EL PAIS › ATAQUE A UN MEDICO DE LA DICTADURA REIVINDICADO POR UN “COMANDO LOPEZ”

Una balacera con tufo a los servicios

 Por Irina Hauser

Cerca de las tres de la mañana de ayer, en La Plata, llovieron al menos doce balazos en la fachada del edificio donde vive Néstor Siri, un médico denunciado por haber colaborado con los partos de detenidas desaparecidas en la cárcel de Olmos, durante la última dictadura. Después de la balacera, quedaron desparramados unos volantes que decían “cinco por uno, no va a quedar ninguno”, una consigna que Montoneros adoptó de un discurso de Juan Domingo Perón. Los panfletos iban firmados por el “Comando Julio López”. Los organismos de derechos humanos calificaron lo ocurrido como una “operación de inteligencia” destinada a generar un “clima enrarecido” ante la proximidad de los alegatos y la sentencia en el juicio contra el ex capellán Christian von Wernich, que serán los días 8 y 9 de octubre.

“No es casual que así como en la víspera de la sentencia al ex comisario (Miguel) Etchecolatz desaparece López, en vísperas de la finalización del juicio a Von Wernich aparezcan estas operaciones con tufillo de los sectores vinculados con la dictadura”, sostuvo el fiscal de Bahía Blanca Hugo Cañón, miembro de la Comisión Provincial por la Memoria. “Es una típica operación de inteligencia de las fuerzas represivas. Me hace acordar a las descripciones del general (Adel) Vilas de lo que era la acción psicológica: lo opuesto de lo presentado ante la sociedad”, explicó Cañón.

El papel de Siri como médico en la cárcel de Olmos y en el centro clandestino La Cacha durante la última dictadura fue señalado en el Juicio por la Verdad de La Plata por los testimonios de Perla Diez y Nelfa Suárez, que en 1975 eran presas políticas y habrían sido atendidas por él. Diez lo reconoció en democracia atendiendo en la guardia del Hospital de Niños platense, donde era jefe de servicio. HIJOS La Plata y ATE-CTA lograron que lo separaran del cargo. Como médico en centros clandestinos determinaron que asistió, entre otros, el nacimiento de los mellizos Reggiardo Tolosa, apropiados por Samuel Miara.

Cinco de los proyectiles impactaron en la vivienda de Siri y otros siete dieron en la casa del primer piso, la casa de una vecina de 74 años que lo ha rechazado por su vinculación con el terrorismo de Estado. No hubo heridos. Por radio, el médico se mostró conmovido y dijo –previsiblemente– que “las imputaciones” en su contra “no tienen asidero”. Pero lo que más llamó la atención de los organismos de derechos humanos fue que afirmara que había ido a declarar “espontáneamente el año pasado” ante la Comisión por la Memoria. “Jamás estuvo en la comisión, es sospechoso que nos mencione”, dijo el fiscal Cañón.

“La aparición en los últimos días de estos comandos buscan crear un ambiente enrarecido en la última etapa del juicio a Von Wernich. Este hecho (los balazos) no puede haber sido realizado por nadie del campo popular”, dijo a Página/12 la ex detenida Nilda Eloy, de Justicia Ya!. Myriam Bregman, abogada de la agrupación, añadió: “Estas acciones, de bandas fascistas o servicios de inteligencia, se ven alentadas por la impunidad en la causa por la desaparición de López. Además, estamos llegando a la sentencia de Von Wernich con los militares confesos en libertad”.

Compartir: 

Twitter
 

“Es una típica operación de inteligencia”, dijo el fiscal Cañón.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared