EL PAíS

Moyano apretó el acelerador 24 horas después de la asunción de CFK

El líder de la CGT dijo que él y sus muchachos no fueron a la Plaza de Mayo porque les advirtieron que podría haber provocaciones. Alertó que acompañaría al nuevo gobierno si se respeta a los trabajadores.

El día de la asunción de Cristina Fernández de Kirchner, Hugo Moyano no concurrió a la jura de ministros en Casa de Gobierno, ni movilizó al gremio de camioneros a la Plaza de Mayo. Ayer, en un estridente discurso durante un acto de su sindicato en el estadio Obras Sanitarias, el líder de la CGT lanzó una advertencia a la flamante presidenta: “Siempre y cuando tengamos posibilidad de mantener coherencia en la defensa de los derechos de los trabajadores, vamos a acompañar. Pero si esto no ocurre, estaremos en la vereda de enfrente”, alertó. Así, el jefe cegetista no dejó pasar un día para dar señales a la Rosada que alimenten la idea de que el vínculo entre el sindicato y el Gobierno será, cuanto menos, de negociaciones y sobresaltos.

Desde su tribuna predilecta, junto a las banderas verdes de sus camioneros con los que celebró el traspaso al sindicato de los choferes que distribuyen aguas minerales, gaseosas y cervezas, Moyano hizo una demostración de fuerza y convocatoria. Ya en su discurso, luego de la amenaza, se encargó de justificar la notoria ausencia de los gremialistas: en la asunción. “Hubo una movilización a la Plaza de Mayo de la que a nosotros nos hubiese gustado participar y, seguramente, con todo el conjunto de nuestras ramas hubiéramos llenado gran parte de la plaza. Pero nos dijeron 48 horas antes que iban a provocar a nuestra gente para crear una situación dificultosa”, explicó.

Moyano aclaró que la decisión de no participar del evento fue para evitar que triunfaran quienes “quieren hacernos parecer permanentemente como los responsables de algún tipo de disturbio”. “Por eso no fuimos. Pero yo les digo a ustedes que no va faltar mucho tiempo para que solamente los camioneros llenemos la Plaza de Mayo”, arengó.

Ante la pregunta de quiénes fueron exactamente los que advirtieron sobre los posibles disturbios, desde el entorno de Moyano aseguraron que eso “sólo lo sabe él”. Y, tomando como argumento los enfrentamientos que efectivamente sucedieron en la plaza, defendieron la posición de su líder: “Una cosa es que se enfrente gente de dos municipios del conurbano. Otra muy distinta es que ahí estén los camioneros, porque te infiltran a veinte o treinta monos y sabés la que se arma...”.

“No nos equivoquemos, los dirigentes pueden ser muy lúcidos, muy capaces. Los dirigentes pueden ser rosqueros, pero si no tienen el apoyo de la gente, el dirigente no existe”, gritó el jefe cegetista en medio del clamor de la concurrencia reunida en el estadio. “Por eso yo me siento representado por ustedes, que son los que me dan el apoyo permanente, compañeros”, agregó.

El dirigente al que hizo alusión, sin nombrarlo, es el líder de los gastronómicos, Luis Barrionuevo, quien pretende desbancarlo de la conducción de la central sindical. Las palabras de Moyano representan “una amenaza a un gobierno que asumió hace 24 horas” y constituyen “un desconocimiento absoluto de todo cuanto hizo el presidente Néstor Kirchner en el campo laboral”, replicó un barrionuevista que también prefirió el anonimato.

Por la mañana, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, había optado por mostrarse conciliador al minimizar su ausencia en el Salón Blanco de la Casa Gobierno. Dijo no tener la “menor idea” del motivo del faltazo y destacó la “relación respetuosa” que el Gobierno mantiene con el gremialista. En su discurso desde el Congreso, Fernández de Kirchner había dicho que no venía a convertirse “en Presidenta para resguardar la rentabilidad de los empresarios; tampoco para meterme en una interna sindical”. Esta declaración, enmarcada en un contexto de inflación y de pacto social, ya había motivado varios enfrentamientos entre la cúpula sindical y el Gobierno. Esta vez, la excusa para el roce fue el festejo por un aumento salarial en el convenio colectivo de la rama de trabajadores de aguas gaseosas. Mañana, puede ser otra.

Compartir: 

Twitter
 

El camionero Hugo Moyano, líder de la CGT, hizo su demostración de fuerza desde Obras Sanitarias.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.