SOCIEDAD › LO ACUSO DE VIOLACION, PERO EL, EN UNA ENTREVISTA POR TV, DIJO QUE FUE UNA RELACION “CONSENTIDA”

La joven suiza que denunció al taxista

La mujer, voluntaria de la Iglesia Anglicana, hizo la denuncia y regresó a su país. El hombre, después de hablar por televisión, permanece prófugo. “Nos pusimos de novios”, argumentó y mostró fotos donde aparecería la denunciante.

Una joven suiza que trabaja como voluntaria anglicana denunció haber sido violada por un taxista en la ciudad de Salta el sábado por la noche. De acuerdo con la acusación, el hombre abusó de ella en cercanías del monumento al General Martín Güemes y luego la llevó hasta un shopping, que era el destino del viaje. La identidad del taxista todavía era investigada cuando él mismo brindó una entrevista a un canal de televisión local para desmentir la acusación y asegurar, en cambio, que la relación sexual fue “consentida”. Había sucedido, explicó, porque “en esa situación (de flirteo) se da que nos ponemos de novios”. El taxista permanecía prófugo al cierre de esta edición; la mujer regresó a su país tras someterse a las pericias médicas.

En la madrugada del sábado al domingo, Jael Krummernacher, una joven suiza de 21 años que se encontraba en el país cumpliendo tareas como voluntaria de la Iglesia Anglicana de Salta, denunció en la comisaría 1ª de la capital salteña que horas antes un taxista la había violado. Krummernacher explicó que había tomado el taxi en las cercanías de la estación de ómnibus, tras lo cual pidió al conductor que la llevara al Alto NOA Shopping. Durante el viaje, contó, comentó al hombre que debía realizar compras antes de regresar a Suiza, mientras que él le ofreció realizar un breve paseo por un sector de la ciudad que ella desconocía.

La misionera suiza aseguró que, al llegar a la zona del monumento a Güemes, al pie del cerro San Bernardo, el taxista llevó el auto a un sector aislado y la violó. En la declaración, la mujer detalló que el agresor usó un preservativo que luego arrojó a la calle, y que gracias a sus indicaciones fue encontrado por los investigadores.

El lunes, cuando trascendió la denuncia, el jefe de la policía salteña, Marcelo Lami, informó que los investigadores se encontraban en tren de identificar al taxista sirviéndose de imágenes de “video de las cámaras de seguridad de la terminal” de ómnibus, y que por ello mismo sería detenido “en cuestión de horas”. En tanto, las pericias habían constatado signos de ataque sexual en el cuerpo de Krummernacher.

Sin embargo, antes de que sucediera la detención del acusado, él mismo contactó al Canal 11 de Salta para brindar una entrevista en la cual contó su versión de los hechos, similar en varios puntos a la de Krummernacher, salvo que en lugar de hablar de violación, dijo que la relación fue “consentida”, y la mujer “nunca se negó, en ningún momento”. En la entrevista, que en su versión televisada se extendió alrededor de cinco minutos, el taxista fue registrado todo el tiempo de espaldas a cámara, y su rostro fue pixelado al mostrar unas fotografías que él mismo tomó, junto con una mujer sonriente que, de acuerdo con su propio relato, sería la joven suiza.

“Me están acusando injustamente”, se defendió el taxista en la entrevista registrada en una plaza salteña. “Esa noche (...) la alcé como a cualquier otro pasajero” en la terminal de ómnibus, contó. Ella, que hablaba perfectamente “el español”, le “pidió que la lleve al shopping”, trayecto durante el cual “íbamos charlando, conociéndonos”, porque nunca antes se habían encontrado. En la conversación, ella le explicó que iba al shopping “a encontrarse con un grupo de amigas y amigos”, tras lo cual él preguntó si antes quería ir a tomar helado. “Ella me dice ‘bueno, vamos, no hay problema’.” Tras pasar por una heladería de Vicente López y Güemes, él le propuso “dar una vuelta en el auto” para ver Salta y ella aceptó. “Nunca se negó, en ningún momento” a sus propuestas, aseguró el taxista en la televisión.

Alrededor de las nueve de la noche, bajaron del auto para recorrer el monumento a Güemes. “Charlamos, y en esa situación se da que nos ponemos de novios. Empezamos a transar. Estábamos abrazados. Volvemos al auto.” La mujer, según el relato del taxista, nunca opuso resistencia. Por el contrario, “estaba de acuerdo porque me abrazaba, me besaba”, y al llegar al auto “se me tira encima (y) me pide ir a la parte de atrás”. Allí, narró en televisión el hombre, tuvieron relaciones sexuales “con consentimiento de ella y mío. Con su voluntad y la mía”. “Ella me empieza a manosear, yo también a ella, se saca el pantalón y tuvimos relaciones”, dijo el hombre. La mujer, agregó, le pidió que usara preservativo, y él sacó uno de su billetera, pero “al abrirlo se rompió. Ella me abrazó, seguimos transando y bueno, tuvimos relaciones sin preservativo”, aunque el descartado lo arrojó “donde estábamos estacionados”.

Antes de llevarla al shopping, a instancias de la joven, el taxista tomó unas fotos con su teléfono celular, “dos abrazado con ella y una de ella sola”. Esas mismas imágenes, con el rostro de él distorsionado para que no se lo pudiera reconocer, fueron difundidas ayer por televisión.

Al dejarla en la estación, aseguró el hombre, ella le dejó su número de celular. “Quedamos como novios para encontrarnos al otro día. Al otro día le mandé mensaje y no me contestaba ni el mensaje ni la llamada.”

Prófugo al menos hasta el cierre de esta edición, el taxista aseguró en la entrevista que se siente “muy intranquilo” porque “jamás abusé de esta joven” y la acusación lo tomó desprevenido. “Me está perjudicando mucho, no sé por qué inventa esa historia”, declaró.

Luego de someterse a las pericias, la joven habría regresado a su país. La causa quedó a cargo del juez de Instrucción Formal de 5ª Nominación Pablo Arancibia.

Compartir: 

Twitter
 

El taxista, acusado de violación, entrevistado de espaldas, en una plaza, muestra la foto de la chica.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared