EL PAíS › CONVOCATORIAS EN TERRITORIO BONAERENSE

En todos los distritos

En el territorio bonaerense se multiplicaron los reclamos contra las violencias machistas en La Plata, Junín, Saladillo, Tandil, Pergamino, Olavarría, Chivilcoy, Mercedes, Trenque Lauquén, Azul, Pilar, San Miguel, San Pedro, Escobar, Brandsen, Pehuajó, San Nicolás, General Alvarado, Pinamar, Cañuelas, Mar del Plata y Bahía Blanca, donde se recordó a Micaela Ortega, la niña recientemente asesinada (foto).

“Este año Tandil volvió a gritar de furia para decir ¡Ni Una Menos! ¡Vivas nos queremos! ¡El Estado es responsable!”, contó a este diario Virginia Arhex, del Foro por la Promoción y Protección Integral de los Derechos de las Mujeres. “El año pasado la marcha por NiUnaMenos reunió a unas 10.000 personas, lo que la convirtió en una de las más convocantes de la historia de la ciudad. Eso permitió fortalecernos como actoras políticas a la hora de elevar reclamos al estado local, lograr escucha y que nos reciban cuando presentábamos preocupación frente a diferentes problemáticas vinculadas a los derechos de las mujeres”, contó Arhex. La convocatoria volvió a ser numerosísima. “El año pasado luchamos por lograr instalar Consejerías en Salud Sexual y Procreación Responsable en el Sistema Integrado de Salud local, se logró una adhesión unánime a la ley provincial pero aún falta que se reglamenten y se pongan en funcionamiento, por eso volvimos a marchar. Este año renovamos el pedido de creación de una Secretaría de las Mujeres dentro del organigrama del municipio y la creación de una comisión de Género en Concejo Deliberante. Si bien las largas luchas de las mujeres lograron que el municipio tenga el único refugio municipal de la provincia, seguimos luchando para que se refuercen sus equipos interdisciplinarios de recursos humanos. También, seguimos buscando visibilizar la inequidad en el acceso a la justicia por parte de mujeres víctimas de violencias y luchamos para que puedan acceder a la justicia y contar con patrocinio jurídico gratuito”, detalló.

En San Nicolás, la gente se concentró en la Plaza Mitre y marchó por las calles de la ciudad, como el año pasado, para regresar al punto de partida. “Yo marcho porque a pesar de este sombrío panorama y de las muertas que nos desgarran el alma todos los días, creo en la fuerza poderosa de las mujeres manifestándonos en las calles, uniéndonos en un grito que alguna vez deberán oír nuestros gobernantes. Para defender la vida. Para vencer el miedo”, contó a Página/12 Marité Gutiérrez, que formó parte de la columna del grupo Acción adolescente contra la violencia de género del Centro de Estudios e Investigación de la Mujer (CEIM). En un año, advirtió Gutiérrez, San Nicolás no cambió mucho en relación a la problemática de la violencia de género. “A la gestión municipal no le interesa en absoluto la temática, de hecho la comisaría de la Mujer y la Familia junto con el Centro Municipal de Atención se encuentran en un lugar alejado del centro de la ciudad, hay quienes tienen que tomar dos colectivos para llegar o caminar muchas cuadras. No cuentan con un lugar de intimidad para tomar la denuncia. En la Justicia lo de siempre, las medias cautelares salen, pero si los violentos no las cumplen, no hay sanciones, nadie controla”, detalló Gutiérrez, referente en la temática en la ciudad del norte bonaerense.

En Dolores la concentración fue convocada por el colectivo Alternativxs y el gremio docente Suteba. “Lo interesante de este año es que el grupo de Alternativxs se amplió y ahora estuvo en la organización un grupo de mujeres que se fueron sumando primero como víctimas y ahora como compañeras empoderadas que le dicen a la sociedad Vivas nos queremos!”, contó Cecilia Coronel, docente. Y relató que ella marchó porque “siento el dolor de cada compañera violentada, abusada, asesinada. Porque me asumo feminista, porque estoy convencida de que un mundo igualitario es la única manera de construir un mundo sano libre de violencias. Marché por la plena implementación de la Ley de Educación Sexual Integral, por una educación igualitaria que deconstruya los estereotipos de género, abono de las violencias cotidianas a las que muchas mujeres somos sometidas. Marché para seguir aprendiendo a ser una mujer libre en un mundo machista y opresor. Marché porque me quiero viva”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.