SOCIEDAD › ESTALLO OTRO REACTOR EN LA CENTRAL FUKUSHIMA I Y ESTAN EN EMERGENCIA OTRAS DOS PLANTAS NUCLEARES

Réplica, alerta de tsunami y nueva explosión

Una fuerte réplica de 6,2 sacudió a Japón en la mañana de hoy, y la primera consecuencia fue una nueva explosión, esta vez en el reactor 3 de Fukushima. “Es la crisis más grave desde el fin de la Segunda Guerra”, dijo el primer ministro.

Una fuerte réplica de 6,2 en la escala Richter volvió a poner en crisis a las centrales nucleares de Japón, en la mañana de hoy: produjo como consecuencia una explosión en el reactor 3 de la central Fukushima I, donde el sábado se había producido el estallido del reactor 1 y al cierre de esta edición, se desconocían las consecuencias. La alarma nuclear se multiplicó ayer, cuando los técnicos tuvieron que enfrentar otros dos nuevos episodios en centrales atómicas. “Es la crisis más grave que enfrentamos en los últimos 65 años, después del fin de la Segunda Guerra Mundial”, admitió ayer el primer ministro japonés, Naoto Kan. El colapso de las centrales nucleares, afectadas por el sismo y el tsunami del viernes, se agrega a la devastación que produjo el fenómeno: las autoridades estiman que las víctimas fatales podrían llegar a diez mil (ver aparte).

Las autoridades agregaron una dosis de incertidumbre al alertar ayer sobre una posible fusión del núcleo en dos de los reactores de Fukushima, pero luego tuvieron que salir a desmentirlo, aunque no descartaron que la situación de riesgo continuaba y que la situación en la planta nuclear sigue siendo preocupante.

A eso se agregaron los problemas de refrigeración en la central de Tokai, en la prefectura de Ibaraki, donde dos bombas de refrigeración dejaron de funcionar. Más tarde, la compañía Japan Atomic Power, administradora de la planta, aseguró que la situación estaba bajo control: las bombas de agua auxiliares funcionaban y seguían enfriando el reactor. La central de Tokai, ubicada a unos 120 kilómetros al noreste de Tokio, se había desactivado automáticamente después del terremoto del viernes.

Las autoridades japonesas también decretaron el estado de emergencia en una tercera planta nuclear, la de Onagawa (noreste), “tras registrarse niveles de radiactividad que superaban los autorizados”, anunció desde Viena la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA). Allí se había producido un incendio en una sección de turbinas inmediatamente después del terremoto del viernes. Las autoridades informaron que el fuego pudo ser apagado algunas horas después y, según la compañía gestora, la planta no emitió radiactividad.

Los reportes sobre la posible fusión nuclear en los reactores 1 y 3 de Fukushima I hicieron aumentar el miedo a una tragedia mayor. Pero el portavoz del gobierno japonés, Yukio Edano, tuvo que retractarse sobre la una posible “fusión parcial del núcleo” en el reactor 3, pocas horas después de sus primeras declaraciones. Aclaró entonces que el sistema de refrigeración del reactor 3 de Fukushima I (la planta tiene seis reactores, de los cuales tres funcionaban en el momento del sismo) dejó de funcionar, como ya había ocurrido antes con el reactor 1. De todas maneras, el primer ministro japonés calificó como “alarmante” la situación en la planta.

En el reactor número 1, el sábado se produjo una explosión que mató a un técnico e hirió a once, según confirmaron ayer las autoridades.

Un total de 180.000 personas tuvieron que dejar sus casas en un radio de 20 kilómetros de Fukushima. De este modo, únicamente los expertos y los bomberos que trabajan en la zona corren el riesgo de exponerse a la radiación. Estas personas podrían enfermarse en las semanas o en los meses siguientes. La médula ósea es la parte del cuerpo que resulta más dañada tras las radiaciones, por lo que sería necesario hospitalizar a los pacientes para practicarles transfusiones. La exposición a elementos radiactivos podría provocar cánceres (en la sangre, pulmones, colon) de una gravedad proporcional a la dosis absorbida, agregó.

En ese sentido, la medida más importante que han tomado las autoridades es la distribución de pastillas de yodo para evitar el cáncer de la tiroides, principalmente entre los jóvenes, niños, bebés y mujeres embarazadas o que amamantan.

Ayer, la organización ambientalista Greenpeace acusó al gobierno japonés de estar ocultando información clave tras el grave accidente sufrido en la central nuclear de Fukushima. “La gestión de la información por parte del gobierno japonés y de los administradores de la central es irresponsable”, dijo Christoph von Lieven, experto de la organización en energía.

Fuentes de la organización Greenpeace añadieron que el reactor 3 de Fukushima opera con combustible nuclear de mezcla de óxidos, que contienen plutonio. Este elemento no es sólo radiactivo, sino también altamente tóxico, advirtieron.

La nube de gases radiactivos que se desplazaba ayer hacia el Océano Pacífico con los vientos del norte y noreste está constituida, según los expertos, principalmente de yodo y cesio.

Estos especialistas temen ahora que el material radiactivo que se desplazó en forma de vapor contaminado hacia aguas del Pacífico, tras los daños en la central nuclear de Fukushima, pueda llegar a tierra con una lluvia que se espera las próximas horas. Según el biólogo italiano Matteo Guerrini, del Consejo Nacional para la Investigaciones, quien vive hace ocho meses en Tokio, ese riesgo fue reportado por la televisión japonesa. “Los expertos aconsejan a los japoneses no salir a las calles, o hacerlo con protecciones e higienizar el rostro y las manos, como así también lavar las verduras de cultivo abierto”, remarcó Guerrini.

Por si no bastara con el tsunami y sus consecuencias nucleares, un volcán situado en el suroeste de Japón entró en actividad ayer, arrojando cenizas y piedras hasta 4.000 metros de altitud, tras dos semanas de relativa calma. Se trata del volcán Shinmoedake, situado en la isla Kyushu y de 1.420 metros de altura, que entró en actividad en enero, por vez primera en 52 años. La reanudación de las erupciones se produjo dos días después del sismo de 9 grados de magnitud. El Shinmoedake está situado a unos mil kilómetros de la zona afectada por el terremoto.

Compartir: 

Twitter
 

En diez kilómetros a la redonda de la central de Fukushima ya fueron evacuadas 180 mil personas.
Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.