EL PAíS › RANDAZZO NEGó HABER RECIBIDO UN OFRECIMIENTO DE LA CIUDAD

Macri y su propuesta fantasma

El jefe de Gobierno porteño se reunió ayer con un grupo de legisladores e insistió en su argumento de que necesita los recursos para aceptar el subte. Luego dijo que había enviado una propuesta a la Nación, pero lo desmintieron.

 Por Werner Pertot

Con cuatro días sin subte, Mauricio Macri convocó a los bloques de la oposición porteña, menos al interbloque kirchnerista. No todos asistieron, pero los que lo hicieron le cuestionaron al jefe de Gobierno que no se hace cargo del subte y que no dialoga salvo cuando está en crisis. Macri les dijo que no cuenta con los fondos para aceptar el traspaso del subte y les pidió que lo ayuden a encontrar una solución, a lo que le respondieron que él “fue votado para gobernar”. Los legisladores salieron con la idea de que vieron a “un jefe de Gobierno desorientado”. En tanto, Macri sostuvo que el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, ya tiene una propuesta del gobierno porteño para aceptar el subte. “Yo no tengo ninguna propuesta. Macri miente y es una irresponsabilidad lo que está diciendo”, lo cruzó Randazzo.

Ante la última crisis por la recolección de basura, Macri inauguró las reuniones con los opositores no kirchneristas. El jefe de Gobierno les prometió entonces que iban a tener encuentros periódicos, pero en dos meses no los volvió a convocar. Tampoco contestó sus pedidos de informe. Con el paro del subte, ayer volvieron a recibir su llamado los jefes de bloque de la oposición, que se reunieron antes y acordaron ir con un documento de cuatro puntos. En tanto, el jefe de la bancada de Buenos Aires para Todos, Fabio Basteiro, rechazó la invitación. “No vamos a participar de un ámbito donde se excluyan a algunos bloques legislativos. Es hora de que Macri tome este tema de forma seria y madura para solucionar la problemática del subte”, consideró Basteiro.

Concurrieron Julio Raffo (Proyecto Sur), Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica-ARI), Claudio Presman (UCR), Alejandro Bodart (MST), Daniel Amoroso (Unión Federal) y el aliado PRO Juan Pablo Arenaza. Los recibieron Macri y la vicejefa María Eugenia Vidal, escoltados por el jefe de bloque PRO Fernando de Andreis. Al llegar, los opositores le presentaron sus cuatro puntos, a saber:

- “Exigimos que de inmediato se haga cargo de sus responsabilidades para garantizar el normal funcionamiento del servicio de subterráneos.”

- “Que reclame, a su vez, las inversiones comprometidas por la Nación.”

- “Repudiamos al Gobierno de la Ciudad, al gobierno nacional y a la empresa concesionaria por su irresponsabilidad manifiesta.”

- “Que el gobierno porteño asuma de forma seria la fiscalización y control del estado de los subtes, con intervención de la Auditoría porteña.”

Macri leyó estos puntos por arriba y volvió a su plan original: les hizo un informe de lo que costaría –según sus cálculos– hacerse cargo del subte. Dijo que sólo en mantenimiento hacían falta “mil millones de pesos”, una cifra a la que supuestamente llega luego de descontar los aportes nacionales y el aumento de la tarifa a 2,50 pesos. También afirmó que eran necesarios unos 10 mil millones de pesos en inversiones. El jefe de Gobierno aseguró que no ve posibilidades de acuerdo con la Nación y lamentó la existencia de “un doble comando sindical”. También se quejó de que no puede encontrar la cuenta del Banco Nación donde el gobierno nacional está depositando parte de los fondos destinados a Metrovías.

Raffo y Ferraro le reprocharon que no hubiera convocado a todos los bloques. “Esta no es una reunión de partidos, sino del jefe de Gobierno con los bloques legislativos. Tendrían que haber invitado a todos”, le dijeron. Cuando Macri le pidió “buscar soluciones en conjunto”, le señalaron que sobre las cuestiones presupuestarias debe buscar soluciones él y no pedírselas a los opositores. “Usted fue votado para gobernar”, le recordaron. Cuando el antiguo reloj de la Sala de Acuerdos marcó una hora, Macri dio por concluida la reunión. A la salida, los legisladores coincidieron en que habían visto a “un jefe de Gobierno desorientado que no sabe para dónde ir”. “Salimos preocupados, porque el jefe de Gobierno no tiene una respuesta”, sostuvo Ferraro, quien cuestionó el operativo de 500 micros que lanzó la gestión PRO. Cuestan 200 mil pesos cada día.

En la reunión con Macri quedó claro que no llegaron a buen puerto las conversaciones que hubo entre Randazzo y el ministro de Gobierno, Emilio Monzó, y entre el titular de Sbase, Juan Pablo Piccardo, el subsecretario de Transporte, Guillermo Dietrich, y el de la CNRT, Eduardo Sícaro (ver aparte). En la gestión PRO dicen que hicieron una propuesta de aceptar el subte para lo que reclamaron inversiones de la Nación y que se destraben créditos del BID para nuevas obras.

Si había alguna posibilidad de acuerdo, Macri salió a dinamitarla. “Randazzo tiene una propuesta y la están analizando. El día que la Presidenta quiera, vamos a poder hacer un acuerdo. La solución depende de la Presidenta”, se desentendió el jefe de Gobierno. “No tengo ninguna propuesta. Macri miente y es un acto irresponsabilidad lo que está diciendo”, respondió Randazzo, quien recordó que hay “124 millones de pesos en el Banco Nación” y que en el ABL hay una recaudación por “la ley 25.514, que establece un fondo especial para la ampliación de la red de subtes y que acredita una recaudación de 2700 millones de pesos. Hay que preguntarle a Macri dónde está esa plata”. En su entorno veían difícil que se retome el diálogo entre la Nación y la Ciudad.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de Gobierno, Mauricio Macri, junto a Gabriela Michetti, insistió en que no quiere hacerse cargo del subte.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.