ESPECTáCULOS › ENTREVISTA A TABARE RIVERO, LIDER Y CANTANTE DE LA TABARE

Una banda de culto a contramano

La mítica agrupación uruguaya presenta esta noche en ND Ateneo su último disco, Sopita de gansos. Pero lo que viene a mostrar es, en realidad, su trayectoria de 18 años de outsiders del rock.

 Por Martín Pérez

Un par de años atrás, cuando la banda uruguaya La Vela Puerca inició su proyección continental, un grupo de periodistas argentinos fueron invitados a presenciar un gran show del grupo en el Teatro de Verano de Montevideo. Uno de los momentos más emotivos del recital fue cuando su pequeño (e inmenso) cantante Sebastián Teysera apareció solo en el escenario con una guitarra e interpretó una hermosa canción acústica, Un romancero, un clásico del segundo disco de La Tabaré Riverock Banda, cuya interpretación no sólo sorprendió a los cronistas invitados –desconocedores del folklore rockero montevideano– sino también a todos los presentes, entre los que confiesa haber estado el propio Tabaré Rivero, líder del grupo.
“No sé si fue justo en ese show que decís o en otro muy similar, pero cuando los escuché cantar esa canción en el Teatro de Verano realmente me sorprendió, porque hasta entonces no era muy común que otra banda tocase un tema nuestro. Fue muy emocionante”, recuerda Rivero, que ha cruzado el charco para tocar esta noche con su grupo en el ND Ateneo, celebrando sus 18 años como banda con un show muy similar al que realizaron a fines del año pasado en Montevideo, lleno de invitados ilustres de ambas orillas.
A pesar de haber surgido en 1985, junto a la primera camada de grupos históricos del rock uruguayo de los ochenta –entre los que se destacaron Los Estómagos, Los Traidores y Los Tontos–, La Tabaré recién grabó su primer disco en 1987, cuando aquella ola ya estaba en retirada. “Nosotros terminamos siendo los que seguimos cuando se acabó todo”, aclara Rivero, que desde entonces cultivó eso de estar a contramano y ser un outsider de la misma escena que ayudó a crear. “Recuerdo que en el ‘88 ya había graffitis en Montevideo que decían que La Tabaré era una banda de culto, algo que tendría mucho más sentido si alguien lo escribiese ahora”, calcula este cantante que acusa 47 años y asegura haber visto en vivo a las bandas de la movida rocker uruguaya de principios de los años setenta. “Eso no es todo: me compré el primer disco de Almendra cuando salió, y de Manal sólo alcancé a tener El León, porque el primero nunca lo encontré”, afirma este fanático del rock argentino. Puente entre generaciones musicales, Tabaré también confiesa haber consumido lo mejor del Canto Popular: “Cuando terminó la dictadura tenía tanta necesidad de largar todo para afuera que me subí al rock y los casetes de esa época fueron al fondo del placard. Recién ahora ando recuperando lo mejorcito de ese descarte”.
Ese pasado pre-rocker de los ochenta es el que explica de alguna manera sus diferencias generacionales con las bandas de aquel momento. “Tal vez los gurises tenían la estética, nosotros teníamos el discurso del rock. Un discurso que fui perdiendo con los años, mientras que otros parecen haber ganado”, explica el cantante, que hace tiempo le sacó el agregado de Riverock a su banda y desde la tapa de su séptimo y último disco de estudio –el muy representativo Sopita de gansos– en su lugar se puede leer Milongón. “Pero eso no significa que hagamos milonga, sino que para nosotros ese nombre es un lugar de libertad, algo que nos permite hacer una chacarera o incorporar un cajón peruano. Siempre va a haber alguien que en los shows nos grite ‘bo, enchufá’, pero ya no nos importa, porque estamos bien cubiertos.” Como un adolescente que siempre ha tenido treinta años en un lugar del corazón, el discurso y la música de Rivero se han ido asentando con los años, y hoy parece estar en su mejor momento. “Para mí, esta es la época más linda del grupo. Además, otras bandas suelen mirar hacia el pasado cuando dejan de existir como tales, mientras que yo al pasado lo visito estando vivo. Y eso es algo único”, destaca.
Más viva que nunca se presentará entonces La Tabaré esta noche en Buenos Aires, acompañada por músicos y artistas amigos locales como Palo Pandolfo, Semilla Bucciarelli, Gillespi y Enrique Symns, entre otros. “A Symns lo conocemos de la Cerdos y Peces, y ya trabajamos con él en Montevideo”, explica Rivero. Mientras que desde Uruguay los invitados serán el mítico Fernando Cabrera –productor de Sopita de gansos, que aprovechará el viaje para presentarse como solista esta misma noche y el próximo sábado en Notorious-Gandhi– y el sorprendente Dani Umpi, que ya hizo un cover de Patada en el bajo beat, un tema del disco debut de La Tabaré. Además, como no podía ser de otra manera, también cruzarán el charco para acompañar el festejo de la banda tres integrantes de La Vela Puerca, entre ellos Teysera. “Pero no van a hacer con nosotros Un romancero, esa tal vez me la guarde para mí”, anuncia, sabio y contemporizador Tabaré Rivero, el hombre que cruzó mil inviernos, pero también llegó a más de una primavera.

Compartir: 

Twitter
 

Tabaré Rivero, uno de los grandes personajes del rock uruguayo.
 
ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.