SOCIEDAD › EL MONTO ES MAYOR PERO BENEFICIA A MENOS ESTUDIANTES

Denuncian un recorte de las becas

 Por Eduardo Videla

Casi la mitad de los adolescentes que solicitaron una beca para solventar sus estudios, en escuelas públicas de la ciudad de Buenos Aires, se quedarán con las manos vacías. Es que el Ministerio de Educación porteño aumentó el monto que reciben los beneficiarios, pero redujo la cantidad de asignaciones: de 62.000 otorgadas en 2007, este año se entregarán 30.000. La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE/Ctera) denunció además la participación de una fundación en el proceso de asignación. En el ministerio admitieron la intervención de la Fundación Cimientos, pero aclararon que sólo actuará en el proceso de monitoreo y seguimiento de algunos de los beneficiarios.

Las becas a estudiantes secundarios comenzaron a entregarse ayer. Su tramitación se inicia al comienzo del ciclo lectivo y, si bien siempre se demora su cobro, suele hacerse efectivo en mayo. El atraso de este año tiene que ver con una nueva metodología para su implementación, según explicaron funcionarios de Educación.

Ayer mismo, la UTE detectó que en algunos colegios el rechazo de las solicitudes era muy alto o, dicho de otra manera, las becas otorgadas eran escasas. “Tenemos seis casos de escuelas de regreso, adonde asisten chicos que habían quedado fuera del sistema educativo y se reintegraron para terminar la secundaria: allí estaban becados el 100 por ciento de los alumnos, y ahora recibieron la beca el 50 por ciento”, dijo a Página/12 Francisco “Tito” Nenna, secretario general del gremio. Ese fue sólo un ejemplo: también comentó los casos del Comercial 16, del Distrito Escolar 7 (Palermo) donde el otorgamiento de becas se redujo en un 70 por ciento, lo mismo que en el Comercial 12, del 21 (Villa Lugano). En la Escuela de Música Pedro Esnaola la reducción fue del 80 por ciento.

Es ciento que los beneficiarios accedieron a un aumento notable. El año pasado recibían montos desde 150 a 450 pesos. Este año, las asignaciones son de 600 a 800 pesos. “No son becas para comprar libros o útiles, sino para que los estudiantes no tengan que dejar la escuela, es un programa de inclusión”, dijo una alta fuente del ministerio a este diario.

En 2007, hubo en total 65 mil solicitudes, de las cuales fueron aceptadas 62 mil. Este año, según fuentes del ministerio, los pedidos superaron los 50 mil, mientras que la cantidad asignada fue de 30 mil: 13 mil de 800 pesos y 17 mil de 600.

Para el gremio docente, la reducción de la cantidad de becas es “una nueva medida excluyente de la gestión de Mauricio Macri”, según definió Nenna. El ministerio, que resolvió expresarse a través de un funcionario que actuó como vocero, justificó el recorte en la necesidad de aumentar las becas y a la limitada partida que le aprobó la legislatura en el presupuesto: 20 millones de pesos. Pero también dijo que el año pasado las becas se otorgaban “sin evaluación, como prebendas”. “En la ciudad hay 120.000 estudiantes secundarios: no puede ser que la mitad necesite una beca”, argumentó

El titular de UTE/Ctera cuestionó además la intervención de una ONG en la gestión de las becas y alertó sobre una posible “tercerización”. Se trata de la fundación Cimientos, una organización presidida por Carlos Tramutola –ex funcionario del macrismo en el Ministerio de Espacio Público– a la que aportan importantes empresas como Monsanto, Massalin, JP Morgan, Cargill y American Express, así como los bancos de Galicia y Comafi. En su consejo académico está el ministro de Educación de la Ciudad, Mariano Narodowski, y el de Nación, Juan Carlos Tedesco.

En el ministerio porteño aseguran que Cimientos no participó de la adjudicación de becas y solo intervendrá “en el monitoreo de mil de los casos adjudicados”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.