EL PAíS › MAL HUMOR EN LA CASA DE GOBIERNO POR LAVAGNA

“Tantea para enfrentarnos”

Aplicaron el silencio del ninguneo, aunque ello no haya moderado el impacto de la noticia en la Casa Rosada. Los funcionarios K saben que Roberto Lavagna es palabra vedada y mucho más cuando el ex ministro hace un despliegue mediático para mostrarse vivito y coleando, como ocurrió el lunes en su encuentro con los ex duhaldistas de “El General”. Por eso ninguna voz se hizo pública en Gobierno, aunque por lo bajo varios hombres del Presidente interpretaron de mala manera las actitudes del ex ministro de Economía.

“Está tanteando el escenario, pero evidentemente lo está haciendo para enfrentarnos, no para sumarse al proyecto del presidente Kirchner. Si ése es su plan, que se olvide de 2007”, señaló a Página/12 un alto inquilino de Balcarce 50.

Lavagna almorzó el lunes con representantes del duhaldismo residual. Estuvieron allí Juan José Alvarez, Jorge Sarghini, Eduardo Camaño y Francisco De Narváez. A este último, Kirchner lo había comparado con Silvio Berlusconi. La crítica presidencial trascendió al funcionario e incluyó al canal América del cual De Narváez es accionista.

–No creo mucho en las casualidades. Compartir y difundir una comida con quienes se han abierto de las políticas del gobierno nacional y entre ellos con quien Kirchner ha señalado públicamente es lo más parecido a una mojada de orejas –acotaron desde la Rosada.

–Entonces usted lo considera deliberado –le preguntó este diario.

–Lavagna tiene derecho a reunirse con quien quiera, en donde quiera y a la hora que quiera. Pero en política debe saber que nada es gratis y en consecuencia esa foto puede tener un costo.

En rigor, los comensales del lunes, en el almuerzo desarrollado en el Hotel Intercontinental, aseguraron que allí no se abordó el tema de las candidaturas. “Hablamos de política nacional e internacional, tenemos mucha historia en común y compartimos las mismas inquietudes sobre el futuro, pero poco se habló de coyuntura y nada de candidaturas”, afirmó entonces Sarghini.

El actual diputado nacional y ex director del Bapro volvió sobre el tema ayer, asegurando que el ex ministro de Economía Roberto Lavagna “está muy dispuesto a ayudar (al Gobierno) a construir una agenda de temas pendientes y a salir del corto plazo”.

Sarghini también rescató las características del encuentro y cruzó a aquellos que cuestionaron la publicidad que se le dio al mismo. “No fue un secreto, porque no es parte de nuestro estilo. Cuando tenemos una reunión se conoce y es mejor así para que no haya conjeturas”, sostuvo.

No es el primero ni tampoco será el último encuentro político de Lavagna. Ya mantuvo uno con Raúl Alfonsín, que lo habría tentado para ser candidato del radicalismo en el 2007. El ex presidente radical reapareció ayer con duras críticas al gobierno nacional.

Sarghini, en cambio, buscó bajar los decibeles, e intentó mostrarse, desde su lugar en el universo político, a favor de la crítica constructiva. “Si decimos lo nuestro es simplemente para ayudar al Presidente”, dijo.

Palabras al margen, las especulaciones –una más entre tantas– sobre un frente duhaldista con una eventual candidatura a presidente de Lavagna y otra a gobernador bonaerense de De Narváez no pudieron evitarse.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.