SOCIEDAD › RECLAMOS VECINALES POR LA REMODELACIóN DEL PARQUE CHACABUCO

Más cemento en lugar de verde

La empresa Autopistas Urbanas, del Estado porteño, construye caminos y plazas secas de hormigón donde antes había césped. Legisladores y la Defensoría del Pueblo piden informes al gobierno de Macri sobre la obra.

 Por Eduardo Videla

El cemento de la bajada y subida a la Autopista 25 de Mayo que AUSA iba a construir en Parque Chacabuco y finalmente no hizo por un reclamo vecinal tenía que ir a parar a algún lado. Y cayó en el propio parque, pero en forma de veredas y plazas secas. Eso es lo que denuncian ahora grupos de vecinos que, pese a que un sector del parque está tapiado desde hace cinco meses, lograron ver que la obra reemplazó amplios sectores de césped por anchos caminos de hormigón y bloques de cemento. Las características de la obra y la posible modificación al diseño original del paisajista Carlos Thays dieron pie a la presentación de tres pedidos de informes legislativos y a la intervención de la Defensoría del Pueblo, que estudia un posible pedido al Ejecutivo para modificar el proyecto.

El cierre de un amplio sector del parque desde noviembre, para la ejecución de la obra, motivó la inquietud de los vecinos que comenzaron a reunirse los sábados a la tarde y que, la semana pasada, enviaron una nota al ministro de Planeamiento Urbano porteño, Daniel Chain, a quien le solicitan que “las obras no prosigan hasta tanto no se informe a los vecinos respecto del proyecto completo y se analicen nuestras peticiones e inquietudes”.

Ana Laura Fuentes, del colectivo Defendamos Parque Chacabuco, impulsor del reclamo vecinal, cuestionó “el avance del cemento sobre el espacio verde, que altera el diseño original del parque” y reclamó que “se detengan las obras y se vuelva atrás con el avance de caminos y plazas secas de hormigón en lugares donde había césped”.

Por otra parte, el adjunto de la Defensoría del Pueblo Gerardo Gómez Coronado inició una actuación, a partir de una denuncia vecinal, para saber “si el plan de remodelación del parque afecta el diseño de Carlos Thays, cuando se creó el parque”, explicó el funcionario a Página/12. La Defensoría hizo un pedido de informes y ahora los técnicos evalúan los documentos enviados por la empresa AUSA, a cargo de la obra.

El reclamo también generó proyectos de pedidos de informes en la Cámara baja, a cargo del diputado Juan Carlos Dante Gullo, y en la Legislatura porteña, por parte de Sergio Abrevaya (Coalición Cívica) y Juan Cabandié (Encuentro Popular para la Victoria).

El parque está conformado por 22 hectáreas delimitadas por la Avenida Asamblea, Curapaligüe, Eva Perón y Emilio Mitre. Su geografía se alteró en forma drástica a partir de 1978, cuando el intendente de la dictadura, Osvaldo Cacciatore, construyó la autopista 25 de Mayo y partió en dos ese espacio verde. A partir de esa obra, distintos espacios del parque fueron concesionados y ocupados por organismos del Estado. Hoy hay un restaurante, un polideportivo, un centro cultural, cuatro escuelas y dos edificaciones que utiliza el gremio Sutecba, de los empleados del Gobierno de la Ciudad.

AUSA, una sociedad anónima del Estado porteño, era la encargada de hacer la subida y la bajada de la autopista, a la altura de Curapaligüe, una obra que se proyectó en 2004 y que se inició tres años después, durante la gestión de Jorge Telerman. En 2008, después de una fuerte resistencia vecinal, Mauricio Macri anunció la paralización de la obra y la demolición de lo construido. Y su ministro Chain propuso luego una obra de “revitalización” del parque.

Por ese entonces, según publicó Página/12, los vecinos le habían presentado al ministro una encuesta en la que la mayoría del barrio se pronunciaba por la recuperación de espacios verdes, entre otros reclamos para la mejora del parque. El proyecto elaborado por Planeamiento Urbano parece contradecir esa demanda. Otro de los reclamos vecinales apuntaba a restringir la circulación de autos dentro del parque, algo que sigue ocurriendo habitualmente todos los días.

AUSA finalizó en 2010 la primera etapa de la obra, en el sector sobre Curapaligüe y Eva Perón. En esa área, con un amplio predominio de pisos de cemento, se construyó un anfiteatro y se instalaron juegos y asientos. También se mejoró la pista de atletismo. La segunda etapa de la obra, valuada en 11 millones de pesos, comprende el sector central, a un lado y otro de la autopista, y la zona que da sobre la Avenida Asamblea.

Página/12 visitó la obra, junto a un grupo de vecinos y legisladores, que el martes último ingresaron para ver los avances de los trabajos. Allí se pudo ver que el sector central está casi terminado, con un área de juegos para niños donde predomina el cemento, una plaza seca, amplios caminos de cemento encastrado y otros senderos de hormigón, en construcción, donde antes había pasto y caminos de polvo de ladrillo.

Fuentes de Autopistas Urbanas (AUSA) aseguraron a este diario que “los nuevos caminos respetan el diseño de Thays”, justificaron la construcción de una plaza seca en “los nuevos usos que tendrá el sector, con un patio de esculturas y mesas para juegos, entre otros”, pero no pudieron explicar por qué el material predominante es el cemento y no el césped, la tierra o el polvo de ladrillo. Hasta los sillones son de ese material. De hecho, el uso del hormigón parece ser la impronta de las plazas construidas o remodeladas por Desarrollo Urbano, como es el caso de la Mariano Boedo, en Estados Unidos y Loria.

“Queremos que se investigue si estas obras se hacen para beneficio del parque o para meter cemento y presupuestar”, dijo a Página/12 el vecino Eduardo Jalón, quien inició con su denuncia la actuación de la Defensoría del Pueblo.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Uno de los nuevos caminos de hormigón, parte de la remodelación del Parque Chacabuco.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.