SOCIEDAD › LOS SUFRIMIENTOS DE LA MUJER ENCERRADA DURANTE SIETE AÑOS POR SU PAREJA

La esclavitud de Sofía Encisa

Golpeada, encerrada en una casa, la apuñalaron y amenazaron con un arma cuando intentó escapar. Sus cuatro hijas no tienen documento ni vacunas y sólo conocieron una plaza cuando las liberaron los policías.

Sofía Encisa (24), la mujer que denunció haber estado siete años privada de su libertad por su pareja, se presentó a declarar ante el fiscal de Presidente Perón, Leandro Heredia. Su hermana, Rocío Encisa, afirmó que Sofía está ahora “cuidada, protegida” y señaló que “cuando ella pueda” va a relatar personalmente todo lo sucedido. En declaraciones a la agencia Télam, el oficial instructor de la causa, Germán Di Pascual, explicó que Sofía “tenía libertad de movimiento dentro de la casa, pero no se le permitía salir al exterior ni tener contacto con terceros”. Las normas eran impuestas por su pareja, Oscar Roberto Enríquez, que tiene 10 años más que la víctima y una causa abierta por narcotráfico. Di Pascual precisó que la mujer “estaba encerrada bajo amenazas de muerte hacia ella y sus hijas, fue víctima de violencia física y fue amenazada con armas de fuego varias veces”. La semana pasada, al ser rescatada, cuando vio la llegada de la policía se puso a llorar.

“Nunca voy a terminar de contar las vejaciones que sufrió mi hermana, pero respetamos sus tiempos, ella va hablando a medida que puede; no hay que exigirla”, dijo Rocío Encisa. Durante los seis años que estuvo encerrada tuvo cuatro hijas de seis, cuatro, tres y un año. Sofía trató de escapar de su casa en el año 2005, pero no pudo hacerlo porque fue apuñalada y amenazada con un arma de fuego. Si bien en algún momento había podido salir de la casa, siempre en compañía de su esposo, desde hace años permanecía encerrada en una habitación, tenía poco contacto con sus hijas y recibía comida a través de una abertura.

Ahora, ella y sus hijas están en un lugar seguro donde son asistidas por un equipo interdisciplinario de abogados, psicólogos y psiquiatras del Ministerio de Justicia y Seguridad bonaerense. “Mi hermana está llena de cicatrices” señaló Rocío, quien contó que el hombre que la sometió “fue su primer novio, salieron tres meses y se fueron a vivir juntos a Guernica; al poco tiempo ya no pudimos tener más contacto con mi hermana”.

Sin precisiones del por qué esperaron tanto tiempo para acudir a la Justicia, Rocío reconoció que durante siete años, ni ella ni sus padres y hermanos pudieron entablar contacto con Sofía. “El (por el esposo) nos mentía y nos echaba de la casa; no teníamos idea que lo que ella estaba pasando”. La familia de la joven no conocía a las hijas del matrimonio, que actualmente “no tienen DNI, vacunas y no conocían una plaza hasta las rescataron”, contó.

En enero Rocío logró un contacto con su hermana a través de Facebook y ella le confesó que “tenía miedo, que la estaba pasando muy mal y que vivía un infierno”. Hubo un solo contacto por esa vía, porque el marido se enteró y rompió la computadora. Igual sirvió para que se hiciera la denuncia judicial que llevó al rescate de la mujer y de sus hijas.

Compartir: 

Twitter
 

Sofía Encisa declaró ayer ante el fiscal de la causa.
Imagen: Focus
 

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared