EL PAíS

Menem quiere ser Papa u obispo y si no, quedará de monaguillo

El ex presidente anunció ayer sus dos candidaturas: aspirará a gobernar La Rioja y después insistirá con la Presidencia.

El lugar elegido se llama Milagros y está a quinientos kilómetros de la capital riojana. Quien eligió esa localidad para anunciar sus candidaturas, así en plural, fue nada menos que Carlos Menem. Con sus 77 años, el riojano no pierde la vocación por el poder. Ayer, desde ese pueblo con nombre de spaghetti western, Menem anunció que en agosto se presentará como candidato a gobernador de La Rioja. También dijo que dos meses después probará suerte como candidato presidencial. “Será más fácil desde la gobernación llegar a la Presidencia”, se esperanzó. En su discurso, Menem afirmó que el intendente de Arauco, Nicolás Martínez, será su compañero de fórmula para gobernador y vice. El 19 de agosto, competirá con Ricardo Quintela (Frente para la Victoria) y el actual gobernador Luis Beder Herrera (Frente del Pueblo).

Menem estuvo muy activo en los últimos días, como si la contundente victoria de Mauricio Macri en Capital lo hubiera llenado de entusiasmo. Esta semana recibió a los hermanos Rodríguez Saá, Alberto y Adolfo, en su casa particular de La Rioja. Allí acordaron realizar otra reunión a principios de julio en Potrero de los Funes, San Luis. En esas charlas se discutió la posibilidad de agrupar al justicialismo que no está alineado con el Presidente. Lo mismo está haciendo el misionero Ramón Puerta, un dirigente de excelentes vínculos con Macri.

En la reunión en lo de Menem, el anfitrión y sus dos visitantes analizaron sus chances electorales. El camino asoma bastante favorable para Alberto Rodríguez Saá. El senador por San Luis, Daniel Pérsico, se bajó de su candidatura a gobernador. A través de una carta pública, dijo que la oposición a Rodríguez Saá no había logrado cohesionarse en un frente común y que así era imposible ganar la provincia (ver aparte). En el caso del ex presidente, sus posibilidades crecieron cuando se confirmó que en agosto tendrá dos rivales: el gobernador Beder Herrera y el intendente de la capital, Ricardo Quintela. Según la encuestadora que dirige Julio Aurelio, Menem es el dirigente “con mejor imagen de la provincia”.

En su discurso desde Milagros, Menem reivindicó sus diez años y medio como jefe de Estado. También criticó al presidente Néstor Kirchner y al gobernador. Hace unos días, Beder Herrera había responsabilizado a Menem por la pérdida de un punto de coparticipación que afectó a La Rioja en los años ’80. Menem no quiso referirse a ese tema. “No voy a responder agravios ni insultos”, se limitó a decir. El riojano se mostró confiado en que ganará la provincia. Su boleta llevará el nombre de Movimiento Lealtad y Dignidad, una de las tres corrientes en que se dividió el peronismo.

“La voz del pueblo es la voz de Dios y es por ello que seré candidato a gobernador por los riojanos”, dijo Menem. Luego difundió el nombre de su compañero de fórmula. El intendente de Arauco era uno de los precandidatos a gobernador por el menemismo. Su nombre sonaba como representante del sector menemista del PJ. Lo más probable es que si Menem gana y luego renuncia, Martínez asuma el Ejecutivo provincial. Desde que se retiró del ballottage en 2003 tras haber ganado la primera vuelta, Menem tuvo un bajísimo perfil. Como senador habló en muy pocas sesiones, últimamente no concurrió a la mayoría de las deliberaciones. “Nadie que fue Papa vuelve para ser obispo”, había dicho antes. Así contestó a las preguntas sobre un eventual regreso a la política a través de cargos inferiores al de presidente. Menem, como los gatos, parece tener siete vidas.

Compartir: 

Twitter
 

Menem anunció su doble candidatura en la localidad de Milagros.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.