SOCIEDAD › CANCELAN VARIOS VUELOS EN BUENOS AIRES, CORDOBA Y URUGUAY, POR LA NUBE LANZADA POR EL VOLCAN PUYEHUE

Cuando el cielo se puso gris como la ceniza

Vientos de 120 kilómetros por hora levantaron las cenizas acumuladas en las laderas del Puyehue y las dispersaron sobre Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba y hasta en Uruguay. Cerraron el Aeroparque Jorge Newbery, Ezeiza y las pistas de Córdoba y Montevideo.

El manto de polvillo gris reapareció ayer por Buenos Aires: la nube de ceniza originada en el complejo volcánico Puyehue causó otra vez cancelaciones de cientos de vuelos en las terminales aéreas del área Metropolitana, Córdoba y Uruguay, entre otros trastornos. Desde temprano en el aeroparque Jorge Newbery, y entrada la tarde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, fueron suspendidas casi en su totalidad las partidas y arribos. La causa de esta nueva arremetida de material volcánico en la ciudad se explica debido a fuertes vientos registrados en la Patagonia, que removieron ceniza ya depositada en la superficie.

Aunque el volcán chileno Puyehue persiste en la emisión de cenizas desde junio pasado, en las últimas semanas no había generado mayores inconvenientes. En este caso, los problemas se debieron a que vientos de hasta 120 kilómetros por hora levantaron el material volcánico que se encontraba fijado en la superficie. La rotación de los vientos hizo el resto, llevando la nube a Buenos Aires, La Pampa, sur de Santa Fe, San Luis, Córdoba y hasta parte de Entre Ríos. Los efectos ya se percibieron el sábado cuando debieron suspenderse vuelos del aeropuerto de Bariloche y las autoridades de Río Negro y Neuquén cerraron las rutas por el bajo nivel de visibilidad.

En Buenos Aires se vieron desde temprano los primeros efectos del regreso de las cenizas. Pasado el mediodía, el secretario de Transporte informó la suspensión de la actividad en el Jorge Newbery: “Todas las compañías que operan en Aeroparque han cancelado sus operaciones”. Schiavi calculó que quedaron fuera de circulación entre 60 y 70 vuelos, con un promedio de 150 pasajeros cada uno; alrededor de 10 mil pasajeros.

En otro punto, el secretario expuso que sólo cuando “dejen de precipitarse cenizas en la zona” se puede comenzar a reactivar el funcionamiento de las terminales. Al respecto apuntó que, una vez que pasa la nube, se necesitan “tres horas con autobombas y otros equipos para limpiar la pista”.

Poco antes de las 17 también fueron cancelados los arribos y partidas de Ezeiza. “Todos los vuelos están suspendidos, a excepción de dos partidas de la brasileña Gol”, indicó Schiavi, quien además comunicó que el aeródromo de San Fernando quedaba cerrado por los mismos motivos hasta nuevo aviso. Ante este cuadro, el funcionario recomendó a los pasajeros que “se mantengan comunicados telefónicamente con sus respectivas compañías” para ir enterándose de las reprogramaciones.

Las cancelaciones llegaron también a Córdoba, donde fue levantada la mayoría de los vuelos en el Aeropuerto Internacional Ingeniero Taravella, de la capital provincial. También en el aeropuerto de Montevideo debieron suspenderse unos 40 vuelos internacionales, con destino u origen en Buenos Aires, Santiago y San Pablo.

“La presencia de ceniza en suspensión se hizo más densa en las últimas horas y el Servicio Meteorológico dijo que es porque la nube que venía del sur hizo una turbulencia en la zona y se concentró”, sostuvo el secretario de Transporte en medio de la jornada. Claudio Campetella, meteorólogo radicado en Bariloche, explicó a Página/12 que la densidad de la nube arrastrada desde la Patagonia se debía a la reunión de factores como “un viento confluente en altura”, que apiñó las partículas, y que eso se dio en el marco de un “frente frío y débil”. Previo a eso, los fuertes vientos, más una persistente sequía que no colabora en fijar el material, abonaron a que el polvo se elevara fácilmente.

Según estimó el meteorólogo, para hoy se esperan lluvias durante la tarde noche en zonas próximas a Bariloche, lo que ayudaría a atenuar la situación. Y a su vez se espera una jornada en la que disminuirá la potencia de los vientos desde el sur, lo que también traería una mejora para la zona de Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

La ceniza tapó el sol y transformó el cielo de la ciudad en un nubarrón gris.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.