EL PAíS › LAS PRIMERAS REACCIONES EN EL PERONISMO FEDERAL

Unidos para que no los devoren

 Por Werner Pertot

Aunque muchos referentes del Peronismo Federal tomaron nota de que la candidatura de Mauricio Macri tambalea, la primera reacción fue salir a defenderlo. Uno de los principales dirigentes de Francisco de Narváez en Capital Federal, José “Pepe” Scioli, sostuvo que su fuerza garantizará “el respeto absoluto a las instituciones”. El coloradismo cuenta con dos legisladores. Por su parte, el duhaldista Eduardo Amadeo advirtió que “quien agrede a Macri le hace el juego a Kirchner”. Felipe Solá se tomó unas breves vacaciones, por lo que no habló. Unas anginas hicieron lo propio con Eduardo Duhalde, quien –según sus allegados– saldría a apoyar a Macri, como lo hizo con el procesamiento en primera instancia.

La declaración del espacio de De Narváez fue tibia: no se sumó a la denuncia macrista de los jueces, sino que meramente advirtió que no iría inmediatamente por la cabeza del jefe de Gobierno. “Es importante que, en una Argentina en la que el gobierno nacional ha tomado decisiones que han deteriorado claramente la calidad institucional, seamos los garantes del respeto absoluto de las instituciones”, sostuvo Pepe Scioli, quien pidió tratar “este tema con suma responsabilidad por parte de todas las fuerzas políticas”. “Debemos garantizarles a los porteños que la calidad institucional de la ciudad no será dañada y que desde ningún espacio se intentará obtener réditos electorales de esta situación”, insistió Scioli.

Otro de los referentes de De Narváez y amigo personal de Macri, Emilio Monzó, fue más contundente, aunque aclaró que lo hacía a título personal.

“El fallo es un disparate, es un fallo político y no jurídico”, planteó. “Confío en que la Justicia pondrá las cosas en su lugar. Esto no afecta para nada el potencial de Mauricio Macri como candidato a presidente”, interpretó el dirigente bonaerense.

Por su parte, el diputado Eduardo Amadeo hizo una admonición dedicada a todos los integrantes del Grupo A. “Quien agrede a Macri le hace el juego a Néstor Kirchner, aunque se diga opositor. Mañana la Side puede ocuparse también de ellos.” En la misma línea piensa seguir el ex presidente Eduardo Duhalde, quien está en reposo por una angina. Según sus allegados, en los próximos días piensa reiterar su respaldo a Macri con esta causa: “Yo creo que Macri es buena persona, un tipo honesto y esta operación fue hecha por la Side y se va a solucionar”, había dicho el ex mandatario. “Para mí a Macri le plantaron a Ciro James”, había asegurado.

El duhaldista y aliado de PRO en Entre Ríos, Héctor Maya, también prestó sus servicios: sostuvo públicamente que se había encontrado sin testigos en un restaurante con Norberto Oyarbide y el juez le había dicho que se lo iba a “llevar puesto” a Macri sin pruebas y por orden del gobierno nacional. La incomprobable conversación le sirvió al PRO como argumento para intentar recusar al magistrado.

Por su parte, Solá, ex aliado de Macri, no habló por una simple razón: aceptó una invitación de Ramón Puerta para pasar cuatro días en las Cataratas del Iguazú, en Misiones.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.