SOCIEDAD › ESCUELAS PORTEñAS PERDIERON DOS MESES DE CLASES DE NATACION

Le cuesta mantenerse a flote

Por demoras en la habilitación de natatorios y en el pago del subsidio de transporte, unos ocho mil chicos perdieron ocho clases sobre un total de catorce. El gobierno porteño asegura que el problema está resuelto y las clases se compensarán.

La mitad de los chicos de nivel primario de escuelas porteñas que debían empezar con clases de natación, no lo hicieron hasta ahora por demoras burocráticas y solo algunos de ellos comenzarán esta semana. La denuncia fue realizada por padres de alumnos y por la Asociación de Docentes de Educación Física (ADEF) y la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), quienes sostienen que difícilmente se podrán recuperar las ocho clases perdidas hasta ahora. Sin embargo, desde el Ministerio de Educación porteño aseguran que el problema está solucionado y que las clases perdidas se van a compensar.

El plan de natación, que se aplica a niños de cuarto grado de escuelas de gestión pública, está considerado ya una política de Estado: hace 25 años que está vigente. “La hacen unos 40 mil chicos por año, 20 mil en el primer cuatrimestre y otro tanto en el segundo. No es la primera vez que hay atrasos en el comienzo, pero nunca han sido de tantos días como ahora”, dice Gustavo Lesbegueris, titular del Area Educación de la Defensoría del Pueblo porteña.

Hasta ese organismo llegó la denuncia de los padres de la Escuela Nº 4 del Distrito Escolar 2, que tiene un plan intensificado en educación física. “Las clases debían empezar la primera semana de abril, en el club Ferro Carril Oeste, y hasta el viernes no teníamos novedad. Además, el ministerio no había depositado los subsidios para el transporte de los alumnos hasta el club en la cuenta de la cooperadora”, dijo a Página/12 Zulema Fingerhurt, presidenta de esa institución.

Al reclamo se sumó la Asociación de Docentes de Educación Física, cuyo titular, Hugo Mariani, estimó que son 8000 los chicos que hasta ayer no habían comenzado con las clases de natación. “Para los chicos que no saben nadar, se trata de un curso de supervivencia que les permite, en 14 clases, tener la destreza necesaria como para perder el miedo y aprender a flotar”, explicó el docente.

Mariani consideró que “será muy difícil recuperar las clases perdidas, ya que en el segundo cuatrimestre comienzan las clases para otro grupo de chicos”. Donde sí comenzaron las clases en tiempo y forma es en los colegios que tienen natatorios propios, como el Bernasconi y tres Centros de Educación Complementaria. El resto se distribuye en 19 clubes contratados o con convenio con el Gobierno de la Ciudad: además de Ferro Carril Oeste, están Argentinos Juniors, Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque y el Ateneo Popular de Versalles, entre otros.

Ayer, voceros del Ministerio de Educación porteño explicaron que, en el caso de algunos clubes, como Ferro, la demora obedeció a “objeciones de los inspectores de Mitigación de Riesgos, que exigían algunos trabajos para habilitar los natatorios”. Aclararon además que “el transporte está garantizado” y aseguraron que “las clases perdidas serán recuperadas en los mismos establecimientos”, aunque no explicaron cómo.

Compartir: 

Twitter
 

El plan de natación, para chicos de cuarto grado, se instrumenta desde hace 25 años.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared