EL PAíS

Con cacerolazos y marchas, sigue la protesta docente en Santa Cruz

Un nuevo cacerolazo se hizo sentir en Santa Cruz. También hubo un “escrache” a la casa del gobernador Sancho. El gobierno insistió que no negociará hasta que no cesen las protestas.

 Por Miguel Jorquera

Otro cacerolazo se hizo sentir ayer en Santa Cruz. Miles de personas marcharon por las calles “sin luz” –denunciaron que cortaron la energía– de Río Gallegos en apoyo a la huelga docente y llegaron hasta la vallada Casa de Gobierno provincial al grito de “que se vayan todos”. La manifestación se gestó por un grupo de padres de los alumnos sin clases y se retransmitió de boca en boca, pasando antes por la custodiada casa del gobernador Carlos Sancho para reclamarle una solución al conflicto. El gobierno santacruceño ratificó que no negociará con los maestros hasta que “cesen todas las medidas de fuerza”, mientras los docentes comienzan hoy otros cinco días de paro en demanda de mejoras salariales y el reclamo de “interlocutores” para negociar.

“Que se vayan todos” fue la consigna más coreada por la gente que acompañó los cantos con el ruido de cacerolas, tachos y demás objetos metálicos. Los manifestantes caminaron por las céntricas avenidas Roca y Argentina, pasaron frente a la casa del gobernador –custodiada por policías provinciales y gendarmes– y desembocaron en la plaza, donde los maestros levantaron una carpa para reclamar por aumentos de sueldos y la incorporación al básico de 160 pesos –de los más bajos del país– de otros tipos de asignaciones salariales. Allí, frente a la Casa de Gobierno cercada por altas vallas, volvieron a corear cánticos contra los funcionarios provinciales. La convocatoria reunió a “más de seis mil personas”, según los convocantes; y entre cuatro mil y cinco mil de acuerdo con las distintas agencias informativas.

El gobierno ratificó a través de sus voceros que “no habrá negociación mientras haya paros”, y dejó ver su disgusto por las manifestaciones y cacerolazos del fin de semana en la provincia. “Hubo actos vandálicos con ataques a vehículos y casas particulares en El Calafate y Las Heras”, dijeron. En tanto, periodistas de medios locales aseguraron que denunciarán hoy ante la Justicia las amenazas telefónicas que recibieron y las interferencias de sus señales por “apoyar la huelga docente”.

Los docentes negaron los hechos de vandalismo en una asamblea que reunió a casi un millar de maestros en Río Gallegos, mientras se realizaban otras en el interior santacruceño. “No tenemos interlocutores, como lo demostró la conciliación obligatoria dictada por la subsecretaria de Trabajo, que tres horas después desestimaron y la echaron”, dijo a Página/12 Pedro Muñoz, el secretario general de Adosac. “En tanto, el gobierno nacional se desentiende porque dice que es un conflicto provincial mientras interviene en distritos como La Rioja y Salta”, insistió el dirigente gremial.

Compartir: 

Twitter
 

Miles de docentes volvieron a movilizarse ayer en Santa Cruz por reclamos salariales.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.