EL PAíS › PARTE DEL ARI ROMPIO CON LA COALICION CIVICA Y FORMARA UN BLOQUE AUTONOMO

No quieren ser la escribanía de Carrió

Ocho diputados del ARI anunciaron que no integrarán el interbloque de la Coalición Cívica. Criticaron a Elisa Carrió y su “derechización”, pero negaron que su postura fuera funcional al kirchnerismo. El sábado, en un congreso partidario, se podría oficializar su salida definitiva del ARI.

 Por Miguel Jorquera

Fue la crónica de un divorcio político anunciado, pero la presentaron como una crisis de pareja, con reconocimientos personales a la “líder natural” y el reclamo de reconstruir el diálogo entre ambos. Ocho diputados rebeldes del ARI le pusieron límites al “dedo” de Elisa Carrió, formaron un bloque “autónomo” y rechazaron su incorporación al interbloque de la Coalición Cívica, como pretendía Lilita. Los disidentes intentaron bajar los decibeles de las críticas con elogios a la “honestidad” e “inteligencia portentosa” de Carrió. Desacreditaron a quienes afirman que su disidencia es funcional al gobierno nacional y definieron como “una operación” los cuestionamientos oficialistas sobre los ingresos de Lilita. A la vez, no dudaron en criticar la “derechización” de la Coalición Cívica: “No aceptaremos la respuesta binaria de ‘si no les gusta se van’”, afirmaron cuando los consultaron sobre la posibilidad de que sean expulsados del ARI. Aunque lo niegan públicamente, muchos de ellos consideran que este fue el paso previo a la ruptura partidaria, que podría confirmarse en el congreso que el ARI convocó para el sábado. Saben que están en minoría y que, allí, los lilitos se encargarán de acallar los cuestionamientos a Carrió.

“Hemos decidido constituirnos como bloque ARI autónomo en la Cámara, convencidos de la necesidad de sostener las banderas que llevaron a constituir el ARI, mantener y sostener el rumbo, reclamar espacios de debate y la firme decisión de que las cuestiones parlamentarias se definan en el Congreso y no en otro lugar”, dijo Eduardo Macaluse. El hasta ahora jefe de la bancada del ARI en Diputados llevó la voz cantante de los disidentes en la conferencia de prensa que convocaron ayer.

Flanqueado por el bonaerense Carlos Raimundi y el fueguino Leonardo Gorbacz, Macaluse afirmó: “No vamos a convertirnos en aplaudidores de decisiones inconsultas”. Compartían la mesa los legisladores Marta Maffei (que termina su mandato el 10 de diciembre), María América González, Delia Bisutti, Verónica Benas (la santafesina que asumirá su banca en diciembre) y el secretario parlamentario del ARI, Luis García Conde. Emilio García Méndez y Lidia Naim no estuvieron, pero adhirieron a los postulados rebeldes.

Antes se habían reunido en el hotel Bauen para acordar y pulir diferencias. Las dudas no eran sobre las críticas, sino sobre cómo expresarlas. El grupo de los ocho (nueve hasta la salida de Maffei) podría ampliarse con el recambio parlamentario y la llegada al Congreso de otros aristas críticos.

En cambio, Gorbazc se encargó de aclarar que su decisión “es puramente personal y no responde a directivas ni decisiones de Fabiana Ríos”. Todos trataron de preservar de la interna partidaria a la gobernadora electa de Tierra del Fuego “porque tiene que gestionar”, al menos hasta que ella “decida tomar partido públicamente”. Aunque los disidentes conocen que Ríos está más cerca de sus críticas que de subordinarse a todas las decisiones de Carrió.

La rueda de prensa comenzó con la “solidaridad” de los aristas rebeldes para con los trabajadores despedidos del casino flotante y el reclamo al ministro de Trabajo, Carlos Tomada: “La solución está a su alcance porque el empresario que dirige el casino es amigo del Presidente”. Los disidentes querían dejar en claro que su actitud no llevaría agua al molino oficialista. “Todos los que antes levantaron su voz en el partido terminaron como funcionarios de este Gobierno. Nosotros no queremos ni buscamos eso”, se justificaban por lo bajo.

“Hemos criticado fuertemente al oficialismo porque las decisiones parlamentarias no se toman acá, se reciben órdenes y luego se actúa en consecuencia. Nosotros hemos criticado eso y queremos ser coherentes con la postura que hemos tenido históricamente”, insistió Macaluse. María América González fue mucho más cruda: “No queremos ser la escribanía de Carrió”.

Raimundi, uno de los más resistidos por los incondicionales de Carrió en el ARI, también cargó con duras críticas al kirchnerismo “para disipar cualquier sospecha que esto pueda ser funcional al oficialismo”. “Hemos sido claros –continuó– en condenar el perfil muy identificado con la corrupción que rodea a un ministro como Julio De Vido, y el avasallamiento institucional con el cual está identificada la personalidad de Aníbal Fernández.”

Los cuestionamientos a Carrió llegaron por “el rumbo” que tomó la CC, “la derechización más absoluta” –según González– y el anuncio de considerar a sus asesores Alfonso Prat Gay y Santiago Del Sel como presidenciables para el 2011. “Con ellos no tenemos cuestiones personales, pero no compartimos sus ideas”, afirmó Macaluse sobre los economistas de Lilita. Raimundi se refirió a la “lectura” del resultado electoral dentro de la CC y la “falsa división” que genera en la sociedad. “Se dijo que de un lado estaban los pobres que son un poco tontos, que votan con el estómago, que no saben pensar y que tienen el voto comprado. Y del otro lado, un voto culto, educado, que toma como opción moral ir en rescate de la pobreza, pero con la cual los pobres de carne y hueso no se sienten identificados”, dijo el dirigente bonaerense que ya tiene los días contados como presidente del ARI provincial.

Los rebeldes aseguraron que no tienen cuestiones personales con Adrián Pérez, a quien Carrió designó como futuro presidente del interbloque de la CC y del bloque arista. “Con Adrián compartimos y esperamos compartir muchas luchas”, aclaró Macaluse, pero no tuvo la misma deferencia con Patricia Bullrich: “No vamos a discutir con Bullrich lo de haberse ido porque en eso tiene mucha más experiencia que nosotros”, dijo sobre los comentarios que les dedicó la jefa de campaña de Lilita. María América González la calificó directamente de “corrupta”.

“A Carrió se la atacó siempre y nosotros estuvimos siempre a su lado. Cuando le iba mal en las elecciones y tenía el 4 por ciento de intención de voto. Cuando confrontó desde la Alianza contra muchos de los que ahora están en la conducción de la Coalición Cívica y cuando atravesó períodos muy difíciles, y jamás hemos manifestado públicamente diferencias”, agregó Macaluse y volvió a reclamar un ámbito de discusión “porque un partido ni un liderazgo se puede construir a los cachetazos”. De la vereda de enfrente garantizan que “los manotazos” a los rebeldes no tardarán en llegar.


Lecturas a futuro

No faltaron las voces del oficialismo que cuestionaron a la Coalición Cívica por afirmar que la mano del Gobierno estaba detrás de la decisión de los ocho diputados que decidieron formar un bloque denominado ARI-Autónomo. El ex titular del ARI porteño Fernando Melillo calificó la decisión de los disidentes como “una decisión política de autonomía”. También destacó que se alegraba por la definición tomada por sus ex compañeros. Consideró que a partir de este momento “se profundizará un debate respecto del futuro rumbo de esa fuerza”. El kirchnerista Juan Carlos Dante Gullo, recientemente electo diputado nacional por el Frente para la Victoria, señaló que la agrupación de Elisa Carrió “se equivoca al culpar al gobierno nacional por el alejamiento” de legisladores del bloque del ARI.

Compartir: 

Twitter
 

Gorbacz, Macaluse y Raimundi anuncian la ruptura. Los otros disidentes son González, Bisutti, Benas, Conde, Méndez, Naim y Maffei.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.