SOCIEDAD › EL PADRASTRO DE MONICA VEGA, ACUSADO DE VIOLACION

El horror sobre el horror

 Por Raúl Kollmann

El tenebroso trasfondo de los casos de violación y asesinato de Avellaneda volvió a salir ayer a la luz. El padrastro de Mónica, la última niña violada y asesinada por Héctor “El Nene” Sánchez, fue detenido ayer acusado de violar a una joven de 21 años, a punta de pistola y en plena calle. Angel Jesús Méndez había declarado en la causa en la que fueron víctimas Marela Martínez y Mónica Vega e incluso acusó a su propia pareja, la madre de Mónica de ser la entregadora de la niña, porque la llevó a casa del Nene Sánchez a las dos de la mañana el día en que la violaron y la mataron. En el expediente original, el hermano del Nene, el Bebe Sánchez, podría salir en libertad la semana próxima por cuanto numerosos testimonios indican que estaba en su trabajo, una pizzería, en el momento que se produjeron las violaciones y asesinatos. En cambio su esposa, Adriana Frutos, estaría más comprometida.
El padrastro de Mónica fue detenido ayer y en su contra pesan numerosas evidencias, entre ellas el reconocimiento de su última víctima. La joven es hija de un funcionario estatal y, según trascendió, fue interceptada por Méndez en plena calle y violada en un descampado. Los investigadores le adjudican otras violaciones, pero en los tribunales de Lomas de Zamora quieren ver las pruebas, ya que es habitual que cuando detienen a un violador tratan de achacarle todos los hechos que la policía no tiene esclarecidos.
Los fiscales Oscar Hassan y Andrés Devoto ya conocen a Méndez porque sorpresivamente acusó a su pareja, la madre de Mónica, de ser la entregadora de la niña. La noche de su asesinato, la mujer concurrió a la casa de los Sánchez a una especie de fiesta y llevó consigo a Mónica. Casi de madrugada, la madre –obnubilada por el alcohol y la cocaína– regresó a su domicilio, pero dejó a Mónica con el Nene Sánchez, supuestamente porque éste se lo pidió. El fiscal Hassan, que instruye esa parte de la causa, deberá decidir si imputa a la madre de Mónica como cómplice o si, como resulta más probable, considera que no tuvo intención de facilitar la violación y la muerte sino que su estado de casi inconsciencia fue el factor que determinó que Mónica se quedara con el Nene Sánchez. Lo concreto es que el mismo Méndez que sembró dudas sobre su pareja, la madre de Mónica, ahora está preso acusado de violar.
En los próximos días habrá decisión sobre otro de los protagonistas del drama: El Bebe Sánchez, hermano del asesino. Según todos los testimonios, el Bebe se pasa la mayor parte del día y de la noche trabajando en una pizzería, por lo cual no tendría responsabilidad en las muertes y violaciones ocurridas cuando él estaba en su trabajo o durmiendo. Es más, el dueño de la pizzería declaró que le guardaba al Bebe el dinero del sueldo, ya que si lo llevaba a su casa, el hermano y su esposa le robaban la plata para comprar cocaína. Los investigadores creen que el Bebe –quien hizo la denuncia que destapó las violaciones y asesinatos– sabía lo que ocurría en su casa, pero al tratarse de un hermano no se lo puede imputar por encubrimiento.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.