SOCIEDAD › UN CONCIERTO ROCKERO EN PLENO CENTRO PARA AYUDAR A UNA ESCUELA

Siguiendo la Luna en el Obelisco

Vicentico se hizo presente en un escenario montado en el Obelisco. Hubo música para ayudar a una escuela de Santiago del Estero.

 Por Sergio Sánchez

Emponchado hasta las huesos, Vicentico se fue del escenario y amagó con la despedida. Pero las más de 40 mil personas que se habían dado cita corearon el clásico “otra, otra”, y no quedó más remedio que hacerle frente nuevamente al frío y salir para una más. “Los caminos de la vida”, entonces, fue la elegida para cerrar la tarde-noche del domingo en el Obelisco. La escena formó parte del festival solidario y gratuito organizado de forma conjunta entre la agencia de comunicación Mundo Invisible –una iniciativa de Juan Carr– y Coca-Cola. ¿Por qué solidario? Es que el objetivo de la jornada era recolectar envases plásticos para financiar una obra que brindará acceso a agua potable a la Escuela Nº 637, ubicada a 200 kilómetros de la capital de Santiago del Estero. Los niños y niñas que asisten día a día a la institución deben caminar cuatro kilómetros para conseguir agua. En ese marco pasaron también por el escenario el grupo electrónico Poncho, Banda de Turistas y el solista Coti.

“Juntos podemos hacer una diferencia positiva”, se podía leer en uno de los tres enormes recipientes que se desparramaban por las cercanías del escenario y en donde el público depositaba las botellas de plástico. Antes del show de Vicentico se habían recolectado más de 20 mil botellas. “Queremos generar una cultura del reciclado. En este caso, las botellas se van a convertir en agua potable. Todos los días tiramos 12 millones de botellas al medio ambiente y eso no está bien: lo podemos modificar”, le dijo Juan Carr a Página/12, quien está al frente de Mundo Invisible, una iniciativa que apunta a “ganar el espacio para darles visibilidad a los invisibles: niños perdidos, ancianos solos, personas en situación de calle y aquellos que esperan un trasplante”. De fondo, el rosarino Coti cerraba su set con “Otra vez”, “Lento”, “¿Dónde están, corazón?” y su clásico “Nada de esto fue un error”.

Entonces era el turno de Vicentico. Con su infaltable saco negro y una bufanda marrón que lo escudaba del frío, el ex Cadillacs arrancó su show a tono con el clima. Es que los dos primeros temas fueron los melosos y serenos “Ya no te quiero” y “Moris a tu lado”. La fiesta y el color popular vendrían un poquito después. “Es un honor participar de este encuentro. En mi caso, a través de la música”, dijo el músico, aún con la garganta fría. Escoltado por una sólida banda y bajo un imponente juego de luces, Vicentico se animó a interactuar un poco más con el público: “¿Quieren alguna canción en especial? Bueno, elijo yo”. Entonces regaló una intimista versión acústica de “Siguiendo la luna”, de Los Fabulosos Cadillacs. El y su guitarra. Su banda subió nuevamente para “Paisaje”, una pieza de Franco Simone –popularizada por Gilda– que Vicentico recuperó en último trabajo solista, Sólo un momento. En la misma línea “romántica”, “Si me dejan” fue la siguiente en la lista.

Hasta ahí, el frío le había ganado al calor. Pero aún faltaban algunas canciones que ya forman parte del repertorio popular. Esas que se pueden reconocer con el primer acorde. La melodía de la guitarra eléctrica marcó el inicio de “Vasos vacíos”, una versión reggae que hizo las delicias de la platea. “¿Necesitan una canción más movida? La hago, pero bailen... yo no puedo por contrato”, bromeó el cantante. Enseguida, la percusión se encendió para calentar a lo largo y a lo ancho la mítica 9 de Julio con “Tiburón”. Y, claro, ya no quedaron ni rastros del invierno. Las pantallas gigantes que se encontraban detrás de los músicos, pintaban la escena: miles de personas bailaban, coreaban y saltaban al ritmo del ska.

En ese marco, con el clima encendido y el público extasiado, no había otra opción que seguir con canciones festivas y populares. “Sólo un momento”, “Los caminos de la vida” y “Algo contigo” sonaron pegaditas y no dieron respiro.

Compartir: 

Twitter
 

El Obelisco desbordó de público, a pesar del gélido invierno.
Imagen: Jorge Larrosa
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.