SOCIEDAD › EN ROSARIO, LA BAJANTE DEL RIO PARANA AFECTA EL SUMINISTRO DE AGUA POTABLE

La sequía llega a las canillas

Pese a que el nivel del río creció dos centímetros, no es suficiente para que las bombas tomen el agua que se necesita para abastecer a la ciudad. La bajante afecta también a la navegación y a la carga de buques en el puerto.

La pronunciada bajante del río Paraná, en todo su curso, comenzó a generar inconvenientes no sólo en la navegación y en la actividad portuaria, sino en el suministro de agua potable a la ciudad de Rosario y localidades vecinas. Aunque ayer el nivel del agua creció dos centímetros, funcionarios y especialistas calificaron la situación de “preocupante”.

La altura del río en esta zona del Bajo Paraná, frente al puerto de Rosario, registró ayer 1,03 metros, lo que significa que tiene 2,50 metros menos que su nivel habitual para esta época del año, cuando lo normal son las crecientes, según evalúa en su informe la sección Hidrometría de la Dirección de Vías Navegables.

Por lo pronto, el gerente de Relaciones Institucionales de la empresa Aguas Santafesinas (Assa), Guillermo Lanfranco, consideró ayer que “la situación se presentaba hoy muy complicada”, dado que la capacidad de succión de las bombas se ve reducida en un 20 por ciento. “El bombeo normalmente es de 27 mil metros cúbicos por hora, y ahora estamos solamente entre 22 y 23 mil metros cúbicos”, precisó.

Lanfranco destacó que no obstante haberse habilitado siete bombas más de extracción (de 8 a 15), la situación obliga “a retomar la actividad de pleno verano, pero en situaciones más críticas, ya que para que las bombas de extracción funcionen a pleno y en forma normal, el río no debe estar por debajo de 1,20 metro”.

Ayer, el ministro santafesino de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Antonio Ciancio, exhortó a los usuarios a realizar un consumo razonable del agua, pedido al que se sumó la empresa Aguas Santafesinas. Es que cuando mayor es la distancia entre los barrios y las estaciones de bombeo, menor es la presión de agua.

Lanfranco dijo que los barrios más afectados son algunos del noroeste del municipio, como Cristalería y Nuevo Alberdi; del sector oeste, Godoy, Tango, Hipotecario, Cametsa y Santa Lucía, y del sudoeste, como Tío Rolo y Las Delicias.

Para Alfredo Sesé, de la Comisión de Transporte de la Bolsa de Comercio de Rosario, “no hay una situación de alarma, pero sí de algunas complicaciones que hacen a la logística de las terminales portuarias de toda la zona”. “Ayer, el canal de navegación presentaba una profundidad de 30 pies y tres pulgadas, con una altura del río de 1,01 metro, cuando lo normal pasa por una altura mínima de 2,47 metros que permite navegar a 34 pies”, explicó el funcionario.

Sesé dijo que esta situación hace que “algunos buques (los de mayor porte) no puedan cargar la totalidad de sus bodegas, y muchas veces completan la carga en Bahía Blanca y puertos de Brasil”.

El servicio de Hidrometría informó ayer que el río Paraná registraba una frente al puerto de Rosario, dos centímetros de agua más que el miércoles, lo que evidencia un levísimo repunte en la bajante que presenta en casi todo su curso. En Puerto Iguazú, en el extremo noreste del país, el registro de ayer era de 11,50 metros y, aunque estaba creciendo, seguía muy por debajo de su nivel normal para esta época del año, cuando ronda los 20 metros.

Más arriba, en Puerto Andresito, el río también crecía pero a un ritmo lentísimo, ya que en las últimas 72 horas pasó de 0,18 metros a 0,24, cuando su nivel normal es de 4 metros promedio. Luego, según el mismo informe de Hidrometría, el Paraná comienza a bajar en todo su curso inferior, lo que ocurre entre los puertos de Posadas y de Esquina (Corrientes) y Reconquista (Santa Fe).

Para colmo, el Servicio de Hidrometría prevé para el jueves 28 del corriente, dentro de una semana, una nueva bajante de cinco centímetros frente al puerto Rosario, un pronóstico que haría descender el Paraná por debajo del nivel de un metro.

Hace diez días, la bajante, provocada por las escasas lluvias en el sur de Brasil, se había manifestado en el río Iguazú y en las cataratas, que habían disminuido notablemente su caudal.

Compartir: 

Twitter
 

La falta de agua ya afecta a algunos barrios periféricos de Rosario.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.