SOCIEDAD › LOS EXPERTOS PREVEN QUE EL ACCIDENTE JAPONES PUEDE AFECTAR LA REACTIVACION DEL SECTOR

La energía atómica quedó en el centro del debate

Utilizar agua de mar para enfriar un reactor nuclear como lo hacen los japoneses en su central de Fukushima, dañada por el sismo del viernes pasado, es “un acto de desesperación” que evoca la catástrofe de Chernobyl, estimaron especialistas estadounidenses en energía atómica. Los expertos prevén, además, que este accidente nuclear puede afectar la reactivación de este sector energético en varios países.

“La situación se volvió tan crítica que, al parecer, no tienen la capacidad de hacer ingresar agua dulce para refrigerar el reactor y estabilizarlo y ahora, como último extremo, deben recurrir al agua de mar”, dijo Robert Alvarez, especialista en desarme nuclear del Instituto de Estudios Políticos de Washington.

La crisis en la central de Fukushima obedece a una pérdida total de alimentación de los sistemas de refrigeración, exterior e interior (asegurada en este caso por generadores diésel). Esta falla total “es considerada como extremadamente improbable, pero es un tema de gran inquietud desde hace décadas”, explicó Ken Bergeron, un físico que trabaja sobre simulaciones de accidentes en reactores. “Estamos en un terreno desconocido”, afirmó.

Los reactores de Fukushima han sido detenidos pero el corazón del reactor puede fusionarse si no es refrigerado y comenzaría a fluir hacia el fondo del recinto de confinamiento. “La estructura de confinamiento en esta central es ciertamente más sólida que la de Chernobyl, pero mucho menos que la de Three Mile Island, y sólo el futuro dirá” qué puede suceder, señaló Bergeron, al hacer alusión a los dos más graves accidentes nucleares, el de 1986 en Ucrania y el de 1979 en Three Mile Island, en Pensilvania, Estados Unidos.

“En este momento, estamos frente a una situación semejante a la de Chernobyl, donde se comenzó a verter arena y cemento” para recubrir al reactor en fusión, explicó Peter Bradford, ex director de la comisión de vigilancia nuclear estadounidense. “Si esto continúa, si ellos no retoman el control de todo esto, vamos a pasar de una fusión parcial del corazón (del reactor) a una fusión completa. Eso será un desastre total”, dijo por su lado Joseph Cirincione, jefe de Ploughshares Fund, en una entrevista con la cadena CNN.

Cirincione reprochó a las autoridades japonesas por ofrecer informaciones parciales y contradictorias sobre la situación en la central de Fukushima. La presencia de cesio en la atmósfera después de que la central hubiera lanzado el vapor excedente indica que una fusión parcial está en curso, según este especialista.

“Esto señala a los operadores que las barras de combustible han sido expuestas, que el nivel de agua ha caído por debajo de las barras y que las barras comenzaron a quemarse, liberando cesio”, explicó. Para Bradford, esta situación representa “un grave revés para el pretendido relanzamiento” del sector nuclear en varios países. “La imagen de una central nuclear estallando delante de sus ojos en la televisión es una primicia”, subrayó.

Pero para el portavoz de la Asociación Nuclear Mundial, Ian Hore-Lacy, los riesgos de fusión o de explosión del reactor “disminuyen a medida que pasa el tiempo y que el combustible nuclear se enfría”, dijo, en declaraciones a la cadena CBS.

Compartir: 

Twitter
 

Médicos controlan los niveles de radiación en la población afectada.
Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.