SOCIEDAD › SE INICIó LA PROHIBICIóN DE INGRESO VEHICULAR AL MICROCENTRO PORTEñO

El microcentro quedó vallado

Ayer comenzó la restricción para vehículos particulares de 11 a 16 en días hábiles. No hubo caos, pero sí dudas y bocinazos. El jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, dijo que “es razonable la prohibición, no entran más autos”.

Que por una sí, por la otra no, el microcentro porteño se convirtió en un pequeño laberinto de manos y contramanos cerradas para el tránsito de autos particulares. Los conductores, algo desorientados, se detenían en las esquinas para pedir información a los agentes de seguridad y, luego, seguían viaje sin más. El jefe de Gabinete de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró que la restricción de vehículos es “una medida razonable” para solucionar la problemática del tránsito. “No hay más lugar para que entren coches”, argumentó.

Una combi blanca llega a la esquina de la avenida Corrientes y Esmeralda. Son las 13.30 y el conductor se asoma por la ventanilla para preguntar algo a la agente de tránsito. La de chaleco amarillo le da un mapa con líneas verdes y naranjas y le indica por dónde seguir. El hombre pone cara de no entender, pero los bocinazos de un taxista reclaman que avance. “Sí, en realidad, había visto algo en la tele, pero no entendí nada”, le dice a Página/12 antes de irse.

A partir de ayer, por una resolución de la Subsecretaría de Tránsito y Transporte, los automóviles particulares no pueden ingresar de lunes a viernes entre las 11 y las 16 dentro del sector delimitado por las avenidas Carlos Pellegrini, Córdoba, Leandro N. Alem y Avenida de Mayo, y se prevén multas de 180 pesos para los rodados que transgredan la norma.

“Lo que estamos buscando es que la gente pueda volver a disfrutar del microcentro, a caminar más tranquila. Es una zona de veredas muy angostas, hasta insegura. Estaba prohibido desde hace muchos años y nunca se cumplió”, detalló Rodríguez Larreta sobre la restricción a vehículos impuesta en 1976 y no respetada por falta de controles.

Esta vez, la medida no alcanzará a los autos particulares que tengan su estacionamiento privado en esa zona y un permiso del gobierno porteño que se puede tramitar en movilidad.buenosaires.gob.ar o llamando al 147. Se trata de un carnet plastificado que contará con los datos del titular y el vehículo y que deberá estar a la vista.

En Esmeralda Parking, cochera ubicada sobre la calle que da nombre al local, la empresa perderá a los clientes ocasionales. “Serán unos 20 por día, que dejaban el auto por 15 minutos o media hora, pero que ya no pueden entrar a la calle”, explica el playero Aldo Ayala. Los clientes mensuales, en su mayoría, ya tienen en trámite la constancia donde deben dar cuenta del estacionamiento en que dejan su auto. Las que se ven realmente beneficiadas, mientras tanto, son las cocheras que quedaron fuera del área que captarán a esa clientela casual.

La restricción tampoco afecta a taxis, ambulancias, patrulleros, camiones de caudales y bomberos. Luis Guillermo Carabajal, de 65 años, maneja su remise tranquilo. Dice que el trámite lo hicieron en dos semanas y que la medida “conviene mucho para el laburo”.

“Es una medida razonable –definió Rodríguez Larreta–: si uno anda por el microcentro ve que no hay más lugar para que entren coches. Es la zona del país donde circula más gente caminando. Claramente, esto que hicimos el mes pasado de recuperar Florida (al ser levantados los puestos de los manteros) para que la gente pueda caminar libremente, las peatonales que hicimos en Reconquista y Suipacha están funcionando muy bien.”

La medida, no obstante, puso a algunos comerciantes en dificultades. A Enrique, empleado de la tintorería San Jorge, que trabaja con hoteles, ya no le permiten el ingreso al área restringida. “Tenemos que tomar otra persona para que lleve a mano las bolsas de ropa. No sé cómo vamos a hacer desde ahora”, señaló.

Otro de los objetivos de la restricción de tránsito es disminuir la contaminación ambiental, reduciendo la emisión de gases y ruidos. Los ciclistas, felices. Y no sólo por el alivio de tránsito. Virginia espera sobre su nave violeta en la esquina de la avenida Corrientes y Maipú. “La ciudad ya está muy llena de autos y todo lo que se haga para que la gente opte por otros medios de transporte, sean colectivos o bicis, ayuda.”

Dentro del área en que se limitó el ingreso de particulares está exceptuada la circulación por Viamonte; San Martín, entre Corrientes y Córdoba; Bartolomé Mitre, entre Carlos Pellegrini y Diagonal Norte; Piedras, entre Avenida de Mayo y Rivadavia; Rivadavia, entre Piedras y Carlos Pellegrini, y las avenidas Corrientes y Diagonal Norte.

Informe: Rocío Magnani.

Compartir: 

Twitter
 

Los agentes municipales distribuían un plano explicativo con las calles cerradas al tránsito.
Imagen: Jorge Larrosa
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.