SOCIEDAD › UN EX CONVICTO, SOSPECHOSO DE MATAR A LOS CUATRO INTEGRANTES DE UNA FAMILIA Y ENTERRARLOS EN SU PROPIA CASA

Un doble prófugo acusado de cuádruple homicidio

Ocurrió en Hudson, partido de Berazategui. Según los investigadores, el acusado se quería quedar con la casa de las víctimas. Había violado dos veces la libertad transitoria. Los propios familiares cavaron para encontrar los cadáveres.

Cuatro integrantes de una familia fueron asesinados y enterrados en el jardín de su propia casa, en la localidad de Hudson, y el principal sospechoso, que pretendía quedarse con la vivienda, está doblemente prófugo de la Justicia: por violar una libertad transitoria y, ahora, por el cuádruple crimen. Se llama Diego Arballo Peroti y, según fuentes policiales, se había escapado el 10 de abril, durante una salida transitoria, de la Unidad Penitenciaria 8, en Los Hornos. Vivía junto a su novia, Lorena Sosa de 21, la hija de ésta, de 3, su padre Pablo Sosa, de 65, y un hijastro de éste, Javier Lucce, de 22. Todos ellos estaban enterrados en el fondo de una casa humilde sobre la calle 59, a metros del cruce con la 138; los vecinos que el domingo pasado ayudaron a desenterrarlos, anoche quemaron en la calle colchones y otros elementos que encontraron en esa vivienda. Un amigo del sospechoso, Leonel Soria, declaró ayer, luego de quedar detenido acusado de encubrimiento; también está prófugo un supuesto cómplice de la matanza, de 14 años, que según los familiares de las víctimas es el hijo Arballo Peroti.

Según los primeros resultados de los peritajes, las víctimas fueron asesinadas mientras dormían, el miércoles de la semana pasada. Todos tenían lesiones en el cráneo: las de los hombres serían compatibles con las que produce un pico; las mujeres habrían sido asesinadas con una maza. Ambos elementos estarían en poder de los investigadores. Los cuerpos no presentaban signos de defensa y había manchas de sangre en algunas paredes, a menos de un metro de altura y muy cerca de las camas. Los peritos forenses analizaban ayer una docena de cuchillos secuestrados en el lugar de los hechos. Al menos dos personas habrían participado de los asesinatos, que fueron simultáneos.

“El (Arballo Peroti) es una persona de unos 50 kilos, bajito, de un metro y medio de altura más o menos, tiene ojos claros pero con uno no ve porque en la cárcel le dieron una puñalada.” Así describió ayer al principal sospechoso María, madre de Lorena Sosa. La mujer hizo la denuncia a la policía el sábado, según comentó ayer, porque no tenía noticias de su hija desde el miércoles. Ese día fue hasta la casa y Arballo Peroti y otras personas le dijeron que habían comprado el lugar por siete mil pesos. “Me pareció raro porque todavía estaban todas las cosas de mi hija adentro”, señaló.

Los vecinos, comentó esta mujer, que vive en Bernal, le fueron a avisar que hacía varios días que “no veían a la familia completa” y al mismo tiempo se habrían instalado allí Arballo Peroti, su supuesto hijo, un joven y su hermana y otra mujer, embarazada de cuatro meses: sería la amante de Arballo Peroti. “Mataron a toda mi familia y se quedaron viviendo ahí”, dijo la mujer, quien aseguró que hace dos semanas su hija quiso echar al principal sospechoso y éste se negó a irse: “El tema fue la casa, el terreno, porque él estaba fugado de La Plata y acá no lo conocía nadie”.

Tras el hallazgo de los cuerpos, que estuvo rodeado de una llamativa informalidad (ver aparte), tomó intervención la fiscal de Berazategui María de los Angeles Attarian Mena, quien indagó Leonel Soria, de 22 años, detenido durante la madruga de ayer. También hubo un allanamiento en una casa cercana al lugar de los hechos. Allí, según denunciaron familiares de las víctimas, había electrodomésticos y otros objetos que pertenecían a la familia Sosa. Los moradores de esa vivienda no quedaron detenidos, aunque también declararon. Entre ellos estaba la hermana de Soria.

Arballo Peroti y Sosa se conocieron en la cárcel, a donde ella asistía para visitar a un novio, compañero de celda del sospechoso, según informaron fuentes policiales. Cuando recibió el beneficio de la salidas transitorias, comenzaron a verse en “una piecita en La Plata”, contó la madre de Sosa, “hasta que Lorena se fue a vivir con su papá y él se mudó con ellos”. Fuentes policiales informaron que en el prontuario de Arballo Peroti figuran dos causas por robo calificado, una en 2001 y otra en 2003. Tras pasar ocho años preso, el sospechoso ya se había fugado una vez, durante las salidas transitorias, en 2011.

El martes pasado, un día antes de los asesinato, Arballo Peroti asaltó a un remisero, comentaron a este diario fuentes policiales. “Lo hizo ir hasta la casa de su novia, lo mantuvo secuestrado ahí aunque el remisero logró escapar, y él se llevó el auto para ir a robar. El fin de semana pasado también cometió asaltos, pero iba con el documento de su amigo (Sosa), que no tiene antecedentes, y lo soltaron. Está desquiciado”, dijo la fuente, quien confirmó que el móvil de los crímenes sería la posesión de la casa de Pablo Sosa.

Brigadas de la Jefatura Departamental de Quilmes, Berazategui y Hudson de la Dirección Departamental buscaban ayer Arballo Peroti y al joven de 14 años, que sería su hijo. Además, los peritos volvieron ayer al lugar de los crímenes, junto a Attarian Mena, titular de la UFI 2 descentralizada de Berazategui, para seguir recolectando posibles pruebas.

Compartir: 

Twitter
 

La modesta vivienda en cuyo jardín fueron hallados los cadáveres de las cuatro víctimas.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.