SOCIEDAD › UN MUERTO Y TRECE HERIDOS, ENTRE ELLOS UN ARGENTINO

Día de tragedia para San Fermín

El español Daniel Jimeno Romero, de 27 años, oriundo de Alcalá de Henares, en las afueras de Madrid, falleció ayer al recibir “una cornada que le perforó el pulmón”, confirmaron los organizadores de las fiestas de San Fermín, en Pamplona, durante la tradicional suelta de animales por las calles del pueblo. Además del joven fallecido, otros trece resultaron heridos, entre ellos un argentino de 24 años, un británico de 20, otro español de 27 y un estadounidense de 61 años que tiene “heridas graves”, lo que obligó a su internación en una sala de cuidados intensivos. Los organizadores coinciden en que se trata de una de las festividades más sangrientas de los últimos años.

“La cornada le afectó la (arteria) aorta, la vena cava y el pulmón, produciéndole lesiones incompatibles con la vida”, dijo el parte oficial sobre la muerte de Daniel Jimeno Romero. Respecto de los heridos, se aclaró que la mayoría está “evolucionando favorablemente”, incluyendo el joven argentino, cuyo nombre no fue dado a conocer. Sobre una de las personas heridas, sólo se dijo que recibió el “puntazo” de un toro, lo que significaría que se trata de una herida menor.

Otros ocho corredores sufrieron las consecuencias de las cornadas y las caídas que suelen ocurrir durante la loca competencia en la cual, por propia voluntad, cientos de personas de todas las nacionalidades se exponen a las cornadas de animales que enloquecen, tanto como los humanos. Otro estadounidense, de 63 años, sufrió una “luxación en el codo derecho debido a una caída”. El peligro principal, según se explicó, fue la actitud de un toro castaño llamado “Capuchino”, que quedó aislado, retrasado de la manada y desorientado, revolviéndose y embistiendo hacia uno y otro lado.

En el tramo de la corrida que se conoce como “de Telefónica”, Capuchino embistió a un grupo de jóvenes que estaban pegados al vallado de contención. Uno de ellos era Jimeno Romero, quien primero vio cómo el toro atacaba a un compañero suyo. Intentó protegerse debajo del vallado, pero en ese momento, cuando estaba tirado sobre el piso, recibió una cornada en el cuello que le penetró por la clavícula hacia abajo, desgarrando la aorta, la cava y alcanzando el pulmón. Jimeno es la decimoquinta persona que muere en San Fermín, desde el comienzo de las festividades, en 1922.

Compartir: 

Twitter
 

El joven que terminó muerto, de remera rayada, antes de la embestida.
Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.