EL PAíS

El radiograma militar secreto que ordenaba parar el acto en Rosario

La orden de suspender el desfile por el Día de la Bandera existió, según un memo interno que Página/12 publica en exclusiva.

Por José Maggi
Desde Rosario


La orden de suspender el desfile militar el 20 de junio en el Monumento a la Bandera existió. Así lo certifica un radiograma enviado el 6 de junio pasado al Segundo Cuerpo de Ejército por las autoridades militares de la Nación, al que tuvo acceso en exclusiva Rosario/12, la edición local de Página/12. El propio jefe del Ejército, Roberto Bendini, salió por entonces a decir, por orden de la ministra Nilda Garré, que todo había sido un “malentendido” que no tenía relación con un supuesto malestar interno con el gobierno nacional. “En ningún momento se pensó en cancelar el desfile ni la presencia militar, que además es un gran honor”, aseguró. El memo que ahora revela este diario, calificado de “secreto” por el propio Ejército, no sólo menciona la suspensión del acto por el Día de la Bandera, sino que veda –más allá de esa fecha en particular– cualquier presencia del Ejército en actividades civiles, incluida por ejemplo la participación en un acto escolar de una banda militar.

“Al error de un inútil que está sentado en un escritorio en Buenos Aires y que además no entiende la importancia de esta fecha en Rosario, se sumó la actitud de un general que en lugar de levantar el teléfono y consultar como dice el radiograma envió a un subalterno a anunciar la suspensión a la Municipalidad. Esto fue lo que realmente pasó”, explicó una fuente castrense a este diario en referencia a la actitud que podría haber asumido el jefe del Segundo Cuerpo, general Gustavo Eduardo Calvi Meydac, de acuerdo a la última frase del radiograma que se publica a continuación.

Lo cierto es que tomó la decisión de enviar a un subalterno, el coronel Luis Chizzini Melo –tercero en jerarquía– para anunciarle al secretario de Gobierno rosarino Juan Carlos Zabalza la mala nueva. Aunque el desfile se realizó, curiosamente ni el superior inmediato del mensajero –el ex carapintada Jorge Daura– ni el propio Calvi salieron a explicar el malentendido. Fue el propio jefe del Ejército, Roberto Bendini, quien por indicación de la ministra de Defensa, Nilda Garré, optó por hacerlo en una radio local. El texto del radiograma está fechado el “06/06/06 a las 07:58:11 a.m.” Y el propio Ejército le colocó la clasificación de seguridad de “Secreto”, lo que implica el tratamiento que la propia fuerza debería darle.

El texto del radiograma es el siguiente: “EMGE (SECR GRAL EJ/DPTO COM INST) NRO 48/06. De orden del Jefe del Estado Mayor General del Ejército y hasta nueva orden, quedan suspendidas en el ámbito de la fuerza todas las campañas y actividades de acción comunicacional y de ceremonial que tengan lugar fuera de los comandos, organismos establecimientos y cuarteles”.

“Dentro de las actividades señaladas se deberán incluir particularmente la suspensión de la difusión de videos institucionales, la realización de conferencias, charlas o presencia de personal de la institución en universidades, colegios, escuelas y organismos civiles y la ejecución de jornadas de puertas abiertas en dependencias militares.”

“Cabe agregar que también está comprendida en esta orden la cesación de la participación de las bandas militares en cualquier clase de actividad ceremonial, en el ámbito civil y las visitas de delegaciones de Granaderos, Patricios o personal de otras unidades a colegios o instituciones, y de la misma manera las visitas de las escuelas a las unidades, especialmente al Regimiento de Granaderos a Caballo y al Regimiento de Infantería 1 Patricios.”

“Finalmente las acciones previstas para la conmemoración del 20 de junio quedarán circunscriptas al ámbito militar y sin la concurrencia a realizar juramentos de fidelidad a la bandera de las escuelas y otras instituciones civiles.” “Ante requerimientos que se presenten de autoridades civiles y que hayan quedado comprendidos por esta orden, se consultará a la Secretaría General del Ejército (Departamento Comunicación Institucional)”, concluye el radiograma.

Bien vale brindar algunas explicaciones sobre el clima que se respiraba el día en que fuera redactado y enviado el radiograma no solo al II Cuerpo, sino también al III y al V Cuerpo, al Comando de Educación y Doctrina y al Comando Guarnición Militar Buenos Aires.

Luego del acto del Día del Ejército, cuando varios oficiales le dieron la espalda al presidente Néstor Kirchner, la ministra Garré advirtió que “queremos cerrar heridas pero sin focos de infección dentro, porque si no, las cicatrizaciones son falsas y vuelven a dar problemas”. Garré eligió esa imagen para describir la situación en las Fuerzas Armadas, tras las sanciones a oficiales en actividad que cuestionaron la autoridad presidencial. E insistió en que “no hay inquietud” en el Gobierno por las actitudes de los uniformados que participaron en el acto de Plaza San Martín, que trocó de homenaje a los “muertos por la subversión” en una reivindicación del terrorismo de Estado, ni por los que le dieron la espalda a Kirchner, quienes “viven en la nostalgia y en la irrealidad”, dijo.

Habida cuenta de esta descripción, no aparecía descolgado que la fallida suspensión del desfile fuese alguna picardía propia de estos sectores, encarnados en el II Cuerpo por el coronel Daura o el propio general Calvi. Lo cierto es que el general no optó por levantar el teléfono y pedir una aclaración a la Secretaría General del Ejército, habida cuenta de la importancia que reviste la fecha en la cabecera del Segundo Cuerpo. Más aún cuando estaba aprobado el presupuesto de gastos para el desfile del 20 de junio.

Por el contrario, reenvió el radiograma a otras unidades de la jurisdicción del Segundo Cuerpo, en las que por ejemplo sus soldados realizarían la jura a la bandera en plazas públicas de distintas localidades.

Lo cierto es que la noticia comunicada por Chizzini Melo a Zabalza causó revuelo y rápidamente la ministra Garré la desmintió en forma contundente. Minutos después habló el propio jefe del Ejército, Roberto Bendini: “Seguramente se trató de un malentendido”. Acerca de la existencia de un supuesto radiograma que contenía esa información, Bendini se limitó a insistir en la hipótesis del malentendido y dijo desconocer la existencia de una comunicación escrita que ordenara la suspensión del desfile y la jura tal como se realizan todos los años.

“Fue todo un malentendido, hubo una mala comunicación. Alguien lo transmitió mal. No creo que tenga relación (con el presunto malestar que hay en la fuerza). En ningún momento se pensó en cancelar el desfile ni la presencia militar que además es un gran honor. Está previsto el despliegue de Granaderos y Patricios. El acto se realizará tal cual todos los años”, aseguró Bendini. Y así fue. Aunque por estas horas no todo está tan tranquilo en el Segundo Cuerpo. Al menos puertas adentro.

Compartir: 

Twitter
 

El desfile finalmente se hizo en Rosario, con toda la pompa.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.