EL PAíS › MAS PROTESTAS CONTRA JUAN CARLOS TIERNO EN SANTA ROSA

Las adversidades de un intendente

No abundan casos similares. Un apodo es una designación social que cristaliza a través del tiempo y no es arbitrario, como un nombre, sino motivado en algún aspecto de la historia o el cuerpo. Un mote es una sentencia por tiempo indeterminado. Y no es fácil modificar el bautismo elegido por un grupo. Cualquiera que lo haya deseado lo sabe: no se conmuta así nomás una condena de esta clase. Juan Carlos Tierno (PJ), el intendente de Santa Rosa, lo hizo. Toda la vida se lo conoció, amablemente, como “el loco Tierno”. A fuerza de escándalos y controversias, en apenas un mes y medio al frente del municipio de la capital pampeana logró trocar aquel sobrenombre por uno bastante gráfico y mundano pero –con perdón de la investidura– un poco menos civilizado: “el sorete Tierno”.

Justamente con esas palabras se denomina un hilarante blog dedicado a sus andanzas (elsore teestierno.blogspot.com), donde se acumulan denuncias y se convocan nutridas manifestaciones en su contra. Bajo la consigna “reírse en la cara de quien te quiere joder es la forma más sublime de la resistencia”, el sitio web llama a la protesta “para defender la libertad y rechazar la pretensión que tiene The Big Soret de instaurar un régimen fascista en Santa Rosa”. Hoy mismo, a las 20, se realizará una nueva marcha en rechazo a sus medidas. Una síntesis de las cuales podría hacer suspirar a otros jefes comunales:

- creó de facto una policía propia;

- aumentó hasta un 49 por ciento las tasas municipales;

- incrementó hasta un mil por ciento las multas de tránsito;

- expulsó a lavacoches y malabaristas de las calles;

- prohibió que menores de 12 años circulen en bicicleta;

- se enfrentó con los trabajadores del municipio;

- calificó sucesivamente de “zurdos”, “depravados morales”, “sediciosos” y “subversivos” a los opositores que lo acusan de “autoritario”.

El mismo intendente encabezó unos cuantos operativos policiales para vigilar el cumplimiento de sus disposiciones. El corolario de su protagónico “hágalo usted mismo” fue noticia hace diez días: quiso hablar en un acto convocado por la multisectorial agrupada en su contra y fue corrido a gritos y escupitajos. El viernes pasado, otra marcha llegó hasta su casa, que terminó con pintadas poco amistosas en las paredes y un vidrio menos.

La mayoría de las polémicas resoluciones fue tomada por Tierno ad referéndum del Concejo Deliberante, que aún no pudo sesionar en forma extraordinaria porque el opositor Frente Pampeano se niega a concederle quórum hasta que no dé marcha atrás con las medidas.

Inscripto en la boleta del Partido Justicialista, apoyado en un discurso amigo de la mano dura, Tierno fue electo el año pasado y asumió el 10 de diciembre. “Es nuestro Martin Luther King”, proclamó su vice, Luis Martínez. No era un desconocido. Su trayectoria puede rastrearse al menos desde 1984, la época en que, como abogado, oficiaba de asesor del gobernador Rubén Marín. Fue por entonces cuando la oposición elevó un pedido de informes –que nunca consiguió prosperar– para aclarar si Tierno había golpeado a una mujer. Ya bajo la gobernación de Carlos Verna, fue ministro de Gobierno, en una gestión que acumuló denuncias por apremios ilegales y detenciones arbitrarias por parte de la policía, delitos que él consideró daños colaterales. Lo cual no impidió que terminara renunciando el día en que iba a ser interpelado por la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de la Nación.

Compartir: 

Twitter
 

Un blog reúne denuncias y se burla del polémico funcionario.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.