EL PAíS

En Diputados, la oposición no logró que el oficialismo habilitara el debate

Los distintos bloques de la oposición en la Cámara baja pedirán una sesión especial para discutir sobre el caso Picolotti, el caso Miceli y la crisis energética. El oficialismo ayer no dio quórum.

 Por Miguel Jorquera

Tras más de cuatro horas de espera en el recinto, todos los bloques opositores de la Cámara de Diputados acusaron al oficialismo de hacer fracasar la sesión para no “dar debate” sobre la “crisis energética” ni los pedidos de interpelación a la ministra de Economía, Felisa Miceli, y la secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti. También consiguieron “postergar” la preferencia para el tratamiento de las leyes sobre el traspaso de la policía y la Justicia a la ciudad de Buenos Aires. Desde el Frente para la Victoria habían dejado trascender que no le iban a “brindar a la oposición el escenario” para cuestionar al Gobierno. Como un solo bloque, la oposición reclamará una sesión especial para tratar estos temas.

Como si fuera una función de teatro demorada, los diputados opositores se pararon de sus bancas y comenzaron a aplaudir para que empezara la función. Eran cerca de las seis de la tarde y la sesión convocada para las dos todavía no había empezado por la ausencia de la mayoría de los legisladores de la bancada oficialista.

Para apaciguar los ánimos, el presidente de la Cámara, Alberto Balestrini, se sentó e invitó a los diputados a ocupar sus bancas, pero media hora después levantó la sesión por falta de quórum. Mucho más rápido de reflejos, Balestrini dejó la presidencia y desapareció detrás de los cortinados. En el recinto, los jefes de los bloques opositores quedaron con sus manos levantadas: querían sesionar en minoría, pero no tuvieron oportunidad de abrir la boca.

Después descargaron sus argumentos en el Salón de los Pasos Perdidos. Frente a los periodistas parlamentarios se pararon Fernando Chironi (UCR), Federico Pinedo (PRO), Eduardo Macaluse (ARI), Eduardo Di Pollina (PS), Jorge Sarghini (Justicialismo Nacional); y Lucio Godoy (Concertación Entrerriana). “Queremos dejar testimonio de que la oposición se sentó en sus bancas, frente al ostensible vacío de la bancada oficialista del Frente para la Victoria y del bloque que juega de acuerdo con ellos, el Peronismo Federal”, dijo Chironi antes de criticar la postura “indignante” del oficialismo de “negarse a debatir la crisis energética que crea desocupación, paraliza la industria y detiene el proceso económico”.

Macaluse cuestionó al kirchnerismo porque “ni siquiera defendió en el recinto a sus funcionarias cuestionadas” y “se negó a debatir los pedidos de interpelación a Miceli y Picolotti”, que su bloque tenía preparado. Pero el diputado arista también embistió contra el Gobierno: “Cuando salgamos de acá nos vamos a encontrar en la calle con afiches que dicen ‘el cambio está empezando’ y que se viene ‘la etapa institucional’, pero así respetan las instituciones”.

“Para que no digan que esto es la Unión Democrática, voy a terminar con una frase de (Juan) Perón: la única verdad es la realidad”, dijo el macrista Pinedo. Antes había recriminado al oficialismo la falta de predisposición para “dar preferencia a las leyes que le brinden mayor autonomía a la ciudad de Buenos Aires”.

El socialista Eduardo Di Pollina dijo que “la política institucional del Gobierno amenaza con paralizar el Congreso de la Nación”. Sarghini avaló las otras críticas y dijo que “el Gobierno perdió su sensibilidad social” al negarse a tratar la reforma al Código Penal que tipifica como delito las picadas automovilísticas que reclamaron las llamadas Madres del Dolor. Para entonces, los diputados oficialistas ya se habían retirado del Congreso y los bloques opositores hacían un “punteo” de su propia tropa para saber si pedían para hoy o la semana entrante una sesión especial para tratar todos estos temas.


Reeditan lo de San Luis

Ayer, en el Congreso de la Nación, además de insistir en las protestas contra el oficialismo porque no querían que hubiera sesión, algunos legisladores alineados en el PJ disidente se entusiasmaban con el resultado del encuentro realizado la semana pasada en San Luis. Tanto es así que pensaban reeditarlo, aunque a escala bonaerense, hoy por la tarde en el ya emblemático bar El General, en Belgrano y Perú. Allí empezarán a delinear la estrategia electoral que esperan llevar adelante en la provincia de Buenos Aires. Estarán los referentes de los tres ex presidentes: el extenso Carlos Menem y los breves Adolfo Rodríguez Saá y Ramón Puerta. A ellos se sumarán los hombres de “la alianza”, como señalan los justicialistas anti K a sus aliados Jorge Sobisch y Luis Patti. Y así como quiere hacer Puerta con la candidatura a presidente (ver página 9), los peronistas antikirchneristas de la provincia pretenden sumar a los duhaldistas que concurrieron a San Luis pero sólo en calidad de veedores.

Ante la consulta sobre la confirmación de nombres, admitían que sus presencias, al menos en esta etapa, parecían poco probables.

Compartir: 

Twitter
 

Tal como había anticipado, el oficialismo evitó montar un escenario para recibir críticas.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.