ECONOMíA › CON MEDIDAS DE EMERGENCIA, NO FALTARON GAS NI LUZ EN LOS HOGARES

Sin caos pero con restricciones

Las medidas incluyeron cortes limitados a la industria y se suspendió la entrega de gas a Chile y a las estaciones de GNC. Ayudada por el clima, que no fue tan frío como se esperaba, la situación energética no llegó a desbordarse, como anunciaban los peores pronósticos.

 Por Raúl Dellatorre

En una jornada complicada, precedida de los peores pronósticos y hasta anuncios apocalípticos, la provisión de gas y electricidad a los hogares logró mantenerse a costa de la puesta en práctica de una gama no muy extensa de restricciones: limitación al uso de la electricidad en industrias después de las 16 horas, corte de suministro de gas a grandes clientes con contrato “interrumpible” y las principales novedades de ayer, la interrupción de entregas a Chile y a las estaciones que comercializan GNC. De este modo, y con temperaturas algo más benignas que las pronosticadas para el área metropolitana, recién anoche volvió la sensación de alivio al ánimo de más de un funcionario.

Desde las distribuidoras de gas describían el panorama de ayer como “un poco menos tenso” que el del martes. En parte, porque las temperaturas de 11 a 12 grados centígrados durante buena parte de la tarde, además con sol, se reflejó casi automáticamente en una demanda mucho menor de parte de los usuarios domésticos. “Las marcas de demanda, en este sector, fueron absolutamente record el lunes y el martes”, subrayaron voceros de las concesionarias de la distribución.

Por otra parte, ayer se conoció, pero desde Santiago, que Argentina había anunciado “la reducción a cero” de los envíos de gas al país trasandino. La información, suministrada por responsables de la Comisión Nacional de Energía de Chile, señala que tras la fuerte disminución del bombeo de gas a través de la cordillera que empezó a operarse durante el fin de semana, en el día de ayer se pasó a una restricción total. Las autoridades chilenas se mostraron comprensivas “en el marco de las medidas de emergencia adoptadas en Argentina”, aunque reclamaron que se cumpla el compromiso de afectar el suministro “sólo por unos pocos días”.

Con la reducción de los envíos a Chile, el gas transportado por la red de gasoductos troncales pudo ser destinado en su totalidad al consumo doméstico. De todos modos, el propio informe del Enargas daba cuenta de que la capacidad de transporte no se estaba utilizando en su totalidad, presumiblemente por falta de inyección de gas suficiente en cabeceras de gasoductos.

Bajo estas condiciones y con la importante reducción de la demanda global que representa la interrupción del suministro a las estaciones expendedoras de GNC (cuyas consecuencias pueden verse aparte, en nota de página 14), que representa aproximadamente un 8 a 9 por ciento de la demanda total, el mercado del gas pudo ayer equilibrarse sin afectar el abastecimiento a los hogares, salvo la menor presión que en ciertos horarios se sintió en algunas zonas urbanas.

En cuanto al servicio eléctrico, tras las marcas record de demanda del día martes en el área metropolitana, ayer volvió a verificarse un estricto cumplimiento de la reducción de consumo en la industria a partir de las 16 horas. Según fuentes del sector, en la Secretaría de Energía estaba prácticamente definido el martes extender el ahorro de demanda en la industria de los 1200 megavatios actuales a 1600. Finalmente, la medida no se adoptó, aunque se sospecha que hubo pedidos a algunas industrias para que “voluntariamente” reduzcan el uso de energía eléctrica.

Para el día de hoy, se esperaba que se mantengan las mismas restricciones en el uso del gas y de la electricidad vigentes en la víspera. “Por ahora, el corte de suministro de gas a las estaciones de servicio sigue, pero se irá viendo la situación día por día”, comentaba una fuente que integra el Comité de Emergencia de seguimiento de la situación en el mercado del gas. Por la parte eléctrica, se confiaba en que superada la valla del día de ayer, el resto de la semana, aunque con niveles de temperatura bajos, no será tan riguroso como a principios de esta semana. Las condiciones de las centrales hidroeléctricas del Comahue siguen siendo críticas, pero al haber soportado la situación de extrema emergencia de los últimos días, se confía en un escenario más soportable en lo inmediato.

La clave, sin embargo, sigue siendo que llueva en la cuenca del Limay. De lo contrario, deberán seguir las restricciones, incluso las planteadas de manera “informal”, como el pedido de ayer a grandes industrias para que reduzcan, “voluntariamente”, el consumo eléctrico.

Compartir: 

Twitter
 

La provisión de electricidad a los hogares se pudo mantener apelando a un abanico de restricciones.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.