SOCIEDAD › MYANMAR ADMITIO QUE LLEGAN A 133 MIL LOS MUERTOS Y DESAPARECIDOS

Las cifras que dejó el ciclón

Por primera vez, la junta militar reconoció la magnitud de la tragedia en la ex Birmania. Dos millones y medio de personas están en riesgo y necesitan asistencia urgente de todo tipo. Siguen las dificultades para el ingreso de ayuda.

Al menos 133 mil personas fallecieron o desaparecieron en Myanmar (ex Birmania) por el paso del ciclón Nargis hace dos semanas, según confirmó ayer la junta militar que gobierna el país asiático. La televisión pública detalló el trágico saldo: 77.738 muertos, 55.917 desaparecidos y 19.359 heridos. Las organizaciones de asistencia advierten que hay 2,5 millones de sobrevivientes que necesitan urgentemente comida, agua, refugio y asistencia médica. Advirtieron, además, que el número de víctimas aumentará si la ayuda no llega inmediatamente a la isla.

Al respecto, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) subrayó la urgencia para que Myanmar acceda a semillas de arroz y fertilizantes para poder enfrentar la escasez de alimentos agravada por el Nargis. “Los agricultores perdieron la cosecha de marzo y abril, además de las semillas para una nueva siembra”, dijo en Bangkok el portavoz de la FAO, Diderik de Vleschauwer.

Mientras tanto, las fuertes precipitaciones de ayer castigaron aún más la región del delta de Irrawaddy, la más afectada por el ciclón, en el sur del país, uno de los más pobres y aislados del mundo.

En tanto, el comisario de Desarrollo de la Unión Europea, Louis Michel, anunció que más de 100 médicos asiáticos “obtendrían la visa y el permiso” del gobierno militar para ingresar hoy a Birmania. El permiso llega “después de dos días de negociaciones con el régimen militar para que aceptara la ayuda internacional”, dijo Michel.

Mientras tanto, la ayuda para las víctimas sigue llegando “lentamente e insuficiente”, según la ONU. El gobierno birmano dispone de seis helicópteros para abastecer la zona de catástrofe, señaló Steve Marshall, portavoz de la ONU en Bangkok. “Estamos trabajando en el lugar, pero necesitamos más ayuda y apoyo del gobierno”, dijo Marshall.

Por otra parte, Unicef alertó que cerca de un millón de niños de Myanmar necesita ayuda. Los voceros de Unicef advirtieron que los niños son los que corren un mayor peligro de sufrir enfermedades peligrosas y señalaron que cada vez más menores padecen diarreas, molestias cutáneas y afecciones en las vías respiratorias. “El ciclón fue un desastre monumental, y ahora nos enfrentamos a una catástrofe humanitaria de proporciones asombrosas”, dijo el secretario de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFRC), Markku Niskala.

Para evitar una “segunda catástrofe”, Naciones Unidas busca recoger más fondos para preparar la reconstrucción del país. La ONU espera el resultado de una reunión ministerial, el próximo lunes en Singapur, de los países de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (Asean), de la que Birmania forma parte, para decidir el lugar y los participantes en otra “conferencia de petición de fondos”, señaló la portavoz de la ONU, Michele Montas. La conferencia de donantes podría realizarse el próximo 24 de mayo en Bangkok, según fuentes diplomáticas.

La agencia meteorológica de la India (IMD), responsable de la alerta de ciclones en la región, descartó ayer la amenaza de un nuevo ciclón en Myanmar. Sin embargo, la IMD anunció nuevas e intensas precipitaciones que podrían complicar las tareas de socorro en la isla.

Compartir: 

Twitter
 

Las lluvias torrenciales agravan la situación de las víctimas.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.