerdo con Barrionuevo, pese a que semanas atrás, desde el propio Gobierno, habían admitido un acercamiento con el diputado catamarqueño luego de gestiones realizadas por Juan Carlos Mazzón, funcionario de la Unidad Presidente de la Rosada.

Palabras aparte, la dirigencia barrionuevista viene trabajando a destajo para poblar la Plaza de Mayo. Esta semana hubo un encuentro en la CGT de la comisión organizadora de la Plaza del Sí, de la que participan los gastronómicos, donde se regodeaban por el aporte que harán a la movilización.

En el Gobierno las posiciones están divididas. Varios ministros aceptan a Barrionuevo al entender que, lejos de tratarse de un acuerdo de partes, el sindicalista es el que se suma al proyecto oficial. Otros entienden que con el ex presidente de Chacarita nada es gratuito y que el costo de la alianza será más grande que el beneficio.

Barrionuevo insistió ayer en que la pelea con el Presidente “ya fue” y que “no será un obstáculo” para los objetivos de la Rosada, incluso si lo dejan fuera de la candidatura a gobernador de Catamarca, un sueño que lo desvela desde hace años.

–Lo mejor que nos puede pasar es que a Barrionuevo ni se lo ocurra aparecer –suplicaban anoche en despachos oficiales.

–Será un moscardón en la Plaza –se resignaba otro funcionario frente a un escenario que preferiría evitar.

Nadie descarta algún tipo de gestión oficial para que Hugo Moyano le diga a su amigo que desista de su idea de concurrir a la Plaza. El titular de la CGT fue protagonista de una movida similar para evitar la foto de Barrionuevo con el Gobierno en la primera reunión del Consejo del Salario.

El diputado y los Kirchner arrastran una historia de desencuentros. Cristina impulsó su expulsión del Senado cuando se enteró de su llamado a quemar las urnas en Catamarca. Fue en la última elección a gobernador, en el 2003, que ganó el radical Eduardo Brizuela del Moral. En su paso por esa provincia, los barrionuevistas la recibieron a huevazo limpio.

Luisito también sufrió con el kirchnerismo el desplazamiento de Domingo Petrecca y Reynaldo Hermoso, sus dos representantes en el PAMI. A esa avanzada, el sindicalista respondió con una ironía. “Mi tema favorito es Resistiré.” La titular de la obra social de los jubilados, Graciela Ocaña, quiere ahora que se profundice una investigación donde Barrionuevo aparece vinculado con un supuesto caso de coimas.

¿Qué decía el sindicalista a principio de la gestión K? 1) “Kirchner quiere ser un ‘peronicito’ inventando su propio partido (por el Frente para la Victoria). Lo va a pagar muy caro.” 2) “Cristina no ve un pobre hace años.” 3) “Kirchner me va a necesitar a mí para llegar al 2007, porque la CGT estabiliza o desestabiliza.”

Pero la realidad lo pasó por encima. Le fue mal en Catamarca; Cristina, a pesar de sus pronósticos agoreros, le ganó a Chiche Duhalde, y la CGT de Moyano se alineó militantemente con Kirchner.

“Si no puedes con él, únete”, habrá pensado y se decidió por el cambio. Su mujer, la diputada Graciela Camaño, fue la primera en dar señales en ese sentido, votando las leyes que promovía el Ejecutivo. Ahora la familia hace lobby para que Luis Patti no asuma, ya que, en ese caso, la banca será ocupada por Dante Camaño, cuñado de Luisito. Al fin y al cabo, en esto de hacer lobby, Barrionuevo es un especialista. Ya lo hizo a favor de la reelección de Menem. Todo indica que ahora lo hará para la de Kirchner.

Compartir: 

Twitter
 

Luis Barrionuevo dijo que en los últimos tiempos logró “una buena relación política” con Kirchner.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.