SOCIEDAD › CREENCIAS, MíSTICA Y CáBALAS MOVILIZARON MULTITUDES POR EL 11-11-11

Momentos de energía y de meditación

Miles de personas fueron hasta Capilla del Monte, en Córdoba, donde la estrella fue el cerro Uritorco. Otros eligieron la relajación en pleno Obelisco o junto al Planetario. En la Ciudad hubo 235 casamientos, el doble de lo habitual.

Y al fin pasó el 11-11-11: para la gran mayoría, un día más. No obstante, importantes grupos de personas se congregaron en distintos puntos del país a percibir la energía “única” que este día tuvo para ofrecer, según dicen los entendidos en cuestiones espirituales. El cerro Uritorco, en Córdoba, fue el sito más convocante, especialmente elegido para meditar y conectarse con “la nueva era” que se habría iniciado ayer. Pero también hubo reuniones de gente descalza y en posición de relajación en el Obelisco y en el Planetario de la ciudad de Buenos Aires. Tampoco quisieron quedar afuera de atrapar las posibles buenas vibras más de doscientas parejas porteñas que eligieron la fecha para casarse, doblando el número de casamientos que se registran habitualmente en esta época del año.

Lo que se abrió ayer “es un portal que nos da la fuerza, la energía, y trae cambios incluso de carácter molecular, atómico, en nuestros cuerpos”, explicó el chamán mexicano Roberto Trevilla, quien eligió al Uritorco, en Córdoba, como lugar indicado para la ocasión. Más de trescientos personas, muchas de ellas del extranjero, recibieron el particular día en ese punto “de fuerte poder energético”, lindero a la localidad de Capilla del Monte, donde los visitantes sumaban miles.

El evento realizado en el Valle de Punilla se denominó “Encuentro para la Memoria Cósmica del 11:11”, y fue convocado a través de las redes sociales. Matías De Stéfano (24), reconocido como niño índigo –despertador de una nueva era– y oriundo de Santa Fe, ofició de organizador, junto a la astróloga cordobesa Ana María Frallicciardi.

Trevilla contó que la convocatoria tuvo por objeto presenciar “la apertura del portal 11-11-11”, es decir, una puerta “energética cósmica universal que se está abriendo”. Para el chamán y su grupo, lo acontecido ayer no es cosa menor: una vía de entrada “multidimensional” habría dejado paso “a un mundo que dará (a los miembros de esta sociedad) la oportunidad de ser mejores en todos los aspectos de la vida”. Sin rencores, Trevilla dijo a los descreídos: “Van a comenzar a sentir cambios en su vida en todos los niveles, cualquier persona los va a sentir. Quienes no son parte de las creencias de todos estos cambios espirituales aun así lo van a sentir”.

Por la mañana, a las 11.11, como para reforzar aún más la recepción de energía, alumnos de escuelas de yoga y gente de a pie se reunieron a meditar en el Obelisco y el Planetario. Allí, Alejandro Buer, profesor de meditación, aseguró que el día y la hora elegidos “tienen una energía muy grande”. Para comprender la escala del nivel energético, Buer refirió que es “el comienzo de una mentalidad espiritual nueva”. El docente se quedó en el lugar con sus compañeros de meditación para pasar allí las últimas horas del día, cuando esperaban unirse “espiritualmente con otras personas del mundo”.

Menos cerca de la meditación y más próximas a las cábalas estuvieron parte de las 235 parejas que se casaron ayer en la ciudad. No fueron pocos los que quisieron garantizarse un halo de buena onda para el porvenir marital. Como resultado de la iniciativa general ligada a lo espiritual, los nueve registros civiles porteños casi duplicaron la cantidad de pedidos de casamiento que tienen normalmente por estos días.

Por ejemplo, Flavia y Carlos eligieron esta fecha “porque es un número maestro. La sumatoria de 11/11/11 es 33 y ese número en la numerología es muy importante”, explicaron los recién casados. Informados de la cuestión energética, recordaron que “espiritualmente, la fecha es considerada un comienzo de renovación y una gran fuente de energía positiva”.

Para Irene Gaudi y Jorge Paniagua “el 11 es un número muy especial” porque es el día del mes que se conocieron. Y a eso se suma que “es una fecha mística y dicen que con mucha energía positiva, así que esperamos lo mejor para nuestro comienzo”, sostuvo el marido. Mientras que Walter Márquez, recién casado con Anahí Escalada, contó que la fecha se ganó un espacio en su pecho, donde se hizo un tatuaje alusivo a la jornada.

“Siempre supe que iba ser un día especial. Es el comienzo de una nueva era, espiritualmente, y una nueva vida para nosotros dos, la vida que empezamos juntos”, compartió.

Compartir: 

Twitter
 

Centenares de personas, muchas de ellas extranjeras, buscaron la energía al pie del Uritorco.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.