EL PAIS › MACRI Y MICHETTI ESPERAN QUE TELERMAN LES PASE EL GOBIERNO SIN DEFICIT

“Los despidos deben empezar ahora”

En su primer acto como jefe y vicejefa de Gobierno electos dieron una conferencia de prensa en la que insistieron sobre la cuestión de los ñoquis y el gasto político. Macri aseguró que no se siente jefe de la oposición, pero le advirtió al gobierno nacional que “nadie da cheques en blanco”.

 Por Werner Pertot

“¿Jefe de la oposición? No, yo soy un constructor”, se autodefinió el jefe de Gobierno electo Mauricio Macri en una conferencia de prensa que brindó ayer por la mañana junto a la vicejefa Gabriela Michetti, con la resaca fresca del festejo. Cansado hasta la médula, el Jefe consideró que el PRO es una “lancha de desembarco en la política”. Luego el empresario reiteró que quiere hablar “civilizadamente” con Kirchner y sostuvo que construirá una “alternativa nacional”, aunque no definió a qué candidato apoyará en octubre. Lo que sí definió es el carácter de la charla que planea mantener con el jefe de Gobierno, Jorge Telerman, esta semana, al que le pedirán que empiece cuanto antes con el despido de personal –“de los ñoquis”, al decir de la fórmula– para llegar al 10 de diciembre con déficit cero (ver página 5) . “Nunca serán muchos los despidos si la gente cobra y no trabaja”, definió Macri.

Un tanto disfónica, Michetti fue la primera en desembarcar en la sede de PRO, en el mismo lugar donde se hicieron los dos cierres de campaña. A las 8 de la mañana, no había ni un solo fan para aportar entusiasmo a su llegada, tan solo cámaras y más cámaras. Sobre el fondo del escenario ya no colgaban ni las “24 horas de propuestas” ni las “24 horas de acción” que estelarizó Macri, a lo Jack Bauer, el protagonista de la serie. En su lugar, un cartel gigante amarillo sentenciaba: “Mauricio Macri. Jefe de Gobierno. Gabriela Michetti. Vicejefe de Gobierno. PRO”.

El Jefe llegó minutos después, visiblemente demacrado por las pocas horas de sueño. “Más allá de que algunas veces no coincidamos con alguna apreciación, valoramos el esfuerzo que hacen alrededor de esta forma de hacer política que es estar en la calle ante la incomodidad de la entrevista”, recibió Macri a los periodistas. Adelantó que no comentará ni su gabinete, ni sus futuras acciones de gobierno. Lo que sigue son algunos tramos de su diálogo con la prensa.

Podadora en mano

–¿Por qué pidió un sacrificio a los argentinos? –preguntó el notero de Crónica TV.

Mauricio Macri: –¿Sacrificio dije? Estaba tan emocionado que no me acuerdo. Pero siempre hay que hacer sacrificios. Se tiene que recuperar la cultura del esfuerzo. No puede seguir siendo lo mismo el que va a trabajar que el que cobra sin hacer nada. No puede ser igual la que está a las 7 de la mañana en su escuela lista para trabajar que el que está de licencia. No es lo mismo el médico que hace las horas de servicio en el hospital que el que va, ficha y se raja. Eso va de la mano con que el siglo XX fue el que enfatizó los derechos humanos y eso generó un respeto a la vida, se acabaron los abusos, se acabaron los genocidios. Todas esas situaciones que escapaban a la convivencia humana. El siglo XXI tiene que ser el de las obligaciones ciudadanas. Porque no tiene sentido recordar sólo los derechos y no las obligaciones: no hacer ruido, manejar bien la basura, tener el auto donde corresponde, cuidar mi vereda.

Gabriela Michetti: –Por eso, la campaña la entendimos como un mensaje claro a la ciudadanía, de propuestas, de sueños, y no como un enredo de políticos que se tratan de destruir de forma personal.

–Usted dijo que en el gobierno existen muchísimos ñoquis. (N. d R.: habló de “entre 10 y 20 mil”) ¿Esto implica que habrá muchísimos despidos?

M.M.: –Nunca serán muchos si la gente cobra y no trabaja. Van a ser justos. A los que tienen contrato irregular hay que regularizarlos. Sea uno o cien millones, nadie puede cobrar y no trabajar. Yo conocí en 2003 a (Amadeo) Genta y sé que no van a ser obstáculo para el cambio.

G.M.: –Ni siquiera sería un despido: uno despide a alguien cuando está en un lugar y la saca de ese lugar. Y muchas de estas personas no están trabajando, así que ni siquiera serán despidos. No sé si es medio exótico lo que digo.

–¿Cómo van a hacer para que no paguen justos por pecadores?

M.M.: –Vamos a estar muy atentos. Si alguno se hace el vivo y empieza a hacer nombramientos, por favor, denúncienlo y se va a ir el ñoqui junto con él. Sabemos que siempre va a haber alguna picardía, porque muchos no tienen el discurso internalizado: o con un ñoqui o metiendo la mano en la lata. Hay que tener un cuidado del dinero, como con el cartonero Báez.

–¿Los despidos los van a hacer ustedes o se lo van a exigir a Telerman?

G.M.: –Es absolutamente fundamental que se empiece a hacer desde ahora, para llegar el 10 de diciembre con una situación razonable en términos de personal.

M.M.:–Con Gabriela vamos a pedir una reunión con Telerman en las próximas horas para asegurarnos de que el déficit va a ser cero cuando asumamos y para coordinar un monitoreo de los próximos meses en la ciudad. Le pediremos que ataque el gasto inútil y la repartija de cargos para que entregue un presupuesto saneado. El lo sabe.

–Telerman dijo que las cuentas están al día...

M.M.:–Yo le voy a creer mientras no se demuestre lo contrario. Por ahora, démosle crédito.

–¿Va a esperar a diciembre o van a asumir antes?

G.M.: –No, nosotros consideramos que hay que cumplir cuando las reglas del juego están tan claras, así como el sistema electoral de la ciudad contempla el ballottage de la manera que lo contempla, por más que estamos en contra de ese sistema. Pero jugamos con esas reglas. Asumimos el 10 de diciembre.

De regreso a octubre

–¿Qué lectura hacen de las dos derrotas del Gobierno, en Tierra del Fuego y en Capital? –preguntó la cronista de América TV.

M.M.: –Los argentinos crecimos. Y ya no se dan cheques en blanco. El poder se le otorga a un dirigente con la expectativa de una mejora concreta. El que se crea que es dueño del poder es el que se equivoca. La gente te castiga rápidamente con el voto si no cumplís.

–Filmus asumió personalmente la derrota. ¿Perdió también Kirchner? –remarcó el de FM Identidad.

G.M.: –Me parece que el Presidente se involucró en la campaña de una manera muy visible. Obviamente, que ayer no triunfó su candidato, por lo que me parece que el Gobierno tiene que asumir que perdió también en la ciudad. Tiene que aprovechar para reflexionar.

M.M.: –Todo lo que sucede en la Capital se ve en todo el país. Muchísima gente del interior se entusiasmó. Hay un cambio que la Argentina quiere, y espero que todos los que estén en política lo entiendan.

–En la campaña dijo que después del 24 se iba a manifestar a nivel nacional. ¿A quién va a apoyar en las elecciones de octubre?

M.M.: –Dije que después del 24. Hoy es 25, así que tengo bastante más tiempo que unas horas. Lo que hemos manifestado es que vamos a trabajar en PRO para construir una alternativa nacional que equilibre el sistema político.

–Durante bastante tiempo usted planteó que Blumberg “debía entrar en política”. Después de la mentira por su título de ingeniero, ¿sigue pensando que debe ser candidato de PRO? –preguntó Página/12.

M.M.: –Fue un error, un grave error. Ahora, su conciencia tiene que dictaminar qué es lo que debe hacer y aparte tiene que ver cómo quedó su vínculo con la gente. El construyó un vínculo importante a partir de la tragedia que le tocó vivir. Representó la angustia, el miedo y la indignación de mucha gente. Hay que ver qué pasa después de este episodio no feliz, pero es un tema entre él y la ciudadanía. Tiene que hacerse cargo de sus palabras y sus silencios. Como decía recién, no hay cheques en blanco y uno tiene que hacerse cargo de cada uno de sus actos.

–¿Va a pedir la reunión con Kirchner?

M.M.: –La carta será enviada esta mañana. Cuando el Presidente pueda en su agenda, estaremos por la Casa Rosada para mucho más que sacar una foto. Espero que para hablar civilizadamente, en términos de convivencia y de construcción de soluciones.

–Tanto Aníbal como Alberto Fernández dijeron que lo hubieran recibido antes.

M.M.: –En serio, ¿usted después de estos años les cree algo a los Fernández? ¡Por favor!

–¿Por qué no pidió antes una entrevista?

M.M.: –Le pedimos una entrevista al ministro del Interior para hablar de seguridad hace cuatro años. No nos recibió.

–¿Teme que haya obstáculos con el traspaso de la policía?

M.M.: –No, no creo, el resultado ha sido muy contundente. Le voy a decir como en aquella película de La fierecilla domada, cuando le propuso casamiento a la mujer, le dice: “¿Cuál es tu respuesta afirmativa?”.

–¿Cómo piensa que va a ser la relación con Kirchner?

M.M.: –Esperemos que constructiva. No estamos para inventar conflictos, ni confrontar inútilmente. Tenemos claro quién es nuestro enemigo: tiene que ver con la exclusión, con la pobreza, con la inseguridad.

–Después de la primera vuelta, Kirchner le pidió a la gente que recordara que “Mauricio es Macri”.

M.M.: –Yo soy el mismo de siempre. No fue una definición feliz aquélla, pero ya pasó.

–Su padre, Franco, dijo que Menem “lo mató” y que está distanciado de usted.

M.M.: –Qué sé yo... mi padre lo dijo. Yo, en lo afectivo, no estoy distanciado. Puede ser que tenga una visión distinta de la política nacional. Pero estoy seguro de que en la Capital me votó a mí. En cambio, de mis hijos, cuando era presidente de Boca tenía el voto de dos. Ahora he perdido el voto de mis tres hijos.

–¿Se siente el jefe de la oposición?

M.M.: –¿Jefe de la oposición? No, siempre he sido constructor: así que prefiero construir. Y vamos a ganar cuando el país esté de pie.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.