SOCIEDAD › LA CONVOCA EL GOBIERNO PORTEñO ANTES DE LICITAR EL SERVICIO DE HIGIENE URBANA

Audiencia pública por la recolección

Los vecinos podrán opinar sobre el sistema que entrará en vigencia en un año: contenedores en toda la ciudad, separación domiciliaria de residuos y participación de las cooperativas de cartoneros. Ya no habrá que dejar la bolsa en la vereda.

 Por Eduardo Videla

El pliego para licitar el servicio de recolección de residuos en la ciudad de Buenos Aires se debatirá en una audiencia pública el próximo 27 de julio. De allí saldrá la versión final del nuevo contrato que, licitación mediante, comenzaría a regir en agosto de 2011, meses antes de que finalice la gestión de Mauricio Macri. El modelo que se pondrá en marcha entonces incluye la separación domiciliaria de residuos, la instalación de contenedores en toda la ciudad y la recolección diferenciada de húmedos y secos, con participación de las cooperativas de cartoneros. El costo del contrato, a precios de hoy, se estima en unos 1400 millones de pesos anuales.

La audiencia pública se llevará a cabo a las 11 en el teatro Sarmiento, ubicado en el predio del Jardín Zoológico. “Allí se discutirá el modelo que desde el 26 de abril fue sometido a un proceso de consulta con las empresas que actualmente prestan el servicio, las cooperativas de recuperadores urbanos y organizaciones ambientalistas y de la sociedad civil”, informó ayer el ministro de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli. El proceso fue facilitado y monitoreado por las ONG Cambio Democrático y Poder Ciudadano.

El último contrato venció en febrero último y ahora rige una prórroga hasta el 19 de agosto. Según explicó Santilli, se convocará a un concurso público de precios para formalizar una contratación directa hasta que se adjudique la licitación. En forma paralela, ante el reclamo de vecinos, el ministerio está licitando la recolección en tres barrios (Liniers, Mataderos y Villa Luro) donde ahora presta servicio el Ente de Higiene Urbana estatal. Este contrato también será por un año y la zona luego se integrará a una de las que serán adjudicadas en la licitación principal.

Como informó Página/12 en abril último, la nueva licitación incluirá sólo la recolección de los residuos húmedos (no reciclables), el barrido y la limpieza de calles, mientras que los residuos secos (materiales reciclables) serán recolectados por cooperativas de cartoneros o empresas sociales, que serán seleccionadas mediante un concurso público. Para eso será imprescindible que los vecinos realicen la separación de secos y húmedos en su domicilio.

¿Qué cambiará en la recolección de húmedos? Se va a dividir la ciudad en tres zonas (hoy son cinco), mientras que el área testigo, más reducida, continuará a cargo del Estado porteño. Los vecinos ya no deberán dejar la bolsa en la vereda pues en cada cuadra habrá uno o más contenedores. En las zonas de mucha densidad de población se instalarán containers de tres mil litros, el triple de capacidad que los actuales. El plazo de la concesión será de cuatro años, con uno de prórroga, por lo cual no necesita ser analizado por la Legislatura.

Respecto de los residuos secos, habrá tres sistemas de recolección: a los 6000 contenedores de tapa naranja que ya están instalados se agregarán los llamados “puntos blancos”, que consisten en containers de mayor tamaño, ubicados cada cuatro cuadras, adonde los vecinos deberían llevar sus materiales reciclables. Unos y otros serán levantados por camiones del Ente de Higiene Urbana estatal, que trasladarán los materiales hasta los centros verdes, donde las cooperativas de cartoneros harán la clasificación. Estas cooperativas, además, podrán ofrecer el servicio “puerta a puerta” para los vecinos que no quieran o no puedan trasladar los residuos secos hasta el contenedor. Para ello funcionará un 0-800, adonde los vecinos deberán llamar para recibir el servicio.

El sistema de recolección de secos fue producto de una negociación con las organizaciones de cartoneros. De ella surgió que las zonas donde actualmente trabajan las cooperativas no serán sometidas a concurso: Núñez, Belgrano, Palermo, el microcentro, Congreso, Once, Caballito y Flores. El resto de la ciudad se dividirá en ocho zonas, que serán adjudicadas a otras tantas cooperativas.

Para las cooperativas habrá un sistema de scoring, con pérdida de puntos cuanto cometan infracciones como separar residuos en la calle, romper bolsas o permitir el trabajo infantil. El mecanismo sufrió algunas modificaciones respecto de la propuesta inicial, que no permitía el trabajo de cartoneros independientes. Ayer, Santilli aseguró que “se hará todo lo posible para incorporar y formalizar a todos los cartoneros, pero no se va a prohibir la actividad de recuperadores independientes”.

Compartir: 

Twitter
 

Los vecinos ya no deberán dejar la bolsa en la vereda, pues en cada cuadra habrá uno o más contenedores.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared