EL PAíS › EL ENCUENTRO DE ROSARIO QUIERE SALIR DE LA INMOVILIDAD

En busca de una definición para 2007

El Encuentro de Rosario se reunirá mañana. Quieren avanzar en un armado electoral. Víctor De Gennaro dejaría la presidencia de la CTA y se dedicará a la conformación de una fuerza política.

 Por Miguel Jorquera

Apremiados por los tiempos electorales, los partidos y organizaciones que componen el Encuentro de Rosario volverán a reunirse mañana en la sede porteña del Instituto de la Cooperación para sacar al reagrupamiento del inmovilismo y tratar de avanzar en el armado de una coalición electoral con vistas a las presidenciales del año que viene. Hasta ahora, los tiempos políticos del foro surgido en Rosario estuvieron signados por la interna de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) –una de las agrupaciones fundadoras y luego de sus principales integrantes– que esta vez estaría dispuesta a avanzar en el armado de un movimiento a cuya cabeza se ubicaría Víctor De Gennaro, que dejaría antes de fin de año la presidencia de la central obrera.

En principio, el encuentro estaba previsto en Mar del Plata, pero algunas dificultades organizativas obligaron a posponerlo y reprogramarlo para este martes en la Capital Federal. En el Instituto de la Cooperación se volverán a encontrar los dirigentes de la CTA, entre ellos De Gennaro y el diputado nacional Claudio Lozano; los representantes del socialismo, el comunismo, intransigentes, los radicales encabezados por la secretaria general del Comité Nacional, Margarita Stolbizer, y distintos movimientos políticos y sociales, a los que se suman la Federación Agraria, Apymes y cooperativistas.

Aunque el seminario tiene planteado analizar diversos aspectos, los partidos políticos que integran el Encuentro están urgidos por resolver el tema de las alianzas y coaliciones electorales para el 2007. Este será uno de los objetivos centrales que plantearán en la reunión de mañana. Entre otras cosas, le pedirán a la CTA que defina su postura frente a la cita electoral, que hasta ahora pospuso para tratar de mantener unificada a la central sindical por encima de las diferencias políticas internas: es que allí conviven sectores kirchneristas como la Federación Tierra y Vivienda de Luis D’Elía y otros dirigentes que asumen una actitud crítica con el Gobierno nacional.

Un importante sector de la CTA viene discutiendo hace tiempo la idea de articular un movimiento que sirva de núcleo convocante para una experiencia que aglutine las distintas vertientes políticas hoy distanciadas. Pero esto había quedado relegado hasta que De Gennaro tomara una determinación, que ahora parece haber resuelto: dejar la presidencia de la Central para abocarse de lleno a esa tarea política.

Sin embargo, desde la CTA piensan en no quemar etapas. Todavía tienen pendiente todo un proceso de reuniones en el interior del país que culminaría en septiembre, con vistas a la elección de un nuevo secretario de la central que se hará en noviembre. Recién ahí, De Gennaro tendría las manos libres para asumir su nuevo rol en el armado de lo que anuncian como “una nueva fuerza política nacional”.

Entretanto, los socialistas siguen sumidos en el tironeo del oficialismo que pretende incluirlos en la concertación y de los sectores de la oposición que lo quieren sumar a la candidatura de Roberto Lavagna; los comunistas empezarán a discutir a fin de mes en su Comité Central si privilegian un acuerdo con los demás partidos de izquierda o busca acuerdos más amplios; y los radicales disidentes –que no comulgan con la concertación K, ni con Lavagna– definen terminar por romper o quedarse dentro de la estructura partidaria.

Compartir: 

Twitter
 

El Encuentro de Rosario se reúne apremiado por los tiempos.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.