EL PAIS

El macrismo aceptó los reclamos opositores para tener presupuesto

La ciudad podrá contraer deuda por 1600 millones de pesos, pero sólo para obras públicas. Una comisión presidida por el kirchnerismo controlará la ejecución de esos fondos. Aprobaban el aumento de ABL.

 Por Eduardo Videla

El macrismo accedió a los reclamos de la oposición, en la Legislatura porteña, y de esa manera logró el consenso necesario para la aprobación del Presupuesto esta madrugada. De esta manera, Mauricio Macri comenzaría el lunes su gestión con el aval legislativo para sus cálculos de ingresos y gastos. El acuerdo con el kirchnerismo y con el ARI no lo autoriza a endeudar a la ciudad, como pretendía en un principio, sino a gestionar un empréstito, que luego deberá ser avalado por la propia Legislatura. El endeudamiento alcanzará a 1604 millones de pesos y estará destinado a financiar exclusivamente una serie de obras enunciadas en un anexo. Pero ese permiso para tomar créditos no estará en el Presupuesto, sino en una ley aparte, que crea un Fondo de Financiamiento de Infraestructura Social. Esa ley crea una comisión de seguimiento de esas obras, que estará presidida por la principal fuerza opositora en la ciudad, es decir, el kirchnerismo. También se aprobaba anoche el aumento del ABL, que se aplicará a partir de enero.

El Presupuesto elaborado por el equipo de Néstor Grindetti, futuro ministro de Hacienda de Macri, ascendía a 13.083 millones de pesos, 3000 más de lo que empleó este año Jorge Telerman. El 12 por ciento de ese monto, unos 160 millones, iban a obtenerse a través de endeudamiento. El macrismo aseguraba que ese préstamo estaba destinado a obras públicas, pero esa promesa no generaba ninguna garantía para la oposición, especialmente el kirchnerismo, cuyo jefe de bloque, Diego Kravetz, adelantó el martes: “Así como está, no lo aprobamos”. La principal sospecha era que la deuda podía ser utilizada para financiar gastos corrientes y no obras.

Finalmente, después de una negociación febril (ver nota aparte), el macrismo aceptó la propuesta K: redactar un proyecto fuera del Presupuesto, creando un Fondo de Infraestructura Social, por el cual se autoriza al Poder Ejecutivo a gestionar los créditos tendientes a integrar dicho fondo, que asciende a 1604 millones de pesos. Como además Grindetti accedió a recortar algunos gastos, el Presupuesto de la ciudad cerró en 11.770 millones, por lo cual, no será deficitario.

“Nos dieron todo lo que pedíamos”, celebró Kravetz. Se refería a que el proyecto que propusieron y aceptó el macrismo incluyó además la creación de una comisión de seguimiento y fiscalización del Fondo de Infraestructura Social, integrada por siete diputados y tres miembros del Poder Ejecutivo, que estará presidida por un legislador de la principal bancada opositora, que en la próxima integración legislativa será el Frente para la Victoria.

El otro punto que concedió el macrismo fue incluir un anexo con el listado de cada una de las obras a realizar con el dinero prestado. Se trata de algunas obras nuevas y de muchas que ya están proyectadas, aunque sin presupuesto, como la recuperación del ex Padelai o la Usina de la Música. Casi una cuarta parte del endeudamiento (388 millones) estará destinado a la solución de problemas de infraestructura en las escuelas de la ciudad (ver recuadro). También se prevén trabajos de urbanización en villas y obras hidráulicas para prevenir inundaciones.

Ante la resistencia kirchnerista, el macrismo tenía la posibilidad de esperar hasta la semana próxima para sancionar un presupuesto a su gusto y placer: con la nueva composición de la Legislatura, tendrá 28 legisladores sobre 60, muy cerca del quórum propio y con excelentes posibilidades de lograr la mayoría. “Pero preferimos sacarlo con el acuerdo de la oposición”, dijo el diputado del PRO Diego Santilli, vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda. “Además –admitió–, el proyecto que presentaron estaba bien.”

El telermanismo también acompañó el acuerdo. “Le estamos dando la oportunidad que no le dieron a (Jorge) Telerman”, reprochó el diputado de ese espacio Alejandro Rabinovich. Recordó así la negativa macrista, hace un año, para que el saliente jefe de Gobierno pudiera contraer deuda pública.

La autorización para contraer deuda no es una carta blanca para la administración Macri. “La colocación de la deuda tendrá que venir a la Legislatura para analizar las tasas y plazos, antes de ser ratificada”, explicó a Página/12 el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, el kischnerista Juan Manuel Olmos.

Además del presupuesto y la creación del Fondo de Infraestructura Social, la Legislatura se aprestaba a aprobar anoche la Ley Tarifaria y el Código Fiscal, un paquete cuya principal novedad es el aumento del impuesto por Alumbrado, Barrido y Limpieza, que elevará la recaudación en unos 440 millones de pesos, lo que representa un incremento promedio del 60 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

El futuro ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, cuando explicó en la Legislatura su proyecto.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.