SOCIEDAD › LA CáMARA VOLVIó A CERO LA INVESTIGACIóN POR EL DERRUMBE DE VILLA URQUIZA

Un caso que se desmoronó

Por el derrumbe del gimnasio Orion Gym, donde murieron tres personas, habían sido procesados tres acusados. La Cámara ordenó reiniciar la investigación por considerar que tal decisión debe tener fundamento en un peritaje y no en un informe de Bomberos.

 Por Raúl Kollmann

La Cámara del Crimen volvió a cero toda la investigación sobre el derrumbe del gimnasio Orion Gym de Villa Urquiza ocurrido el 9 de agosto pasado. En la tragedia murieron tres personas: Maximiliano Salgado (18 años), Luis Lu (23) y Guillermo Fede (37). En principio, la Justicia consideró que la responsabilidad fue de quienes estaban realizando una construcción en el terreno de al lado porque, de acuerdo con el informe de Bomberos, no se había hecho el apuntalamiento como corresponde. Ahora los camaristas desprocesaron a los tres imputados, les dictaron la falta de mérito y ordenaron que se hiciera un peritaje serio sobre el derrumbe.

Los tres integrantes de la Cámara del Crimen, María Laura Garrigós de Rébori, Rodolfo Pociello Argerich y Mirta López González, resolvieron los desprocesamientos porque sostuvieron que la base de la acusación fue un estudio de una arquitecta de Bomberos, Estela Alicia Vázquez, en la que no se tuvieron en cuenta, por ejemplo, las filtraciones de agua que ya tenía la construcción que se terminó derrumbando y la carga que implicó la colocación de las máquinas en el gimnasio. Pero, en lo fundamental, los jueces afirman que la base de una causa judicial de estas características tiene que ser un peritaje en el que participen las partes, cosa que no ocurrió en este caso.

Los tres procesados por estrago doloso fueron Guillermo Heyaca Varela, el ingeniero a cargo de la obra de al lado; José Pataro, dueño de la máquina excavadora; y Daniel Menta, titular de la empresa constructora. Es que la hipótesis que sostuvo la jueza María Fontbona de Pombo es que el gimnasio se derrumbó pura y exclusivamente porque “no se respetaron las reglas para hacer la excavación, no hubo un apuntalamiento eficaz, tampoco se fijaron bases de apoyo de los tabiques y las bases estuvieron totalmente descalzadas y sin el apuntalamiento correspondiente”.

En la audiencia ante la Cámara, los defensores de los imputados sostuvieron que no hay bases técnicas para la acusación. Señalaron que la obra estaba en el medio de dos edificios. Uno tiene más de cien años de construcción y no se derrumbó. El edificio del gimnasio, en cambio, sí colapsó. El argumento es que las tareas de apuntalamiento fueron las que correspondían y que el gimnasio se derrumbó porque el edificio en el que estaba tuvo problemas en la estructura y por el peso de la maquinaria de gimnasia.

Los magistrados no entraron en el debate, pero sí sostuvieron que no se puede basar un procesamiento en un informe de Bomberos. Tiene que producirse una verdadera pericia, en la que participen las partes y se tengan en cuenta los argumentos de cada uno. Asimismo, se menciona que deberán incluirse en la evaluación los planos del edificio del gimnasio como los de la construcción y las respectivas habilitaciones y controles por parte del Gobierno de la Ciudad.

La Cámara le pide a la jueza que ordene el peritaje de manera inmediata y en tiempo perentorio “tanto por el tiempo transcurrido desde el hecho, como por el deterioro que se produce por las inclemencias del tiempo y la exposición del lugar en el escenario de lo acontecido”.

Compartir: 

Twitter
 

Habían sido procesados el ingeniero, el dueño de la excavadora y el titular de la constructora.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.