EL PAíS

Un caso chileno en Argentina

La Cancillería tiene pendiente la resolución de un pedido de extradición contra un represor. Pero no se trata de un militar argentino sino de un chileno. Luis Joaquín Ramírez Pineda fue arrestado el 13 de septiembre del año pasado en el hotel Claridge, en Buenos Aires. Fue comandante del Regimiento de Artillería Tacna, donde fueron llevados los prisioneros de La Moneda después del golpe de Estado de Augusto Pinochet. El juez francés Roger Le Loire ordenó su arresto por la desaparición del médico Georges Klein, quien fue asesor presidencial del presidente Salvador Allende. Ramírez Pineda está detenido en un departamento de Palermo desde hace nueve meses y el gobierno argentino debe decidir si lo envía a Francia para que sea juzgado por “secuestro seguido de torturas”. Pero luego de que Le Loire concretara el pedido de extradición del represor, la Justicia chilena reclamó que, en vez de enviarlo a Europa, el militar vaya a su país. Si bien la Cancillería argentina aún no dio a conocer su resolución, durante la gestión de Carlos Ruckauf había intención de inclinarse por el reclamo chileno, ya que implicaba el reconocimiento del principio de territorialidad por sobre el de jurisdicción universal. Este que permite que los acusados de delitos de lesa humanidad sean juzgados fuera del país en el que los cometieron. Le Loire reclama a Ramírez Pineda porque Klein es de origen francés, pero el juez español Baltasar Garzón procesó a militares argentinos porque según la ley española, el delito de genocidio puede ser perseguido sin importar el lugar donde se perpetró. La defensa de Ramírez Pineda argumentó que la víctima perdió la nacionalidad francesa al adoptar la chilena, pero el abogado del gobierno francés, Alberto Zuppi, explicó que para el derecho de ese país la pérdida no es automática. “Para eso debía hacerse una declaración formal ante las autoridades consulares”, afirmó al contestar el argumento de Ramírez Pineda. Zuppi espera que el militar sea llevado a Francia ya que considera que en Chile no están dadas las condiciones para que el represor sea juzgado y que ocurriría lo mismo que con el caso de Pinochet: Inglaterra lo mandó a Santiago en vez de a Madrid y el dictador no fue condenado.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Un caso chileno en Argentina
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.