SOCIEDAD › UN PRóFUGO DEL ASALTO AL BLINDADO

Murió como había vivido

Uno de los tres prófugos por el cruento asalto al blindado en la localidad bonaerense de Escobar fue abatido el domingo pasado por la policía. Se trata de Diego Gabriel Guardo Monte, de 34 años, alias El Sucio, quien pasó diez años preso luego de protagonizar, ante las cámaras, una violenta toma de rehenes en General Rodríguez. El fugitivo fue localizado junto a un cómplice en un auto que tenía pedido de captura. Ambos huyeron y se tirotearon tres veces con la policía. Murió en una casa de Los Polvorines donde, según fuentes policiales, tomó como escudo humano a su dueño. En el lugar quedaron al menos 25 vainas servidas.

El Sucio y su socio venían de robar un Volkswagen Suran en Grand Bourg, al noroeste bonaerense, cuando un móvil de la comisaría primera del partido Malvinas Argentinas quiso identificar el coche. Era la una del domingo. “En ese momento los sujetos dispararon, pero los policías no respondieron con balas porque había gente en una esquina, así que se continuó la persecución”, relató ayer el comisario mayor Gustavo Reale. Desde la Jefatura Departamental Pilar, que dirige Reale, se irradió el alerta. Poco después otro móvil policial encontró el auto familiar en la calle César Bacle, entre 9 de Julio y Baroni, en Los Polvorines. Guardo Monte y su socio huían a pie. “Aprovechando la zona de casas bajas y la oscuridad, el cómplice escapó y Monte sacó dos pistolas (una calibre 49 y otra 9 milímetros) y se enfrentó de nuevo a los policías”, relató Reale.

Parapetado detrás de un Fiat 147 que estaba estacionado por un desperfecto, El Sucio siguió disparando hasta que decidió huir por los fondos de una casa en Baroni al 1700. Allí tomó de rehén a Carlos, de 58 años, quien se encontraba reparando su coche. “Yo traté de que se vaya de mi casa. Le dije: ‘Flaco saltá la verja y andate, conmigo no pasa nada, yo estoy arreglando el auto para ir a laburar’. No me contestó nada, no hizo nada contra mí. Se portó diez puntos”, recordó.

La versión policial indica que Guardo Monte usó a Carlos como escudo humano pero luego lo empujó, corrió y se atrincheró detrás de otro auto, un Fiat Duna, donde se produjo el tercer y último tiroteo. Cayó muerto de al menos tres impactos de bala: uno en el mentón, otro en una axila y el tercero en el pecho. Más tarde y gracias a los tatuajes, a las fichas dactilares y al reconocimiento positivo de una prima, la policía advirtió que se trataba de El Sucio.

Desde el 23 de noviembre pasado, cuando ocurrió el intento de robo a un blindado del Banco Provincia en el que fueron asesinados dos policías, Guardo Monte es buscado por la policía al igual que su padre y otro sospechoso, quienes siguen prófugos en una causa que tiene a otros cinco imputados detenidos. Aquel blindado, encerrado en el kilómetro 38 del ramal Escobar de la autopista Panamericana, transportaba 19 millones de pesos y 200 mil dólares hacia San Nicolás.

El Sucio había logrado eludir a la policía de la DDI de Zárate-Campana, luego de tirotearse con varios agentes en el barrio Fonavi de Garín, el 10 de diciembre pasado. En ese lugar, donde supuestamente vivía, lo esperaba la policía. Al verse rodeado huyó en una 4x4 que también era robada. Se tiroteó por la Panamericana y cuando una bala impactó en el neumático de la Toyota Hilux que manejaba, robó otro vehículo que tenía un sistema de corte de corriente. Se quedó a las 40 cuadras y debió huir a pie.

El Sucio se hizo famoso el 14 de junio de 2000, cuando asaltó una metalúrgica de Luján con dos cómplices y terminó refugiándose de la policía en una estación de servicio en General Rodríguez. Tomó tres rehenes y disparó tantas veces al aire que se quedó sin balas. Pasó 10 años preso por esto y salió el 23 de julio de 2010. Cuatro meses después participó del asalto al blindado.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.