EL PAIS › LOS SACERDOTES DE MERLO-MORENO CONTRA OTHACEHE

“Hay una campaña difamatoria”

 Por Miguel Jorquera

No es común. Pero esta vez todos los sacerdotes de la diócesis de Merlo-Moreno se solidarizaron con el obispo y presidente de Cáritas, Fernando María Bargalló, y reaccionaron contra la “metodología cobarde y perversa” con la que “pretende” someter el poder político a los miembros de la Iglesia. Aunque sin nombrar al intendente de Merlo, Raúl Othacehé –a quien señalan por las agresiones–, los religiosos repudiaron la “campaña difamatoria basada en la calumnia contra el obispo y dos hermanos sacerdotes, los padres Miguel Velo y Raúl Vila”. Velo denunció que el municipio “destina el dinero para ayuda social al clientelismo político”. En tanto, Vila se transformó en un referente de un amplio abanico político que va desde las organizaciones sociales kirchneristas hasta grupos marxistas que lo postulan como candidato para enfrentar a Othacehé. Bargalló respaldó a ambos y “El Vasco”, como llaman a Othacehé sus partidarios, parece no haber perdonado la rebeldía eclasiástica.

“Lamentablemente tenemos que reconocer que acontecimientos como éstos vienen sucediendo desde hace tiempo y que, llamativamente, afectan en particular a personas y organizaciones sociales que tienen un criterio o línea de acción diferentes a las que predominan políticamente en Merlo”, dice el comunicado de los sacerdotes del obispado del oeste del conurbano como para que no queden dudas de a quién señalan en su mensaje.

La oposición política en Merlo asegura que “quien se enfrenta al Vasco termina escrachado” en las paredes del distrito. Lo sufrieron cada uno de sus adversarios dentro y fuera del PJ, que domina con mano de hierro desde hace 16 años, los mismos que lleva al frente del municipio y para el que se postula a un quinto mandato consecutivo. Esta vez, los panfletos, pintadas y afiches anónimos alcanzaron a los miembros de la Iglesia Católica y al propio obispo. Allí se los acusa de haber mantenido supuestos “vínculos políticos con la dictadura”, de “desviaciones sexuales” y hasta de “narcotráfico”.

“A quienes están detrás de este accionar que denunciamos, queremos decirles que una sociedad no se construye nunca sobre la base del engaño, la difamación y la violencia”, reaccionaron los religiosos. Pero también invitaron al pueblo de Merlo a “fortalecer el compromiso ciudadano por la construcción del bien común, rechazando las prácticas demagógicas y presiones indebidas, como el clientelismo y la dádiva”.

La relación, que nunca fue buena, entre la Iglesia y Othacehé volvió a tensarse después que Vila –amigo personal del asesinado sacerdote tercemundista Carlos Mujica– se convirtió en referente de la oposición al intendente. “Merlo tiene Kura”, dicen los volantes de las organizaciones sociales K en el distrito. Aunque El Vasco tiene sus propios adherentes dentro de la Iglesia de Merlo: el cura José Resich, que después de que quemaran su casa por cuestionamientos al poder municipal, ahora se divide entre su labor religiosa en la parroquia de Ferrari y su tarea de médico a cargo de la subsecretaría municipal de Salud Periférica.

Compartir: 

Twitter
 

Bargalló, titular de Cáritas.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared