EL PAíS › ROVIRA SE REFIRIO POR PRIMERA VEZ A SU DERROTA EN UNA SOLICITADA

“Buscaba un período más de gobierno”

 Por Werner Pertot

Tras cuatro largos y silentes días recluido en su residencia, el gobernador de Misiones, Carlos Rovira, se refirió por primera vez a la derrota que sufrió el domingo a manos del frente opositor que lideró el obispo emérito de Iguazú, Joaquín Piña, y que dio por tierra con su proyecto de modificar la Constitución provincial para conseguir la reelección indefinida. Para romper el silencio no utilizó un acto de inauguración de obras ni habló con la prensa, sino que se limitó a publicar una tímida solicitada, titulada “Carta a los misioneros”, en un medio local. En la misiva explicó que tan sólo buscaba “un período de gobierno” más y no quedarse eternamente. También expresó su “amor incondicional” a quienes no lo votaron.

La última aparición pública de Rovira fue el domingo cuando se dirigió a votar. Allí se desató una batalla campal entre camarógrafos y custodios, que repartieron golpes, puntapiés y empujones. En la gresca, robaron los celulares y grabadores de varios periodistas. “Hoy habla el pueblo de Misiones”, fue lo único que alcanzó a decir el gobernador, estrujado por una sólida masa humana, antes de subirse a su auto y huir a toda velocidad de la escuela donde debía votar. Luego volvió al silencio.

La retracción posterior a la derrota fue tan notoria que los medios locales llegaron a especular con que Rovira se había ido de viaje a Francia, tierra donde recibió la Legión de Honor y cuyo idioma habla a la perfección. “Venden carne podrida. El sigue en Posadas”, explicó a Página/12 un allegado al gobernador.

“Ahora no llamamos a conferencia de prensa, porque no sabemos lo que podía pasar”, aseguraron en su entorno sobre la decisión de hablar a través de una solicitada en la que aparece una foto del gobernador serio, algo distante. “La fotografía lo muestra más joven. Es de la primera campaña”, confesaron en su círculo íntimo. Rovira sostuvo que la elección fue una “ejemplar expresión del soberano de mi provincia”. El ex discípulo de Ramón Puerta –con quien se enfrentó en 2003 y a quien le atribuyó el armado de un frente opositor– ensayó un moderado “reconocimiento a quienes han triunfado”.

El gobernador expresó su “gratitud, cariño y amor incondicional hacia todo el pueblo de Misiones, hacia aquellos que no han aceptado la propuesta que les he realizado”, y se ocupó de aclarar que buscaba únicamente “un período de gobierno” más, tras ocho años de gestión.

Rovira agradeció en particular a “aquellos ciudadanos que, de manera esforzada, en las peores condiciones imaginables, con lealtad, entrega total, con el sacrificio que significa el impulso de un proyecto político, han volcado su tiempo, su corazón, sus bienes y esperanzas para lograr completar y perfeccionar en un período más de gobierno, el camino trazado para hacer sustentable el desarrollo provincial”.

También destacó que “el proyecto Renovador en marcha tiene mucho para dar a la sociedad misionera y está más vigente que nunca”. Por ahora, no hubo ni atisbos de una reunión de gabinete para evaluar la derrota y quién podrá ser el candidato en 2007. “Lo que está faltando es decir que el Presidente no tiene que ver con lo que pasó acá”, se autocriticó el allegado al gobernador, cuya solicitada concluyó en un registro algo extraño para el resultado electoral que obtuvo: “Hasta la victoria, siempre”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.