SOCIEDAD › EN PARAGUAY PIDIERON SU DETENCIóN Y UN JUEZ ARGENTINO LA EXIMIó DE PRISIóN

Moria libre (bajo fianza)

La Justicia paraguaya pidió la captura internacional de Moria Casán para procesarla en Asunción, acusada del robo de un collar y aros valuados en 85 mil dólares. Un juez federal de Morón la eximió de prisión previo pago de una fianza de 50 mil pesos.

 Por Horacio Cecchi

La ex vedette argentina Moria Casán salió de los tribunales federales de Morón, miró al cielo con una amplia sonrisa, levantó las manos con la V de la presunta victoria y gritó al cardumen de movileros que la esperaba: “¡Soy inocente, chicos, estoy libre!”. Ocurrió a media tarde de ayer a la salida del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional 3 de Morón, a cargo de Juan Pablo Salas. El defensor de Moria, Matías Morla, aseguró a la prensa que “el juez se dio cuenta de que la orden de Paraguay no podía prosperar”. De la caución fijada por Salas para eximirla de prisión, Morla no dijo nada. Como todo escenario, el caso de la ex vedette tiene su backstage.

La orden de captura internacional fue solicitada por las fiscales de Asunción Claudia Criscioni y María Estefanía González, luego de la denuncia de Juan Armando Benítez, quien acusó a Moria, a su representante, Luciano Garbellano, y a su asistente, Alexis Galo Soto, de haber sustraído una gargantilla y aros –valuados en 85 mil dólares– que le había facilitado para una presentación el 27 de julio. Las fiscales presentaron pruebas y testimonios, entre ellas un video en el que se determina que al camarín sólo entraron a saludar la vedette local Larissa Riquelme, su madre y el diputado Daniel Fleitas, del Partido Colorado, de derecha, al finalizar el espectáculo. Moria sostiene que el collar desapareció mientras recibía un mundo de visitas, aunque sólo se trató de tres personas, las tres mencionadas, que ya fueron citados a declarar.

El lunes pasado, cuando todavía el juez paraguayo Alberto Sosa no había decidido el pedido de captura, Moria ya abría el paraguas presentando un pedido de eximición de prisión. Ayer, a las 7.30 de la mañana, Sosa envió el pedido por Moria y Soto (no por Garbellano, que no registra salida de Paraguay) a la Interpol paraguaya. Esta lo transmitió a la Interpol argentina. La solicitud fue entregada al juez federal para el caso, Salas, quien citó a Moria y respondió a su pedido de eximición otorgándoselo bajo una caución de 50 mil pesos.

El pedido de captura internacional, en realidad, no es la solicitud de extradición sino un instrumento dentro del tratado entre ambos países que permite la detención preventiva, mientras se sustancia el pedido de extradición, cuyo recorrido es más extenso y con cantidades de verificaciones de parte de la Cancillería (argentina en este caso) para determinar si el caso funciona dentro de los parámetros: que no se trate de una persecución política ni racial, religiosa o con otras cuestiones que no estén directamente vinculadas con la comisión de un delito. La prisión, por otro lado, será evaluada por el juez (en este caso argentino) según si existe el delito, en Argentina, y si dicho delito es excarcelable.

Por otro lado, el juez argentino no está encargado de determinar culpabilidad o inocencia, ya que no se inmiscuye en el caso penal iniciado, sino en si se dan las condiciones para la detención y la extradición. Inclusive, conceder la extradición no implica culpabilidad, y rechazarla tampoco implica inocencia.

Cuando Moria salió del juzgado de Salas, pasadas las 16.30, y se enfrentó a los movileros que bregaban por sacar al aire su imagen y su verdad, levantó los brazos al cielo, hizo la V de la victoria hacia la prensa y gritó: “¡Soy inocente, chicos, estoy libre!”. Morla, a su lado, denunció “irregularidades muy graves” en el proceso judicial –el de Paraguay, obviamente– y declaró que “el juez federal de Morón se dio cuenta de que la orden del juez de Paraguay no podía prosperar. Moria está libre y va a seguir libre”.

Nada dijo sobre la fianza de 50 mil pesos ordenada por Salas para que se cumpliera la eximición de prisión, que Moria pagó sin chistar, sin escándalo y literalmente mutis por el foro.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

“¡Estoy libre, chicos, soy inocente!”, gritó Moria a la prensa.
Imagen: Martín Quintana
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.