PSICOLOGíA

“El acto sexual no une”

 Por F. B.

“El macho y la hembra no pueden procrear si no se produce entre ellos el acto de la copulación; este acto es la singularización”, escribió el filósofo y médico Avicena, en el siglo XI. Lo singular se singulariza con algo que no está identificado sino por la distinción del par. Esta distinción se obtiene por semejanza con la unidad. Es menester que haya dos, primero, y que se plantee el uno, para que se produzca la singularidad. La primera singularidad tiene lugar a partir de tres.

Cito a Avicena: “El primer singular es el tres, ya que el uno no es singular”. Uno no es singular; el uno confiere a los dos la posibilidad de producir la singularidad. Entonces, la singularidad viene en cuarto lugar. Toda estructura de producción y de creación proviene de la estructura ternaria: dos más uno; y todo lo producido y creado sólo puede advenir como singularidad emanando de tres.

El “acto de la copulación” está pensado como cuarto, y es producto, no de la unión, sino de la separación. Entonces, este acto cuarto tiene por efecto separar, dejando a todos ahuecados; el acto sexual no une, sino que separa.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • “El acto sexual no une”
    Por F. B.
 
PSICOLOGíA
 indice
  • [HTML]EL CAMPO SEXUAL EN EL ISLAM Y LA MODERNIDAD
    “Este es mi depósito en ti”
    Por Fehti Benslama
  • [HTML]
    POSDATA

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.