SOCIEDAD › LA INSOLITA CONSTRUCCION QUE PONE EN RIESGO EL INICIO DE CLASES EN UNA ESCUELA PORTEñA

El raro caso de la obra que nadie pidió

En Parque Avellaneda, una escuela primaria estaba en buenas condiciones y sólo necesitaba reparaciones menores. Pero el gobierno porteño construyó patios de cemento donde había césped, achicó aulas y cambió revestimientos de madera por cerámica.

Mientras en muchas escuelas se siguen reclamando obras de infraestructura, en otras se han iniciado trabajos que nadie pidió, que las propias autoridades consideran innecesarios y hasta contraproducentes, y hasta ponen en riesgo el inicio de las clases. Es el caso de la Escuela 10, del barrio porteño de Parque Avellaneda, donde, a cinco días del inicio del ciclo lectivo, las aulas están vacías, el mobiliario escolar apilado en un sector y el revoque de varias paredes en pleno trabajo de ejecución, contra reloj. Allí, un grupo de docentes y de padres realizarán el lunes un abrazo simbólico al edificio escolar. “Acá no se pidió esta obra. Esto es inconsulto: no tenemos el plan de trabajo ni los pliegos. Así, el 28 no empezamos las clases, porque no están dadas las condiciones”, aseguró Susana Brocco, directora de la escuela, ubicada en Lacarra al 1100. Ante una pregunta de este diario, en el Ministerio de Educación porteño no explicaron por qué se hizo la obra sin consultar a la comunidad educativa y se limitaron a anunciar que “en las próximas 48 horas una cuadrilla retirará los elementos de obra” y se hará cargo de la limpieza, para permitir el comienzo de las clases.

En lugar de ampliar espacios en la escuela, los docentes advierten que la obra “achicó las aulas y los espacios verdes”. En cambio, “los arreglos que se tenían que hacer (filtraciones, grietas y roturas) no se hicieron”, se quejaron maestros y padres. Según contaron a Página/12, se sienten “atropellados” por la construcción y exigen que se den soluciones para el inicio de clases.

Hasta ayer, cuando este diario recorrió la escuela, las aulas de la primaria estaban vacías, sin puertas y con el revoque grueso, áspero y con puntas en filo, recién terminado. “Nosotros pedimos arreglos, no esta obra. Tenemos la escuela agonizando”, contó Mariana Monzón, vicedirectora de primaria.

Como parte de los trabajos, los obreros corrieron el marco de las puertas hacia adentro de las aulas –para que abran hacia afuera–, lo que “restó un metro cuadrado del aula”, contó. Incluso, los maestros manifestaron que se rompieron algunos armarios de las aulas y con las nuevas medidas de los salones, no están “seguros” sobre cuántos chicos van a poder entrar.

Hasta el año pasado los pasillos estaban revestidos de machimbre lila y verde, pero ahora sólo quedaron algunas maderas rotas y la pared al descubierto. En el comedor, “sacaron el machimbre (en buen estado) y pusieron cerámica. Las mesas están apiladas en un sector y no sabemos en qué condiciones”, describieron los docentes. En el pasillo de ingreso a las salas de jardín de infantes, “el revoque es grueso y sin cuidado en los perfiles, que son sumamente peligrosos para los chicos”, agregaron. En tanto, en los baños faltan inodoros y canillas, y hasta convirtieron “un depósito de la escuela, sin preguntar, en un obrador”, se quejaron los directivos. “De esta forma, no empiezan las clases hasta que se vuelva a la condición en que estaba el año pasado”, advirtió Brocco.

La comunidad educativa advierte con estupor que la obra también ha reducido los espacios verdes. Es que la escuela, que ocupa un sector del Parque Avellaneda, goza de parte de la arboleda histórica del predio que perteneció a la familia Olivera. En uno de los sectores donde hasta hace poco había pasto, los directivos exhiben, indignados, una superficie de cemento “detrás de las aulas de jardín”. Allí, dicen, los juegos que estaban sobre el césped “van a quedar sobre el cemento, con baldosas de goma eva”. Incluso, según denunciaron padres de la Asociación Cooperadora, “dicen que van a construir una playa de estacionamiento donde hay espacio verde y para recreación”.

Según el cartel amarillo ubicado en la entrada de la escuela, los trabajos durarán 48 meses y el monto de la obra básica es de 983.725,47 pesos, más una suma complementaria de 3.818.933,92. La obra está a cargo de la empresa Vidogar Construcciones. “Nadie nos mostró los planos, ni los pliegos, ni el plan de obra”, contó Monzón.

En diálogo con este diario, los docentes aclararon que eran necesarios arreglos, tales como el techo de un aula que se llueve o las filtraciones que hay en el salón de usos múltiples. “La entrada sobre la calle Lacarra no la arreglaron, hace un año y medio que no funciona. Creemos que figura en su plan de obras, pero en otra etapa”, contó Estelvina Osuna, de la cooperadora. Por ahora, tampoco levantaron el piso de la entrada sobre la calle Bilbao que, según contaron, se inunda cada vez que llueve.

Voceros del Ministerio de Educación apuntaron, ante una consulta de este diario, que la escuela “se encuentra dentro del plan de mantenimiento escolar”; aclararon que las obras “tendrán una duración de 540 días (18 meses), no impidiendo el normal desarrollo de las clases, y precisaron que las obras comprenden “refacciones en los patios, pisos, techos y sanitarios” y “se están llevando a cabo en tiempo y forma”. No aclararon por qué no se consultó a la comunidad educativa para elaborar el proyecto.

“En lugar de arreglar lo inmediato, están haciendo cosas que no se pidieron y privando a los chicos de sus derechos”, como el período de boletín abierto (revisión para exámenes de febrero), contó indignada Brocco. Por su parte, los padres buscan soluciones. “Mi hijo tiene fecha de examen para el 23 y no sé si podrá dar o empezar las clases. Es preocupante”, contó Luisa Frutos, madre de un alumno de 4º grado. Como otros, teme que por las obras, los chicos pierdan varios días de clase.

Informe: Soledad Arréguez Manozzo.

Compartir: 

Twitter
 

Los juegos del jardín estaban sobre el césped, allí donde ahora hay cemento.
Imagen: Guadalupe Lombardo
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared