SOCIEDAD › NACIO POR ALQUILER DE VIENTRE EN INDIA

Una beba sin ciudadanía

Hace 41 días, Cayetana nacía en Nueva Delhi como resultado de un contrato de alquiler de vientre. Desde entonces, según contó su madre, la argentina Elsa Saint Girons, oriunda de Santa Fe pero residente en España, donde convivía con Juan González, su marido español, hasta el momento de llegar a India para recibir a su hija, la familia no tiene manera legal de regresar a su hogar madrileño. Los países natales de cada una de las tres personas involucradas tienen reparos legales completamente diferentes para el mismo caso, por lo que, al menos hasta el cierre de esta edición, la niña es apátrida. Consultado por este diario, el abogado Andrés Gil Domínguez, letrado de un matrimonio de varones argentinos residentes en Buenos Aires cuyo bebé pronto nacerá por un contrato similar en India, encuentra “curioso” el caso, porque el Estado argentino, mediante su representación diplomática en India, “no ha puesto reparos en la inscripción” de niños nacidos por subrogación.

La pequeña Cayetana nació el 16 de mayo en Nueva Delhi. “Según la legislación india, yo soy la madre. La cónsul española Paloma Serra nos exige que se modifique la partida de nacimiento de la niña, sin este requisito no nos inscribe la menor” como ciudadana española, afirma Saint Girons en “No sin mi hijita”, una campaña de recolección de firmas en Internet (puede encontrarse en www.change.org/peti tions). Sucede que, al nacer la beba, las autoridades de la clínica Fortis La Femme anotaron en su certificado de nacimiento que la madre había sido Saint Girons.

Esa inscripción fue realizada en consonancia con las leyes indias, según las cuales se considera madre de alguien a la esposa de quien se asume como padre. Sin embargo, de acuerdo con lo que sostiene Saint Girons, esa misma inscripción generó el conflicto, habida cuenta de que la legislación española requeriría especificar el contrato de subrogación y la existencia de una gestante que alquiló su vientre. Pero la clínica se niega a modificar la documentación. “Es imposible que se modifique porque para la legislación india está bien”, explica Saint Girons en el sitio de Internet.

“Nuestra hija hoy es una apátrida, no tiene nacionalidad. No podemos volver a nuestro hogar, en Madrid. No encontramos ninguna solución. Estamos varados en la India. Necesitamos ayuda”, escribió la madre de la beba.

Saint Girons y González llegaron a India tres meses atrás, previendo el nacimiento de su hija a mediados de mayo. En 2011 habían alquilado un vientre en Nueva Delhi mediante un contrato de maternidad subrogada, algo completamente legal en ese país. Sin embargo, al nacer la pequeña comenzaron las complicaciones legales, puesto que al haber sido gestada por contrato con extranjeros, la beba no puede tener la nacionalidad india. Sin embargo, el certificado de nacimiento en el cual Saint Girons figura como madre de la chica fue rechazado por la embajada española, aun cuando la pareja presentó también el contrato de subrogación y la renuncia de la madre subrogante a los derechos sobre Cayetana.

Luego de que la sede diplomática española en India se negó a inscribirla, contó Saint Girons al diario santafesino La Capital, el matrimonio intentó hacer lo propio en la embajada argentina. Las autoridades también se habrían negado a inscribir a la niña, dijo Saint Girons.

A fines de la semana pasada, el abogado Andrés Gil Domínguez, que representa a un matrimonio integrado por dos varones argentinos (residentes en Buenos Aires) a punto de convertirse en padres tras subrogar un vientre en India, se contactó con Saint Girons. El impulso había nacido de uno de sus clientes. “Ella me pidió antecedentes y datos legales, y se los pasé. También le di mi celular para que habláramos, porque me pareció una cuestión de ayuda humanitaria. Nunca más me contactó.” Al abogado el caso le resulta “curioso”.

“Supuestamente, en la embajada argentina no le reconocerían la inscripción porque en la Argentina no hay contrato de alquiler de vientres. Sin embargo, al día de la fecha ni Cancillería ni la embajada argentina en Nueva Delhi han puesto reparos a la inscripción” de estos casos, aseguró Gil Domínguez.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.