EL PAIS

La actitud Buenos Aires fue el rechazo de vecinos y dirigentes

Hasta los legisladores aliados de Telerman se plantaron contra el aumento del ABL y uno de ellos presentó un recurso de amparo. Críticas de constitucionalistas y vecinos.

 Por Eduardo Videla

La rebelión contra el impuestazo decretado por Jorge Telerman configuró un abanico que fue desde la Legislatura –incluidos los propios aliados del jefe de Gobierno–, hasta dos constitucionalistas (que opinaron que una medida de esta envergadura no debía ser adoptada por un decreto del Ejecutivo) pasando por los vecinos más indignados, que habían organizado un cacerolazo para el viernes. El único apoyo que había logrado venía del macrismo. Con ese escenario, la decisión de suspender la decisión por 30 días logró apaciguar las protestas. El debate, ahora, pasará a la Comisión de Reforma Tributaria, integrada por legisladores y representantes del gobierno. Esta comisión fue creada hace más de tres años, pero nunca se puso en marcha: con esos antecedentes, no será fácil lograr un acuerdo en un mes.

La reacción más sorprendente contra el revalúo dispuesto por Telerman fue la presentación judicial realizada por el diputado Pablo Failde, uno de los aliados del jefe de Gobierno en la Legislatura. “Me sorprendió la medida porque no fuimos consultados. Y veníamos de aprobar hace quince días una modificación al presupuesto, para que se pudiera llegar al 10 de diciembre con déficit cero”, dijo Failde a Página/12.

Failde había presentado, a primera hora de ayer, una medida cautelar de “no innovar” para que la Justicia suspenda el aumento, argumentando que la medida tenía “un neto corte recaudatorio”. “No va a resolver la inequidad en los tres meses que le quedan de gestión –agregó el legislador aliado–-. Ha sido una actitud muy poco prolija.” La causa quedó radicada en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario a cargo de Alejandra Petrella, que ahora debe decidir si le da curso a la presentación o si la posterga por treinta días.

Guillermo Smith, otro diputado aliado de Telerman, propuso “dejar sin efecto los aumentos y llamar a audiencias públicas para tomar las medidas con racionalidad y equidad”. Smith, titular del bloque Coalición Cívica, dijo que transmitía “lo sugerido” por la titular de esa agrupación, Elisa Carrió.

Desde el kirchnerismo, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Legislatura, Juan Manuel Olmos, destacó que la comisión que ahora convoca Telerman para tratar el tema “ya estaba creada desde hace más de tres años, sólo que el Ejecutivo envió sus representantes recién hace un mes”. Esa comisión está conformada por trece representantes: tres del Ejecutivo y diez de la Legislatura, integrada en forma proporcional por los bloques mayoritarios: cuatro macristas, tres kirchneristas y tres telermanistas.

Olmos cree que en treinta días la comisión “no va a poder sacar un dictamen”. Sospecha que “el macrismo va a intentar sostener esta reforma con espíritu recaudatorio, tal vez morigerada, excluyendo del aumento a la zona sur, pero nosotros no vamos a apoyar ningún aumento que le permita a Macri recaudar el año próximo 700 millones más”.

Para el legislador K, “no es necesario aumentar los impuestos porque la ciudad tiene recursos suficientes”. “Un aumento de impuestos enseguida se traslada al precio de los alquileres y éste, al costo de vida”, explicó el diputado, apelando a un argumento en sintonía con la Casa Rosada. Si se trata de buscar equidad, “lo que debe hacerse es una reforma global del sistema tributario de la ciudad”.

Los cuestionamientos también vinieron de parte de especialistas en Derecho Constitucional. Gregorio Badeni sostuvo que el incremento de las tasas por ABL “no es válido” porque “tiene que ser dispuesto por la Legislatura porteña, y no por el jefe de Gobierno”.

En esa línea, el abogado constitucionalista Daniel Sabsay afirmó que Telerman “está ejercitando una facultad que no le compete”, sin previo paso por la Legislatura, por lo que recomendó a los contribuyentes recurrir a la Justicia. Además, consideró “absolutamente abusivo” el incremento de las valuaciones fiscales, ya que “siempre los aumentos en materia fiscal o de otro tipo tienen que basarse en el principio de progresividad”.

“A mi entender, ha habido claramente una usurpación de facultades legislativas por parte del jefe de Gobierno porteño”, concluyó Sabsay. “Es cierto que las valuaciones fiscales están atrasadas –agregó–, pero haberlas hecho de una manera tan absolutamente abrupta creo que es algo absolutamente abusivo”, estimó. Y mencionó que “por las críticas de asociaciones de consumidores, ese cálculo por franjas muchas veces puede ser muy inequitativo, porque puede haber gente que tiene un departamento modesto en determinadas zonas más caras, y puede ser terrible que se le aumente más de 200 por ciento el valor de la propiedad”.

El decreto con la revaluación de los terrenos, publicado ayer en el Boletín Oficial, daba pie a un aumento del impuesto de ABL de entre 50 y 230 por ciento. Para establecer esas diferencias de porcentajes, el gobierno decidió dividir la ciudad en tres zonas: en los barrios de Puerto Madero, Norte, Palermo y Belgrano, el aumento promedio es del 150 por ciento; en la zona sur (desde las avenidas San Juan y Directorio hacia el Riachuelo) el incremento es del 50 por ciento; y en el resto de la ciudad (Caballito, Núñez, Agronomía, Villa Devoto, Liniers) sería de un 100 por ciento.

La reacción vecinal no se hizo esperar. Ayer, desde la ONG Proto Comuna Caballito convocaban a través de Internet a un “cacerolazo” contra el aumento en el ABL, para el viernes a las 20. Centenares de vecinos dejaron su mensaje de protesta en las radios, Y un blog abierto por el diputado Diego Kravetz, presidente del bloque K, había cosechado más de dos mil votos en contra del aumento (el 82 por ciento de las visitas) cuando se conoció la suspensión.

El diputado Héctor Polino, que preside la asociación Consumidores Libres, anunció que si se aprueba el impuestazo tal como lo decretó Telerman recurrirá a la Justicia porque “no fue discutido por el pueblo ni a través de sus representantes ni en audiencias públicas”.

“Telerman debe escuchar menos a Macri y más a los porteños”, recomendó Daniel Filmus, ministro de Educación y ex candidato a jefe de Gobierno. Filmus lanzó su propia convocatoria “para discutir una propuesta conjunta”, mañana a las 18 en la Manzana de las Luces.

También el ex jefe de Gobierno y diputado electo Aníbal Ibarra salió a criticar la medida: “Repartió fondos públicos de la ciudad y ahora quiere que la fiesta la paguen todos los porteños”, dijo de su sucesor. Y reiteró que Telerman “le hace el trabajo sucio” a Mauricio Macri.


Historias de idas y vueltas

No es la primera vez que Jorge Telerman debe dar marcha atrás a una de sus medidas de gobierno, antes de que comience a implementarse. La primera fue la propuesta de aumentar la tarifa del peaje en las autopistas porteñas para los autos que vinieran con un solo ocupante. La propuesta generó el rechazo de los automovilistas, de las asociaciones de consumidores y del arco opositor, entre otras razones, porque fue formulada en el período previo a las elecciones. Telerman cambió la idea: además del aumento a los conductores solitarios, premiaría a los que trajeran a dos o más pasajeros con una rebaja en el peaje. Pese a eso, una presentación del titular del Ente Regulador de la ciudad, Carlos Campolongo, quien demandó la celebración de una audiencia pública, detonó la suspensión del aumento. La audiencia se celebró en julio y todavía no se conoce el dictamen del Ente.

Otro antecedente más cercano es la consulta popular por el traspaso de la policía a la ciudad. Cuando las aspiraciones electorales de Telerman se esfumaron, la idea de la consulta fue archivada.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de Gobierno quedó solo con su propuesta, apoyado únicamente por el macrismo.
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.