EL PAíS › LA INDUSTRIA DE ALIMENTOS ALERTó SOBRE EL RIESGO DE DESABASTECIMIENTO A CENTROS URBANOS

El lockout que cortó la cadena

La falta de materias primas para la industria avícola y la imposibilidad de transportar la leche fresca a los centros de consumo son sólo dos síntomas de un cuadro que se agrava por los lockout combinados de productores y transportistas.

 Por Sebastián Premici

“Estamos esperando que los que están llevando adelante este tipo de medidas (lockout agropecuario y de transportistas) recuperen la sensatez, no sólo por todo lo que significa para el que transita por las rutas, sino también por el riesgo de que terminemos desabasteciendo a los grandes centros urbanos.” El fantasma de la falta de alimentos fue mencionado ayer por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, luego de anunciar en Casa Rosada la liberación de un millón de toneladas de trigo para exportación. El mismo fantasma fue avivado por la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), que puso un alerta sobre “las graves consecuencias que ya se están generando en la industria alimentaria”, y por el Centro de la Industria Lechera, que aseguró que en los próximos días se deberá tirar leche, que se sumarán a los millones de litros que ya se perdieron. Mientras tanto, el sector exportador de agroalimentos está de parabienes. Entre enero y abril de este año sus ventas superaron en un 10 por ciento a las del mismo período del año pasado, con lockout incluido.

Cada vez más sectores hablan de desabastecimiento. La tercera etapa del lockout agropecuario sumado al lockout de los transportistas afectó en un primer momento a los comercios del interior del país. Sin embargo, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, puso ayer el alerta sobre un posible desabastecimiento en los grandes centros urbanos. En consonancia con este diagnóstico, un informe elaborado por la Cámara de Autoservicios y Supermercados Chinos indicó que ya hay faltantes de varios productos. En el caso de las harinas, sobre todo en primeras marcas, la retracción en la oferta alcanza el 65 por ciento. En el caso del aceite, el faltante alcanza el 85 por ciento.

Si bien es cierto que los ruralistas decretaron en varias oportunidades la no comercialización de granos, posible explicación para el faltante de harinas y sus derivados, un dato a tener en cuenta es que durante los primeros cuatro meses del año las exportaciones de agroalimentos aumentaron un 10 por ciento, en comparación con el mismo período del año pasado. Desde el Senasa indicaron que, a pesar del primer lockout agropecuario de marzo, que duró 21 días, en cuatro meses se exportaron 21 millones de toneladas de agroalimentos. Desde la Oncca indicaron a PáginaI12 que durante abril el movimiento de los camiones que transportan habitualmente granos se cuadruplicó, en comparación a otros meses.

“Los exportadores compraron en octubre del año pasado 7 millones de toneladas de trigo, antes de que se iniciase la cosecha. Cuando vieron que se complicaba todo, empezaron a embarcar. Lo que hicieron fue sacar rápido sus exportaciones, entre diciembre, enero y febrero. Comprometieron sus ventas al exterior antes de garantizar el abastecimiento interno”, graficó a este diario un dirigente de la Federación de la Industria Molinera. Por los cortes de ruta y la no comercialización de granos, hay 22 molinos cerrados (más del 30 por ciento de la industria frenada). Sin embargo, desde la Oncca indicaron que actualmente los molinos tienen un stock aproximado de un millón de toneladas de trigo.

El Centro de la Industria Lechera emitió un comunicado en el que expresó que, “de no levantarse los bloqueos de las rutas, no será posible evitar la penosa situación de tener que tirar leche”. La empresa SanCor indicó a PáginaI12 que ya se vio obligada a tirar más de un millón de litros y que varias de sus fábricas cortaron la producción de algunos derivados, como los quesos. La oferta de productos lácteos y de carne, tal cual informó la cámara de supermercados chinos, tuvo una retracción del 70 por ciento.

Los sectores de la carne y avícola también amenazan con el desabastecimiento. El titular del Centro de Procesamiento Avícola, Roberto Domenech, aseguró que en los próximos días deberán matarse miles de pollitos por falta de alimento balanceado. Por su parte, Alberto Williams, representante de las carnicerías de Capital Federal, señaló que a partir del viernes “los frigoríficos podrían restringir su oferta en un 50 por ciento”, a pesar de que ayer ingresaron a Liniers 8473 cabezas de ganado. Desde la Oncca indicaron a este diario que el nivel diario de faena ronda las 20.000 cabezas, cuando en días normales es de 45.000.

Compartir: 

Twitter
 

En los criaderos de pollos advierten que se verían obligados a sacrificar millones de pollitos por falta de grano para alimentarlos.
Imagen: Diego Giudice
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.