EL PAíS › DEUDA, CAíDA DE LA ACCIóN Y SIN DIVIDENDOS

El laberinto Eskenazi

Las acciones de YPF se desmoronaron ayer 28,7 por ciento en la Bolsa de Buenos Aires y 32,7 por ciento en la de Nueva York. Eskenazi tiene una elevada deuda por la compra de acciones.

 Por Cristian Carrillo

Las acciones de YPF sufrieron ayer el peor derrumbe de precios desde 2009, al ubicarse en los mismos valores mínimos de ese año. Los papeles de la petrolera cedieron 28,7 por ciento en la Bolsa porteña, mientras que en Wall Street –tras un día y medio de estar suspendida su cotización– perdieron el 32,7 por ciento. Como resultado, la capitalización bursátil de la empresa, que ahora se ubica en torno de los 5160 millones de dólares, se encuentra en una tercera parte de los 16.000 millones que representaba a principio de año.

Este derrumbe deja en una situación financiera cada vez más frágil al Grupo Petersen, que detenta el 25 por ciento del paquete accionario. La decisión oficial de hacerse cargo de la petrolera y de suspender la distribución de dividendos para comenzar obras de inversión complica la disponibilidad de flujos para que el grupo que conduce la familia Eskenazi pueda afrontar un pasivo de 2900 millones de dólares, que utilizó para la compra de su parte en YPF.

La operación de Eskenazi para hacerse del 25 por ciento de YPF se realizó en dos tramos. El primero, por 2235 millones de dólares, para adquirir el 14,9 por ciento de la filial argentina. En este caso, el Grupo Petersen aportó sólo 100 millones de dólares. El resto correspondió a un préstamo de Repsol, por 1015 millones, y de un pool de bancos, por 1018 millones. Ese grupo de entidades estaba conformado por el Crédit Suisse, Goldman Sachs, BNP Paribas y Banco Itaú Europa. El segundo tramo fue el año pasado, por un 10 por ciento adicional del paquete, a partir de un crédito de 1400 millones de dólares a cinco años, que aportaron nuevamente Repsol (730 millones de dólares) y los bancos Itaú, Standard Bank, Crédit Suisse, Santander y Citi (670 millones).

El acuerdo era que Eskenazi pagaría la deuda con los dividendos que fuese a obtener por su participación en YPF. Aprovechando la agresiva política de distribución de dividendos que llevó a cabo Repsol, Eskenazi logró saldar casi 600 millones de dólares con los bancos. No obstante, le restan 1170 millones de dólares del crédito bancario, más los 1745 millones que le facilitó Repsol.

Con la distribución de utilidades frenada, por lo menos, en los próximos dos años, según adelantó el viceministro de Economía, Axel Kicillof, Eskenazi se queda sin su principal fuente de ingreso. Otra posibilidad es que venda la totalidad de sus acciones. Sin embargo, la pérdida que sufrió la capitalización de YPF no le resulta atractivo. A los valores actuales de unos 5000 millones de dólares, el 25 por ciento (1250 millones) no alcanzarían para cumplir con todos sus acreedores. En este caso, Repsol es la más perjudicada, porque los bancos tienen prioridad de cobro. El Grupo Petersen resaltó ayer que “los créditos (sus condiciones) aún están vigentes” y que la compañía se encuentra “analizando distintas alternativas financieras, junto con el pool de bancos que los respaldan”.

Compartir: 

Twitter
 

El Grupo Eskenazi todavía debe 2915 millones de dólares por el 25 por ciento de YPF.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.